Críticas

El lado humano del narcotráfico

María, llena eres de gracia

Maria Full of Grace. Joshua Marston. EUA, Ecuador, Colombia, 2004.

María Llena Eres De Gracia - CartelAntes de María llena eres de gracia (Joshua Marston, 2004), todo lo que se pensaba de Colombia era que estaba lleno de narcos y droga. No es que hubiera sido la única película que tratara el tema de las “mulas” del narcotráfico, esas personas que cargaban la droga en su estómago para pasar por inmigración sin ser descubiertos, pero sí fue una de las más exitosas. Y el secreto está en la forma en que se contó la historia, catalogada por Blake Snyder en el libro ¡Salva al gato!  como un ejemplo perfecto de película indie sencilla y llena de significado. La cinta cuenta la vida de María (Catalina Sandino Moreno, ganadora del Oso de Plata en Berlín y nominada al Oscar a Mejor Actriz por este rol), una joven colombiana como cualquier otra que trabaja en un cultivo de flores, quitándole las espinas a las rosas que serán enviadas al exterior (Colombia es uno de los principales exportadores de flores del mundo, con envíos a más de cien países).

Ella mantiene a su madre, su hermana y su sobrino con su trabajo, pero está agotada de hacerlo, eso no es lo que quiere de su vida, quiere superarse, salir del mismo destino que toda la gente de su pequeño pueblo… Y cuando descubre que está embarazada, se da cuenta que no quiere terminar como su hermana, Diana (Johanna Andrea Mora), una madre soltera que a duras penas puede sobrevivir. Cuando aparece una oferta, a través de Felipe (Charles Albert Patiño), para ser “mula” del narcotráfico, ella acepta. Claro, es ilegal y peligroso, puede morir en el intento, pero ningún trabajo le paga de esa manera: billete sobre billete, sin preguntas ni papeles. En el proceso se dará cuenta de que su mejor amiga, Blanca (Yenny Paola Vargas), también lo va a hacer. Ya no hay vuelta atrás, una vez que recibe la plata tiene que cumplir con lo que prometió.

María Llena Eres De Gracia - Fotograma

Más de un espectador (entre esos me incluyo) seguramente intentó pasarse las uvas enteras como lo hace María en una escena, mientras ensaya cómo sería tragarse pequeñas bolsas llenas de heroína para llenar su estómago y subirse a un avión como si nada pasara. Para esta escena, tanto Sandino como el director y libretista, Joshua Marston, decidieron que no se iba a ensayar con anterioridad, ambos querían que Catalina llegara igual que María, sin tener idea de a lo que se iba a enfrentar.

Así fue la preparación para este papel, lo que definitivamente incrementa la verosimilitud, María parece como cualquier otra adolescente que busca un mejor futuro para ella, como muchos, como todos. Además de los villanos “clásicos” (los narcotraficantes), la protagonista enfrenta al peor villano de todos: la vida. María tiene sueños, quiere salir de la pobreza, del lugar donde nació, de la realidad que le tocó de un país con profundos problemas económicos, políticos y sociales.

Ese es el verdadero valor de esta cinta, una historia que aunque no fue hecha en Colombia (fue rodada en su mayoría entre Ecuador y Estados Unidos) y fue rechazada en la entrega de los premios Oscar de 2005 para representar al país, por no ser “suficientemente colombiana” y tener la mayoría de los diálogos en inglés, es el ejemplo más crudo y claro del lado humano del narcotráfico. Acá escasean los clichés que predominan en el cine cuando se habla de este tema y abunda la realidad, las historias de la gente de carne y hueso que arriesga su vida por llevar drogas a otro país y ganarse más dinero del que pueden recibir en un año en un trabajo “tradicional”, haciendo las cosas de forma “honesta”.

María Llena Eres De Gracia - Fotograma

Esta es una cita que retrata un profundo problema social que, como dice el cartel en español, está “basada en mil historias reales”, esas personas que han muerto en el intento o están en una cárcel en algún lugar del mundo por ser un medio de transporte para un producto ilegal, mientras los productores de esas drogas siguen haciendo de las suyas sin temor ni remordimiento.

Toda esta atmósfera de autenticidad se logra precisamente por la escasez de recursos, en épocas en que las películas independientes se hacían con las uñas, con rodajes en exteriores e iluminación natural, para ahorrar dinero, además de la cámara en mano que le da un aire documental, auténtico, real, sin intenciones de exagerar. Los diálogos y las actuaciones tienden a lo natural, logrando así recrear acertadamente la realidad de los trabajadores de flores y de habitantes de cualquier pueblo en Colombia.

María Llena Eres De Gracia - Fotograma

“La procesión va por dentro”, como reza ese popular dicho, es lo que abunda acá, porque todos los personajes cargan el peso de sus vidas con entereza mientras ponen su mejor cara, como cualquier colombiano de hoy. Quizá sea por eso que en la escena final se ve en segundo plano una publicidad con la frase “It’s what’s inside that counts”, o mejor dicho, “lo que hay adentro es lo que vale”, como dice aquella canción de Aterciopelados, un grupo de rock colombiano.

Y a pesar de todo, el final nos da esperanza. María es la heroína que ha transformado al mundo con pequeños actos, la que va a sobrevivir, la que lleva la gracia por dentro, la que seguirá luchando contra lo que la vida le ponga y pondrá su mejor cara. Quizá por eso Colombia haya sido seleccionado varias veces como “el país más feliz del mundo”, según encuestas de Gallup Internacional, porque a pesar de los golpes seguimos manteniendo la esperanza y nos levantamos de todas. Quizá por eso María es el personaje que mejor representa al colombiano promedio. Y quizá por eso es bueno y necesario reencontrarse, una y otra vez, con María llena eres de gracia, para recordar cómo se pueden contar las historias de un país sin caer en violencia, vulgaridades o clichés.

Trailer:

Ficha técnica:

María, llena eres de gracia (Maria Full of Grace),  EUA, Ecuador, Colombia, 2004.

Dirección: Joshua Marston
Duración: 101 minutos
Guion: Joshua Marston
Producción: Becky Glupczynski, Rodrigo Guerrero, Gigia Jaramillo, Paul Mezey, Jaime Osorio Gómez, Orlando Tobón
Fotografía: Jim Denault
Música: Leonardo Heiblum, Jacobo Lieberman
Reparto: Catalina Sandino Moreno, Yenny Paola Vega, Charles Albert Patiño, Johanna Andrea Mora, Guilied Lopez, Juan Porras Hincapie, Selenis Leyva

Una respuesta a «María, llena eres de gracia»

  1. El texto presenta formas de vocabulario muy apropiadas, sin embargo hay dos errores que he encontrado: el primer es el nombre de quien ofrece el trabajo a María que no es Felipe si no Franklin; el segundo es que las bolsas que María ha tragado en la película están llenas de cocaína y no de heroína.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.