Críticas

Una experiencia apocalíptica

¡Madre!

Mother!. Darren Aronofsky . EUA, 2017.

mother_cartelQué decir de una película como ¡Madre! cuando la sensación primordial que prevalece al verla es la de quedarse por completo sin habla.

El creador de El Cisne Negro (2010), de Réquiem por un sueño (2000) y de la genial Pi, Fe en el caos (1998), Darren Aronofsky, lo vuelve a hacer; su gusto por el simbolismo y las alegorías se hace presente para nuevamente conseguir estremecer al espectador con un filme oscuro que cimbra, abruma y finalmente deja mucha información para una reflexión y un cuestionamiento posterior, fijando una impresión inquietante que acompañará, a quien la vea, por mucho tiempo.

¡Madre! es una concentración de fuertes estímulos visuales, proyectada con efectismo y destreza técnica, que presenta diversos acontecimientos al unísono; además se encarga de provocar un sobresalto tras otro, en medio de un violento y confrontante suspenso psicológico; tensión y angustia intensos son generados a través de las turbadoras secuencias e imágenes de la vida diaria y la convivencia de una pareja dentro de una casa que respira y tiene vida propia, que funciona como el núcleo de su unión, pero que a la vez los aleja y mantiene distantes, en diferentes frecuencias y con distintas percepciones sobre lo que acontece.

Mother_imagen

La pareja protagónica, que forman un poeta maduro, ecuánime, por unos momentos dominante y egocéntrico y, en otros,  exasperantemente pasivo e indiferente (Javier Bardem) y la joven (una intuitiva y sensible Jennifer Lawrence), dedicada en alma y cuerpo a su hogar y a su amado, entregada a su pareja y a su casa, con la que se conecta de manera especial, ve su apacible mundo alterarse ante la extraña y sospechosa llegada de un hombre desconocido y su mujer. Un encuentro del que derivará una serie de situaciones que sacuden los cimientos de su unión y de su espacio vital, y que a ella la llenan de impotencia y desesperación.

Aronofsky aborda, mediante un ejercicio metafórico, una serie de profundos pensamientos cargados de un aplastante peso filosófico. Ideas trascendentales, como la vida y la muerte, la historia de la humanidad, la teología o el fanatismo, la destrucción y la reconstrucción, el amor o la hostilidad entre los seres humanos, desfilan a lo largo de filme, enmascaradas dentro de una historia un tanto absurda y misteriosa, cargada de emociones fuertes, que mantiene en vilo al espectador y no le da un solo respiro.

Mother_crítica de la películ

La cámara en movimiento constante se vuelve una espía dentro de la casa, siguiendo muy de cerca y en todo momento los pasos de Lawrence –destacando su femineidad y personificación clara del estereotipo de fertilidad y el arquetipo de la madre tierra. Dicha cámara en modo subjetivo se convierte en su sombra, la acompaña en sus incansables labores domésticas, con tomas cerradas y asfixiantes, close ups que reflejan su asombro y desesperación ante el extraño comportamiento de su pareja.

Asimismo, presenciamos sólidas interpretaciones del resto del reparto, actores que bien enfilados sacan adelante papeles complejos y nos prueban que bajo una buena dirección se logran escenas sublimes. Claro ejemplo es el de Michelle Pfeiffer (Mentes peligrosas, 1995; Yo soy Sam, 2001), quien reaparece en pantalla tras una larga ausencia, para regalarnos un personaje de carácter y verdaderamente rico en matices. Por su parte, Ed Harris (Camino a la libertad, 2010; The Truman Show, 1998), da vida a un personaje extraño, con serias exigencias interpretativas, y lo hace especialmente bien.

Madre! imagen

Aronofsky crea un alusivo cuento en el que compenetra mensajes mitológicos, religiosos e incluso ambientalistas, forjando un mundo alterno en su película que se convierte en el reflejo de todos los imaginarios colectivos a los que somos susceptibles. Por lo tanto, cuando cae el telón, el peso de lo visto es verdaderamente abrumador, ya que es demasiado lo que hay que digerir. Su manejo del tiempo, el espacio y la lógica dentro del argumento es por completo caprichoso, y sin duda, es uno de los propósitos el que no exista una secuencia lineal y bien estructurada de los hechos, así como en el mundo reina el caos y el sinsentido, igualmente estas fuerzas dominan el filme, por lo que la historia que se cuenta deja de ser relevante para dar paso a su significado, a los subtemas que deja en el aire.

Sin duda, el mayor mérito de ¡Madre! es el de lograr despertar en el espectador un sinnúmero de emociones, que van desde el aturdimiento, debido a la violencia de las escenas, a la turbación ante lo sobrenatural y hasta el terror ante la inminencia del peligro y el caos que reina dentro de la pantalla, para después despedirse con un fuerte final que lo hará vibrar profundamente. De tal forma que esta perturbadora cinta es capaz de provocar cualquier clase de sensación que uno pueda imaginar.

Ficha técnica:

¡Madre! (Mother!),  EUA, 2017.

Dirección: Darren Aronofsky
Duración: 120 minutos
Guion: Darren Aronofsky
Fotografía: Matthew Libatique
Música: Jóhann Jóhannsson
Reparto: Jennifer Lawrence, Javier Bardem, Michelle Pfeiffer, Ed Harris, Domhnall Gleeson, Kristen Wiig, Brian Gleeson, Cristina Rosato

10 opiniones en “¡Madre!”

  1. Hola Celia.
    No estoy en absoluto de acuerdo contigo.
    Acabo de verla, y desde los 60 minutos, he estado dudando en abandonar la sala
    Lamentables las interpretaciones, las de todas ella y ellos. Nunca habíamos detectado a un Bardem más adocenado.
    Esa cámara nerviosa, siguiendo a la protagonista en una bochornosa, sí, vergonzosa película.
    Ya sé que están de moda la peores películas de la historia. Yo creo que esta, indudablemente, debería entrar en el elenco.
    Lamentable, con sinceridad.
    Y el final, si por ahí iba, desde luego, una vez visionado, me hace casi llorar por haberme perdido una hora de mi vida finita.
    Saludos,
    Pilar Roldán

    1. Estoy de acuerdo contigo. Aunque la película de cierta manera un poco llamó mi atención, lo hacía porque no comprendía realmente nada de lo que sucedía. Para mí era desesperante como la protagonista se aturdía pero no entendía el porque lo hacía e incluso al inicio me pareció algo exagerada su desesperación. Luego en la mitad y siguiendo el transcurso de la película, también me entró la duda de salir del lugar debido a que no le hallaba sentido ni explicación. Todo daba vueltas, fue inexplicable como apareció multitud de gente con hecho extraños de manera inesperada par que al final llegue a ser como lo fue.

  2. Hola Celia.
    Mil perdones por lo extremista de mi comentario.
    Acababa de ver el filme y por desgracia, no estaba en condiciones objetivas para entender tu punto de vista.
    He releído la crítica y aunque no comparto muchos puntos, me parece excelente. De verdad, has conseguido elaborar una visión que contempla de un modo muy personal, además de atractiva, la película de Aronofsky.
    Mis felicitaciones.
    Pilar Roldán

    1. Muchas gracias Pilar! no te preocupes, entiendo perfecto cómo te sentiste, es una película que no te deja indiferente!
      Acabo de leer a un crítico que decía que se deberían formar dos filas justo al salir de ver Madre, una de los que la odiaron y otra de los que la amaron.
      Y me parece muy acertado, porque sin duda ha polarizado al público y a la crítica, no hay punto medio, o la odias o la amas.
      Pero eso es en cierta forma lo interesante del cine, los puntos de vista que genera.
      Gracias por comentar!
      Saludos
      Celia

  3. No la vi, pero es notable la visión de los críticos (y la gente) muchos dicen que simplemente es una porqueria. Bueno… asi es el arte. Aunque me gusta Aronofky y vi todas sus pelis, esta no pienso verla, no me interesa el tema.

  4. Me ha fascinado, no tengo mucho más que decir… cuando una película consigue dejarte así tras su visionado es porque escuece y nos hemos enfrentado a algo interesante. Salí de la sala con la misma sensación que con El Anticristo de Lars Von Trier, ambas tienen varios nexos de unión, la mujer como madre tierra y el hombre como invasor corrupto y un sin fin de alegorías bien llevadas que convierten a Mother! En lo mejor que he visto este año.

    Un saludo

  5. Me ha fascinado, no tengo mucho más que decir… cuando una película consigue dejarte así tras su visionado es porque escuece y nos hemos enfrentado a algo interesante. Salí de la sala con la misma sensación que con El Anticristo de Lars Von Trier, ambas tienen varios nexos de unión, la mujer como madre tierra y el hombre como invasor corrupto y un sin fin de alegorías bien llevadas que convierten a Mother! Es lo mejor que he visto este año.

    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *