Críticas

Y que la suerte esté de su lado

Los juegos del hambre

The Hunger Games. Gary Ross. EUA, 2012.

Cartel de la película Los Juegos del HambreTras el boom de Harry Potter, una avalancha de literatura juvenil ha abarrotado los estantes de las librerías y, gracias a ellos, una nueva generacion de jóvenes lectores se ha acercado a uno de los hábitos más plausibles de la historia, la lectura;  y a un arte longevo y que es parte de la tradición de todos los pueblos del mundo: la literatura. La oferta de estas historias cada vez es más amplia y va en todas direcciones en lo que a género y temática se refiere.

Con este nuevo momento para la literatura, se han beneficiado autores y títulos que desde hace mucho tiempo ya han formado parte de los favoritos de la gente. Así, sagas y colecciones como El señor de los anillos, Spiderwick o Una serie de eventos desafortunados han cobrado nueva vida. A su lado, autores jóvenes como Christopher Paolini (Eragon) y Stephanie Meyer (Crepúsculo) han hecho su aparición ante los reflectores y la memoria colectiva, creando nuevos aficionados. Junto a ellos, uno de los últimos best-sellers juveniles, muy orientado a la ciencia-ficción (y no tanto a la fantasía) llega a los anaqueles y ahora a las pantallas: Los juegos del hambre, de la escritora Suzanne Collins.

Esta serie literaria trata sobre un futuro distópico de lo que ahora conocemos como Estados Unidos, en donde año a año se lleva a cabo una batalla al más puro estilo del coliseo romano, en la que dos tributos (un chico y una chica) de cada uno de los doce distritos del país deberán enfrentarse a muerte en un estadio diseñado para la ocasión, mientras el evento es televisado.

Lawrence y Hutcherson en los Juegos del hambreSi bien el planteamiento de la historia se antoja sangriento y violento, es más una revisión de las emociones de Katniss (la heroica protagonista), una chica de dieciséis años que decide ser voluntaria para salvar a su hermana. Ella es el motor de la historia y tomará sus decisiones basada en su percepción y experiencia. Esto es parte de la riqueza que ha logrado acuñar Collins en su colección. Aunado a esto, una necesidad de mostrarle al mundo un futuro que no se desea, en donde hay un pueblo oprimido por los medios masivos.

Aquí, uno de los grandes temas de la historia: la televisión y otros medios como método de control; esto recuerda planteamientos como el del Gran Hermano o una sociedad vigilada como en V de Vendetta (James McTeigue, 2005). Esta visión sobre los medios es tal como las teorías de la comunicación de mitad del siglo veinte, cuando la mente humana era controlada explícitamente por los medios, o “subliminalmente” a través de la ideología dominante (como lo expusieron los teóricos de Frankfurt).

Collins muestra en su creación un mundo intervenido, un pueblo que se conforma con lo que la televisión le entrega y una joven mujer que tiene que dejar sus carencias para enfrentarse a su madurez y a su muerte en un juego que nadie quiere jugar, pero que inevitablemente todos continuarán apoyando hasta que no haya un cambio verdadero que aniquile la alienación en la que viven… ¿suena familiar?

Jennifer Lawrence como KatnissAnte esto, la decisión de llevar esta pieza a la pantalla grande, responde –posiblemente- a las ganancias que esto significaría: un reparto estelar juvenil (Jennifer Lawrence y Josh Hutcherson), un soundtrack prometedor y una revisión de lo que miles ya han leído; es una garantía. Hay que aplaudir el trabajo de Lawrence, que ha encarnado a un personaje fuerte y vulnerable a la vez, cuyo espíritu se alcanza a percibir a través de los fotogramas. Sin embargo, no todo ha quedado como lo esperado en la cinta.

Gary Ross (Pleasantville, 1998; Seabiscuit, 2003), elegido como el director de este proyecto, ha dejado de lado toda la ideología de liberación de la historia y se ha centrado en el triángulo amoroso de los personajes y en los juegos con todas sus aventuras descritas. La parte histórica revolucionaria no corre por las venas de la cinta. Lamentablemente, tampoco se ha definido la importancia de Katniss como la narradora de la historia. Esto no siempre es tan importante en las adaptaciones cinematográficas, pero en este caso particular, la dimensionalidad que ofrece su punto de vista es elemental para comprender las motivaciones del personaje y, por ende, el hilo conductor de la película.

El diseño de producción es una mezcla de futurismo limpio y sobrio como el de Gattaca (Andrew Nicol, 1997) o La Isla (Michael Bay, 2005), mezclado con la cultura pop del mañana, haciendo un uso abrumador de colores, peinados impensables y una moda incómoda y presuntuosa, además de un notorio contraste social entre cada uno de los distritos (donde el proletariado y la alta sociedad se definen por su territorio y sus costumbres ante la cámara).

Lenny Kravitz en Los Juegos del HambreNo obstante su arte y su diseño sonoro, es la fotografía y los movimientos de cámara excesivos los que indefinen las secuencias, cansan al espectador y obstaculizan la comprensión; esto en conjunto con un montaje extremo, donde hay más cortes de los que debería tener para explicar ciertos pasajes. Ross, que se ha caracterizado (tanto como guionista como director) en tocar fibras sensibles, parece mucho más volcado a hacer una cinta “veloz e intrépida” atrapa-masas que en un filme reflexivo. De ahí que tenga la necesidad de ser funcional y de querer generar tensión únicamente a través de escenas desbalanceadas, inestables y sin foco.

Pese a todo, se ha logrado una entrega decorosa, al parecer con la venia de la escritora y con los millones de dólares de taquilla. Se ha inmortalizado el canto de los “sinsajos” y se ha dejado el preámbulo de que no será ésta la última entrega, ya que se han enlazado detalles que no se han tomado directamente del libro y que prometen explicarse en un futuro. Seguramente muy a pesar de estas fallas, la franquicia mejorará, tal vez –como ha sucedido con Harry Potter o los vampiros de Meyer- en las próximas entregas, una vez que hayan recapacitado con respecto a sus notables deficiencias, y tendrá mejoras considerables y plausibles.

Tráiler:

Ficha técnica:

Los juegos del hambre (The Hunger Games),  EUA, 2012.

Dirección: Gary Ross
Guion: Gary Ross, Suzanne Collins, Billy Ray
Producción: Nina Jacobson, Jon Kilik
Fotografía: Tom Stern
Música: T. Bone Burnett, James Newton Howard
Reparto: Jennifer Lawrence, Josh Hutcherson, Wes Bentley, Lenny Kravitz

5 opiniones en “Los juegos del hambre”

  1. Los juegos de Hollywood
    De acuerdo contigo a que la pelicula es una version tipo telenovela del libro, y no podia ser de otra forma, creada para grandes recaudaciones y no para grandes reflexiones, que terminarian golpeando la propia industria hollywoodense, seria como escupir al cielo, por que finalmente es un gran espectaculo que enajena a las masas y que han sido los jovenes-niños actores sino tributos a la vanalidad ahi estan Culkin, Renfro, y otros que acaban aplastados por la fama y los vicios de Hollywood. Ojala Lawrence y Hutcherson se salven de la maldicion de un megaprotagonico y no acaben como Frodo en papeles de tercera, ambos dieron una actuacion muy por encima del guion, sobre todo Josh, actor experimentado y a los 20 tiene el tipo y la profundidad de actores duros como Hackman, Duvall o Hoffman, espero que es su futuro haya mas que los juegos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.