Críticas

La culpa es de la tierra

La Novia

Otros títulos: The Bride.

Paula Ortiz. España, 2015.

 Cartel de la película La noviaLa Novia es todo belleza y poesía. Es magia. Tal vez, el mundo contemporáneo en el que vivimos, lleno de dramas de los que diariamente somos testigos, requiere otro tipo de cine, un cine dedicado a los problemas políticos, económicos, sociales y medioambientales. Quizás, el cine contemporáneo debería tener como objetivo que haya una mayor conciencia de esos temas. La Novia, de Paula Ortiz no comparte estos propósitos y, en cambio, cuenta una historia de pasión que destruye las vidas de todos los que están alrededor, la historia del amor prohibido, incontenible y salvaje. ¿Necesitamos hoy este tipo del cine? ¿Nos podemos permitir seguir contando historias del amor?

El argumento de La Novia no es particularmente sofisticado. Trata de tres amigos de infancia, dos hombres y una mujer. A uno (Asier Etxeandia), con el que se casa, ella (Inma Cuesta) le tiene mucho cariño; él es su elección más segura y fiable. Sin embargo, el amor apasionado, una conexión invisible, feroz, imposible de romper, lo comparte con el otro, Leonardo (Alex García). La tragedia “Bodas de sangre”, del escritor y poeta Federico García Lorca, en la que el filme está basado, sirve de indicación como acaba la historia. Dicho todo esto y, a pesar de no tener una trama demasiado compleja, La Novia encarna exactamente todo lo que necesitamos en estos tiempos difíciles, atormentados con desastres y sufrimientos, un cine que cuente historias del amor con belleza, poesía y magia, como lo hace Paula Ortiz.

Fotograma de La Novia

“Bodas de Sangre”, escrita en 1932, es una de las obras maestras de la literatura moderna y una de las obras en español más traducidas en todo el mundo. Adaptarla a la pantalla grande fue efectivamente un proyecto que supuso un reto, pero también fue increíblemente estimulante por la riqueza de los versos que generan muchas imágenes. Lorca es un poeta muy visual, admite Ortiz, que, cuando habla de su filme, parece que el verdadero director fuera Lorca, y ella, simplemente, su asistente. “No existe un diálogo en la película no escrito por Lorca”, dice Ortiz. Además, las localizaciones en las que La Novia fue rodada -a saber la Capadoccia en Turquía, con casas y ciudades enteras cavadas en las rocas, dentro de la tierra, las tierras áridas del desierto de los Monegros o el región de las Cinco Villas en Aragón-, habían sido elegidas con el texto original en la mente.

Fotograma de La noviaLo que tienen en común Lorca y Ortiz es que los dos son los artistas muy visuales, el escritor, con sus versos, y la directora, con su cinematografía, lo que demostró muy bien en su primer largometraje, De tu ventana a la mía (2011). El lenguaje visual y narrativo que utiliza Ortiz es tan mágico, evocador y refinado que mantiene al espectador embelesado. Pareciera que la directora tiene una relación especial con la tierra y la naturaleza, y las convierte en los protagonistas de sus películas, no menos importantes que los actores, asemejándose al sello personal de Akira Kurosawa, por ejemplo, que utilizaba los estados del tiempo y la naturaleza para generar el movimiento y contar las historias. La aridez de la tierra quemada por el sol, el magnetismo de la luna, la pureza de la sangre roja, la fuerza del viento, una señal del desastre que trae la tormenta y el fuego, a menudo rodados con la cámara lenta, crean “un torbellino de sensaciones” (Beatriz Martínez, El Periódico) y resultan en “un triunfo de la belleza” (Pedro Vallín, La Vanguardia).

Por último, si bien no menos importante, los actores, protagonistas de la cinta, son indudablemente, después de la impresionante cinematografía, presencias fuertes de la película. La directora admite que “uno de los retos que planteó la producción de La Novia, como el más difícil y delicado, fue encontrar a los actores adecuados para interpretar personajes tan icónicos, anclados en el imaginario de tanta gente”, refiriéndose a la obra original de Lorca. No obstante, al parecer, el equipo lo tenía tan claro, que Inma Cuesta fue contratada para el papel de “la novia”, debido a su increíble belleza, su mirada mágica, al igual que la fuerza de su voz, elementos que le permiten inducir a los espectadores a seguirla con atención. Alex García, como Leonardo, el deseo de la novia, logra demostrar su dilema: está entre la espada y la pared, entre lo que debe hacer y lo que siente. “El novio”, Asier Etxeandía, dejado por su novia, de la que está enamorado, sin adivinar las dudas que a ella le asaltan, encuentra asombrosamente el equilibrio entre la delicadeza y la fuerza de un hombre abocado a la tragedia. No solo merecen la alabanza los rendimientos de los tres actores principales, sino también la madre de Leonardo, Luisa Gavasa, ganadora del Premio Feroz a la mejor actriz de reparto y nominada a los Premios Goya en la misma categoría, así como Carlos Álvarez-Nóvoa, el padre de “la novia”.

Imagen de la película La noviaAl escuchar a Paula Ortiz hablando de su segundo largometraje, queda claro que su intención fue hacer un espectáculo de belleza y poesía.  Con toda la justicia, lo ha logrado. La película ha sido nominada a veintiséis premios, la mayoría de ellos siguen pendientes. Hasta la fecha ha obtenido seis de los nueve Premios Feroz a los que había sido nominada, incluso a la mejor película, dirección y actriz protagonista. Esperamos que gane muchos más. Sin embargo, a veces los espectadores pueden tener la sensación de que tanta belleza sea demasiado, que abrume y ahogue. De vez en cuando, ver una película que no nos intente educar, moralizar o hacer que tengamos más consciencia social, es refrescante, bienvenido e, incluso, necesario para mantener la mente sana en un mundo como el de hoy, en el que la belleza es un lujo que ya no nos podemos permitir.

 

Trailer: 

Ficha técnica:

La Novia  / The Bride ,  España, 2015.

Dirección: Paula Ortiz
Guión: Paula Ortiz, Javier García Arredondo
Producción: Alex Lafuente, Rosana Tomás
Música: Shigeru Umebayashi
Reparto: Inma Cuesta, Alex García, Asier Etxeandía, Leticia Dolera, Luisa Gavasa, Carlos Novoa, Consuelo Trujillo, Criada

Karolina Ginalska

Graduada del Master en Crítica Cinematográfica de AULA CRÍTICA

 

4 comentarios para “La Novia”

  1. Charlie

    Mala como la carne de pescuezo, aburrida a mas no poder y una musica estridente. Ni con unos buenos actores fueron capaces de hacer una buena película. Lástima de dinero tirado, se podría haber usado para hacer algo mejor.espero que no la subvencionaran con nuestro dinero.

    Responder

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios