Cinerama

Entrevistas: 

Entrevista a Miguel Llansó

Crumbs_Directors_PortraitMiguel Llansó (Madrid, 1979) valora positivamente el estreno de Crumbs , su primer largometraje, en el Festival de Cine de Rotterdam, ya que su película, además de haber pasado por el mercado de la Berlinale, también se podrá estrenar en los Estados Unidos, de la mano de Indiepix.

La película fue rodada en Etiopía, en lugares mágicos, como indica el propio director, que él mismo se encargó de elegir desde su traslado allí, en 2008. Hablamos de Dallol, el antiguo volcán de Wenchi, la estación de trenes abandonados de Dire-Dawa, el parque temático del Lago Awash que un árabe planeó en sus sueños y nunca llegó a terminar de construir, según nos comenta.

Crumbs ha sido coproducida entre España, Etiopía y Finlandia, se filmó en el idioma original etíope, el américo y todo ello en un rodaje no exento de problemas, ya que según nos cuenta el propio Miguel Llansó, las adversidades a las que tuvieron que hacer frente comprendieron desde un grupo mafioso armado con AK-47, arenas movedizas y caídas desde un caballo hasta la deserción de la actriz principal dos días antes del comienzo del rodaje. Hablamos con él acerca de su película.

Raúl Liébana (R L): ¿Qué tema era el que más te interesaba tratar en Crumbs?                                                                                                                                                                                 

Crumbs_Papa NoelMiguel Llansó (MLl): En Crumbs hay muchas reflexiones y experiencias mezcladas. Me interesaba hablar sobre la destrucción de la cultura inherente al modelo de globalización que vivimos. Hablo de cultura en sentido general, como la serie de hábitos morales, estéticos y éticos que construyen el día a día. La globalización produce la desintegración de todo universo de sentido, la soledad y la avidez de novedades. Relacionado con lo anterior, me interesaba hablar de las decisiones personales frente a los acontecimientos más importantes de nuestras vidas, de las expectativas y de la aceptación de nuestros límites.

RL: ¿Por qué vemos en Crumbs tortugas ninja, una espada del Carrefour, una estatuilla de bebé Andrómeda?  Son elementos que conforman cierta cultura popular, ¿no?

MLl: Estamos sometidos a una terrible contaminación estética que nos intoxica el cerebro humano. Humano. En esta nube contaminante cada objeto tiene un uso, un significado, un fabricante, una serie de personas que han trabajado para producirlo. Cada objeto es una constelación, pues está producido por la sangre de muchas personas. Detrás de las figuritas inocentes que te regalan con los smacks de Kellog’s hay muchas vidas en juego; madres de familia que se despiertan a las cinco de la madrugada por un sueldo miserable. Todas estas figuritas y productos que infantilizan el mundo nos anestesian ante una realidad cruel: estamos hechos polvo. Somos como Krusty, el payaso. Risas de fachada. Si en Crumbs convertimos estas figuritas en fetiches y les damos otro significado es para sacarlas de hábito placentero del hogar, donde ya nada llama la atención pues forma parte del mobiliario. El noventa por ciento de la nueva cultura popular es tóxica.

Daniel Tadesse_2_CrumbsRL: También están las referencias a Superman y Batman. Sin embargo, nuestro personaje es un antihéroe que cierra los ojos cuando viene hacia él un hombre con su caballo…

MLl: Creo que la base ideológica de Superman y el nazismo es muy parecida filosóficamente. Es el momento de transcribir aquí las palabras del profesor Seifu Yohannes. En octubre de 2013, mi grabadora recogió las siguientes palabras durante una entrevista al primer graduado etíope en ingeniería  nuclear, el anciano profesor Seifu Yohannes, ahora profesor emérito de física de la Universidad de Harar:

“Todos vuestros sueños de riqueza y de poder ilimitado, todos vuestros sueños de ambición desmesurada; la satisfacción de sentiros semejantes a los dioses, todo vuestro impulso sexual que creéis infinito; en fin, todo este sueño faraónico quedará reducido a una serie de figuritas cutres de plástico que flotarán a la deriva en la estratósfera, cuando todo por fin haya explotado. Ese sueño americano pronto os va a devastar. Entonces volveréis al pueblo con el rabo entre las piernas. Y desearéis que vuestra vieja novia o novio –cuyo aliento siempre olió a ajo– os cubra de nuevo con sus besos y os cuide eternamente”.

Daniel Tadesse_CrumbsRL: ¿Con qué motivo incluyes a Michael Jordan?

MLl: Michael Jordan representó en mi vida la bisagra entre, por un lado, los valores del deporte, el esfuerzo, el arte y la espectacularidad y, por otro lado, el producto mercantil, el icono comercial y el nacimiento del ultra-capitalismo. Me acuerdo perfectamente que esto sucedió en la España de los 90 con la llegada de Tele 5. La primera vez que vi con mi familia un anuncio de Ab-Flex y el nacimiento de Teletienda (precursor de Internet) nos entró un ataque de risa y nos creímos inmunes. Es lo que pasa siempre; nos tomamos a risa lo que en realidad es muy serio y al contrario. Así que Michael Jordan, Hitler, Beyoncé y gente así forman parte hoy de las colecciones de juguetes… Es así como entronca en nuestra historia.

RL: ¿Crees que hemos perdido una serie de valores irrecuperables después de esta crisis?

MLl: Probablemente, hablar de “valores perdidos” como si antes viviésemos en el jardín de Epicuro sea un error. Yo hablaría de oportunidades perdidas. Porque no tengo el pasado idealizado. En el pasado las cosas fueron muy chungas. Fíjate en el paleolítico. Tiene pinta de que todo era muy chungo. Pero todo podría ser maravilloso. Ahora podrías estar leyendo todas la tragedias griegas y la Teogonía de Hesíodo, pero en realidad estás a punto de teclear Pornhub en tu buscador. Esa es la realidad. La crisis es una vuelta de tuerca más en el engranaje mundial; más de seis mil millones de locos luchando por la supervivencia, cada uno por su lado. Están dejándose una pasta en el acelerador de partículas y no sabemos ser simplemente felices, joder. Estaría bien que dejáramos de desintegrarnos.

Crumbs_actrizRL: En ese intento de búsqueda, creo que hacia el final se termina mostrando la idea de la decepción, del desencanto, de la desilusión, de ese amargo descubrimiento de la realidad, plasmado muy concretamente en cada uno de los dos personajes. ¿Ese era tu estado durante la creación de la película o intenta ser más el reflejo del estado general de un país?

MLl: Hacia el final de la película, el espectador tiene qué decidir sentimentalmente entre dos interpretaciones opuestas. Porque es un final agridulce. Y he elegido precisamente a Bach para marcar el final. Porque Bach escribía para un dios sublime y todopoderoso, no para un dios griego que sería mucho más humano, bello y proporcionado. ¿Es realmente una decepción descubrir los límites de nuestra existencia? ¿Es decepcionante descubrir la inmensidad del universo? ¿Es triste saber de nuestra debilidad? ¿Genera angustia mirar de frente a esta inabarcable grandiosidad donde uno ya no es el protagonista?  No lo sé.

Pareja_CrumbsRL: ¿Qué proyección crees que tendrá tu película en cuanto a distribución y ventas?

MLl: Por suerte Indiepix va a distribuir la película en los Estados Unidos y nuestros agentes de ventas polacos New Europe Film Sales creen que tiene un enorme potencial en festivales, filmotecas, arthouses y lugares así… Hay muchos en el mundo. Todavía. Así que, bueno, a quien la interese la podrá ver tarde o temprano y después siempre nos puede escribir y nos tomamos un té.

RL: ¿Es posible recuperar o amortizar la inversión realizada para filmar este tipo de películas?

MLl: Te lo diré dentro de un año. Si no ha sido posible, espero poder dar aún clases particulares de lengua a tu hermano.

Raúl Liébana

 

Un comentario para “Entrevista a Miguel Llansó”


Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios