Cinerama

Entrevistas: 

Entrevista a Gan Bi, director de Kaili Blues

Bi Gan en LocarnoKaili Blues (Lu bian ye can) es el primer largometraje del realizador chino Gan Bi. Ha sido seleccionado en el pasado Festival de Cine de Locarno, dentro de la sección Cineastas del Presente y ha obtenido el Premio al Mejor Director Emergente y una mención especial del Jurado. Se trata de un extraordinario viaje onírico, a través de territorios tropicales, que llega a sumergirnos en un tiempo y un espacio que conforman un no-lugar que muy pocos cineastas han sido capaces de crear. Como él mismo dice, “se trata de una filosofía de rodar películas”. EL ESPECTADOR IMAGINARIO ha hablado con Gan Bi acerca de su película tras su paso por Locarno. Dejemos que el propio Gan Bi nos sumerja en la experiencia Kaili Blues.

 

Raúl Liébana (RL): Kaili Blues es su primer largometraje después del corto Diamond Sutra. Enhorabuena por este gran comienzo. ¿Cómo valora los premios recibidos tras su estreno en Locarno?

Gan Bi (GB): Gracias por su apoyo y por ver mis películas. Mi equipo ha sido muy afortunado por haber conseguido esos premios.

RL: ¿Cómo imaginaba la película antes de rodarla? ¿Qué idea quiso expresar a través de esta historia?

GB: Imaginé muchas ideas que se expresan en esta película. Existe un punto muy importante y es que se hace posible el encuentro entre dos extraños.

RL: Kaili Blues es una fusión de diferentes épocas, y usted parece haberse acercado a los límites que ofrece el cine. Una fusión del tiempo y del espacio. Es como haber creado un no-lugar que solo existe ahí, en su película. Además, de alguna manera también hay una exploración de las huellas que deja el paso del tiempo. ¿Qué cree acerca de esta idea?

GB: La película trata sobre visiones experimentadas, a través del tiempo y el espacio.  Existe una clara diferencia de la ficción y de la pintura. Espero haber utilizado el tiempo, construido el espacio y creado la cara de los personajes para expresarlo. Algo parecido a los trazos y los colores en un cuadro. Pienso que el trabajo del director consiste en explorar la parte más atractiva de la película y dejar que la realidad se vuelva ingrávida.

RL: Esta idea adquiere su máxima expresión a través del largo plano secuencia de algo más de 40 minutos. Hablemos largo y tendido acerca de él, ¿cómo lo planificó?

GB: A fin de convertirlo en un modo de vida y de financiación para mis proyectos, me asocié con Liang Kai, el realizador de sonido de Kaili Blues y encargado de filmar  vídeos de bodas en Kaili durante un año, después de graduarse en la Universidad en el año 2011. Al filmar banquetes de bodas, cogíamos la cámara y seguíamos a la novia y al novio, que iban de mesa en mesa, brindando con los invitados. Y me di cuenta de que rodar secuencias largas como aquellas era maravilloso y muy liberador. Me sentía muy cercano a la poesía. A través de esta escena de 41 minutos quiero desdibujar la barrera del existir y de la nada. Algunos pueden encontrar esto raro, pero otros podrían detectar un sentido de realismo mágico en ella.

RL: ¿En cuántos intentos se rodó y a qué retos se enfrentó para realizarlo?

Gan BiGB: Filmamos la escena dos veces. La versión que utilicé para la escena actual de la grabación fue 5d3. Pedí a los camarógrafos que se montaran en motos para seguir a los actores y lo mostraran en la cámara. No quería utilizar la grúa. En su lugar, quería filmar la escena de la manera más sencilla posible. Se rodó otra versión con una vieja cámara DV con cinta. Mi intención era crear algo cautivador con esa vieja máquina. Pero era demasiado pequeña para que un camarógrafo la sostuviera, el resultado no fue del todo satisfactorio. Fue un gran reto. Mis camarógrafos me sugirieron rodar la escena en distintas secuencias y unirlas digitalmente en postproducción, como se hizo en Birdman. Pero insistí en hacerlo de una sola vez. No se trata de tecnología, sino de una filosofía de rodar películas.

RL: El plano secuencia arranca siguiendo a una moto mediante un travelling. En este sentido, uno de los aspectos que hace muy complejo este plano secuencia es ese, el seguimiento de motos, camionetas, personajes dentro del pueblo. ¿Cómo trabajó todos estos movimientos de cámara?

GB: Pedí a los camarógrafos y al encargado del sonido que llevaran dos motos y que siguieran la ruta que habíamos planeado. Lo más importante era tener destreza para llevar una moto. El objetivo de movimiento es muy estable, pero no podíamos imaginar el proceso de nuevo. No quería utilizar la grúa con este objetivo, debía seguir a los actores tranquilamente, algunas veces  paseando solos. Quería crear un determinado estado mental en la primera parte de Kaili Blues.

RL: ¿Cómo trabajó con Tianxing Wang, el director de fotografía, este largo plano secuencia?

Lu bian ye canGB: Había imaginado este plano secuencia hacía tres años. Como mi madre era peluquera, crecí en una gran peluquería. En un primer momento, pensé en la peluquería cuando imaginé el metraje, después partí lentamente hacia otras zonas. El guion es un guion completo y complejo y no podíamos transformar este lugar acorde al guion. Deseaba rodar en un escenario real, así que el equipo de dirección y yo empezamos a buscar alguna localización cerca de Kaili antes de rodar. Al final encontramos la localización adecuada. Pero necesité cambiar el guion para que transcurriera en este entorno geográfico. Para este desafío, el equipo de Fotografía necesitaba confianza y comunicación. Somos muy jóvenes. Quería que el equipo de camarógrafos confiara en mí, quería contarles el valor de esta película.

RL: La historia principal se queda en un segundo plano y, cuando alguien ve Kaili Blues, lo mejor que puede hacer es dejarse llevar por las imágenes. No hay diferencia entre los sueños, la realidad, la imaginación. En la narración hay saltos temporales y una falta de linealidad, lo que convierte al relato en algo onírico, poético, lleno de lirismo, pero ¿qué le atraía realmente a usted de este modo de rodar y componer el relato?

GB: Tengo algunas pesadillas cuando duermo (los médicos lo llaman parálisis de sueño). Con frecuencia me levanto en mi sueño y entonces me muevo libremente en la inmensidad del espacio. Me he acostumbrado. La película intenta expresar esta sensación. Cuando imagino un guion, me gusta imaginar el lenguaje de la película, amor y abandono en nuestras vidas, enfermedad y muerte llenarán mi mente.

Raúl Liébana

 

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios