Críticas

Caravana de ironías

En el sótano

Im Keller. Ulrich Seidl. Austria, 2014.

La felicidad es una cárcel, Evey. La felicidad es la cárcel más insidiosa de todas.
V, V de Vendetta (1982-1989), Alan Moore

 

Cartel de la película en el sótanoEn una entrevista de hace casi dos décadas, cuando su reputación estaba ligada únicamente al género documental, Ulrich Seidl dijo a Taz (vía Senses of Cinema) que no establecía ninguna diferencia entre el documental y la ficción, ganándose por parte de los críticos el término “puesta en escena de la realidad” para describir sus obras. En el sótano, su última película, no es la excepción.

En 2008, un inesperado descubrimiento estremeció a un pequeño pueblo austríaco. Se trató del Caso Fritzl, cuyos principales protagonistas fueron Elizabeth Fritzl (nacida el 6 de abril de 1966) y su padre, el electricista Josef Fritzl, quien durante 24 años la mantuvo encerrada en un zulo del sótano del edificio donde vivía con su esposa. En cautiverio, abusó sexualmente de ella (dejando de lado, como se puede imaginar, otro importante número de detalles).

La historia, ahora patrimonio cultural de Amstetten, posiblemente influenció la concepción de la última propuesta cinematográfica de Seidl, uno de los hijos pródigos de Austria junto a Michael Haneke. El resultado es otro metraje acerca de la condición humana, maquillada con la siempre notoria ironía que acompaña la mirada del realizador.

Es este humor negro (sutil, pero presente) el mérito más destacado de En el sótano, pues aporta, sin demasiada intención, un aire desinteresado sobre los sujetos que explora, dándoles una constitución casi caricaturesca y, por ende, carente de juicios morales. No es una característica novedosa en la filmografía del cineasta, pero alcanza un punto álgido de efectividad en esta ocasión después de esfuerzos notorios como la Trilogía Paraíso, cuya primera entrega, Amor (Paradies: Liebe, 2012) se esforzaba en combinar la diversión imperecedera de las playas de Kenia con planos estables, centrados y limpios, en cínico contraste con la inestable emotividad y perturbación del personaje principal.

Fotograma de Im KellerEn el sótano es un documental que explora los pequeños secretos que guardan los habitantes de Austria en los rincones más recónditos de sus hogares. Explora los microuniversos de individuos ligados, inevitablemente, a un contexto social, geográfico y económico que no reluce de manera directa en los fotogramas de Seidl, pero que se construye gracias a ciertos matices en cada una de sus historias. Es una caravana de ironías, de costumbres y carencias, más no un desfile de depravaciones, como fácilmente se podría clasificar a simple vista.

Si bien en su galería de invitados destacan sadomasoquistas y nazis trasnochados, Seidl evita los juicios e invita al espectador, más bien, a maravillarse con las variopintas características de sus “conejillos de indias”. Porque, destacando su capacidad para exaltar la rareza de lo cotidiano, sería cínico y contraproducente pretender que el horror sea la única intención detrás de sus composiciones.

En el sótano, críticaLa pregunta que ofrece a sus espectadores es, más bien: ¿Cuáles son los límites, entonces, entre la depravación y lo cotidiano? En dicha línea, delgada y cargada de moralismos, se debate el ojo voyeur del público, personaje de vital importancia para el desarrollo del experimento audiovisual del realizador. Y aunque la existencia de los sótanos es un rasgo que poco tiene relación con la mayoría de las tradiciones y sociedades latinoamericanas, la obviedad de la metáfora parece demasiado simple para Seidl, demasiado limitante para una audiencia global.

El sótano es un rincón donde sus individuos dejan fluir todo aquello que consideran parte de sí mismos, pero que por diversas razones no se atreven a exhibir en público, una analogía para intentar reflejar las manías de una sociedad mucho más extensa. Pero puede que en el simplismo de su premisa resida la característica más notoria de su voz: una inusitada universalidad.

Un estado completo de felicidad dentro de la condición humana podría involucrar el perfecto equilibrio entre instinto y raciocinio. Considerando que el sótano representa un escape hacia la absoluta libertad y tomando en cuenta su ausencia de definiciones… ¿no estarían justificadas las acciones de Josef Fritzl?

Este tipo de preguntas, a veces incómodas, mantienen vigente el trabajo de Seidl, y así seguirá siendo siempre y cuando esté dispuesto a derribar las barreras de lo habitual.

Tráiler:

Ficha técnica:

En el sótano (Im Keller),  Austria, 2014.

Dirección: Ulrich Seidl
Guión: Veronika Franz, Ulrich Seidl
Producción: Coop99 Filmproduktion / MMK Media / Ulrich Seidl Film Produktion GmbH
Fotografía: Martin Gschlacht
Reparto: (Documental) Alessa Duchek, Gerald Duchek, Inge Ellinger, Manfred Ellinger Walter Holzer, Cora Kitty, Alfreda Klebinger, Fritz Lang, Josef Ochs, Peter Vokurek.

Mebil A. Rosales

 

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios