Críticas

Un instante para el recuerdo

Elvis & Nixon

Elvis & Nixon. Liza Johnson. EUA, 2016.

Elvis_Nixon_cartelEl argumento de Elvis & Nixon, cinta producida por Amazon Studios, surge a partir de una peculiar anécdota: el enigmático encuentro a puerta cerrada dentro del Despacho Oval de la Casa Blanca, el 21 de diciembre de 1970, entre el presidente de Estados Unidos, Richard Nixon y el rey del Rock and Roll, Elvis Presley.

La dirección del filme está en manos de Liza Johnson (Hateship, Loveship, 2013), con un primer guion de Cary Elwes, Joey Sagal y Hanala Sagal, en un intento por recrear un pintoresco momento en la historia, en un tono cómico -que en el resultado más bien parece fársico-, combinando situaciones imaginarias con algunos hechos reales que quedaron registrados en una insólita fotografía tomada en dicha reunión, una imagen que ha sido la más solicitada en los archivos de su nación.

Fotografía de Elvis con el presidente Nixon.jpgElvis viaja desde Graceland a Washington, acompañado de su incondicional amigo, Jerry Schilling (Alex Pettyfer), para solicitar una cita con el presidente con el fin de proponerle ayuda como agente encubierto antidrogas y solicitar una insignia oficial que lo acredite a ello, ya que dice estar preocupado por la juventud de su país, que sucumbe ante el dominio de las drogas y la influencia del comunismo. La incertidumbre que vive el cantante, mientras obtiene la respuesta del gobernante, es la cuestión que rellena los minutos de la cinta, en un intento por crear expectativa y suspenso, no obstante, de antemano todos sabemos que el encuentro ha de ocurrir, lo que hace que todo lo que lo antecede se vuelva un poco tedioso.

Elvis_Nixon_películaJohnson opta por una dupla de primeros actores para dar vida a los protagonistas de este episodio de la historia, sin embargo, mientras Kevin Spacey hace una extraordinaria personificación del presidente Nixon, Michael Shannon, a pesar de ser un gran actor, no resulta muy convincente en su encarnación de Elvis; su parecido físico es reducido y la interpretación se percibe tiesa e incómoda. Su seriedad y falta de carisma dentro del filme, aunque posiblemente sea lo que Johnson buscaba, terminan haciendo cortocircuito con la imagen idealizada que se tiene del hombre que fue una verdadera leyenda musical. Asimismo, los escasos y poco interesantes diálogos provocan que el espectador se mantenga el resto de la película tan sólo aguardando la interacción de ambos personajes, lo cual, sin ninguna duda, resulta el clímax, la secuencia mejor realizada, con los minutos bien aprovechados, siendo el mayor atractivo del film.

Elvis_nixon_imagen de la películaPor otro lado, Krogh (Colin Hanks) y Chapin (Evan Peters), como analistas y asistentes del presidente, aportan momentos de frescura al intentar plantear a Nixon la importancia de recibir en su oficina al ídolo de los jóvenes y los votos a favor esa acción generaría, mientras que Alex Pettyfer (I Am Number Four, 2011), como acompañante y amigo de Elvis, desea terminar pronto para poder viajar a su casa para pedirle matrimonio a su novia. Sin embargo, a pesar de que los personajes secundarios están bien en sus papeles, sus historias personales carecen de relevancia para el argumento general y no mantienen la atención del espectador, porque realmente no se ahonda en su problemática, son nimiamente interesantes y no aportan nada extra al relato.

Elvis & Nixon nos regala algunos instantes cómicos, circunstancias absurdas, pero en general, se sienten forzados y terminan por no ser tan graciosos. Vemos que, a pesar de la intención de presentar a un Elvis excéntrico y extravagante, de pronto parece como si fuera más bien un niño pequeño que requiere un cuidador permanente o con poca capacidad intelectual; asimismo, sus movimientos se aprecian lentos y acartonados.

elvis-nixon-3Por el contrario, las escenas en las que Kevin Spacey aparece en pantalla son muy superiores, ya que su capacidad de imitación es grandiosa. Su acentuado sarcasmo y el dominio de su personaje se vuelven un deleite para el espectador. Su experiencia en representar a Francis Underwood, un político de alto rango que ya se ha sentado en el escritorio de la Oficina Oval de la Casa Blanca, en la aclamada serie de televisión House of Cards, le brinda el suficiente dominio del personaje de Nixon, sin reducirse a una copia del anterior. Por el contrario, aquí dota de un carácter distinto al presidente, le asigna una serie de manías y formas estrafalarias de manejar a su staff, que aportan hilaridad a la cinta.

Elvis_meets_nixon_1997Ya en 1997 se produjo una película para la televisión con este mismo tema, el falso documental Elvis Meets Nixon, bajo la dirección de Allan Arkush (The Temptations, 1998), contando con Rick Peters (The Craving Heart, 2006), como Elvis, y con Bob Gunton (Argo, 2012), como Richard M. Nixon. Fue más osada en mostrar un lado desconocido del Rey del Rock and Roll, presentándolo en situaciones extremas, sacando una pistola en una tienda de donas, consumiendo drogas cuando va a pedir ser un agente de la DEA, entre otras situaciones que hacen que el filme se convierta en una comedia disparatada, claro que con un presupuesto menor y pensada tan solo para la televisión.

En cambio, en esta ocasión, Johnson da vida a un guion que carece de valentía, que debió haber arriesgado más para sacar provecho de lo poco que tenían. Si lo que sucedió en la Oficina Oval se desconoce y se ha mantenido en secreto por tanto tiempo, y lo que se trata es de recrear el momento, haciendo uso de la imaginación, se ha desaprovechado la oportunidad de exceder los límites de ésta para sorprender verdaderamente al público.

 

Ficha técnica:

Elvis & Nixon (Elvis & Nixon),  EUA, 2016.

Dirección: Liza Johnson
Guión: Joey Sagal, Hanala Sagal, Cary Elwes
Fotografía: Terry Stacey
Música: Ed Shearmur
Reparto: Michael Shannon, Kevin Spacey, Evan Peters, Ashley Benson, Alex Pettyfer, Colin Hanks

Celia Sutton

Graduada del Master en Crítica Cinematográfica de AULA CRÍTICA

 

2 comentarios para “Elvis & Nixon”

  1. Me parece interesante la reseña que hacen de la cinta. En lo particular me sigue gustando la biografía de Elvis. Iré a verla.

    En la reseña, no me gusta el actor que interpreta a Elvis. Muy alejado de su físico

    Responder
    • Celia Sutton

      Si, tienes razón, no se parece nada a Elvis, y eso te saca de concentración. Es muy extraño que se haya elegido a un actor tan distinto.

      Responder

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios