Críticas

Smaug: EL dragón

El Hobbit: La desolación de Smaug

The Hobbit: The Desolation of Smaug. Peter Jackson. Estados Unidos, 2013.

El Hobbit. La desolación de SmaugLa segunda parte de El Hobbit continúa con la aventura de Bilbo Baggins y sus peripecias como saqueador dentro del grupo de trece enanos, liderado por Thorin Escudo de Roble, que desea recuperar sus tierras en el reino de Erebor. La Montaña Solitaria fue ocupada por el dragón Smaug y los enanos deberán enfrentarse a él para poder recuperar sus tierras. El mago Gandalf acompañará al grupo en su viaje.

Peter Jackson prolonga su particular trilogía, basándose en el libro de J.R.R. Tolkien. Esto le ha generado algunas críticas entre los defensores más acérrimos de la obra del escritor, quienes lo acusan de pecar de un inexcusable deseo de dilatar su trama. Jackson no realiza una adaptación del libro, sino que crea tres películas, basándose en la historia contenida en él. Otros también lo hicieron, tal es el caso de El Padrino (The Godfather, Francis Ford Coppola 1972), donde también existía un único libro. Quizá sea necesario el transcurso de los años para que su obra se comprenda como nacida de las palabras de Tolkien y llevada a la pantalla como una transposición no reñida con su esencia.

A pesar de todo ello, tratándose de una segunda parte y con el precedente de una primera de tres horas, cuesta encontrar lugar para la introducción que nos explica la entrega de un mapa de Gandalf a Thorin al inicio de la película. Esta secuencia acaba siendo un vacuo recurso para situarnos nuevamente en Bree, en el Pony Pisador, donde conocimos a Aragorn, y ver nuevamente el cameo del director tal cual lo hiciera en La Comunidad del Anillo (The Lord of the Rings: The Fellowship of the Ring) en 2001.

PosterLa dirección artística de El Hobbit es extraordinaria. Sus decorados, localizaciones, vestuario y maquillaje, engrandecen un proyecto que si bien, en el aspecto argumental esconde ligeras carencias, goza de un ritmo secuencial que resulta ser un auténtico disfrute en 3D y más especialmente en su visionado en 48fts.

La película nos muestra un viaje, cuyo destino final es la Montaña Solitaria y las localizaciones que Jackson recreará en esta ocasión: el peligroso Monte de Mirkwood, el Bosque Negro, donde habitan los Elfos, y la Ciudad del Lago. Los decorados son absolutamente impactantes. La disposición en línea de los protagonistas, atravesando los diferentes parajes, recuerda con nostalgia la saga de El Señor de los Anillos (2001, 2002, 2003).

THE HOBBIT: THE DESOLATION OF SMAUGLa secuencia del bosque oscuro es larga y asfixiante, gracias a una narración visualmente opresiva, que culmina con la aparición de arañas gigantescas más terroríficas que las que vimos en El Señor de los Anillos. A esta le seguirá la secuencia más celebrada por parte de la audiencia, donde el grupo de enanos recorrerá el cauce de un río dentro de unos barriles. La confluencia de gnomos, orcos y elfos ofrece uno de los momentos más brillantes del film y es donde resaltan todavía más los efectos especiales creados por la compañía Weta Workshop.

HBT-fs-300053.dngLos orcos acompañan toda la historia, revistiéndola de una amenaza maligna que Gandalf intentará identificar en su paralelo viaje con la Compañía. El diseño artístico de los parajes visitados por el mago nos llevará a entornos oscuros, recreados gracias a las maxituras, esos modelos en miniatura que han sido construidos a grandes escalas por la compañía Weta.

La intervención de los elfos nos regalará estupendas coreografías de los combates contra los orcos. La mezcla de sabiduría y bondad élfica tendrá un contrapunto muy acertado en la figura del rey Thranduil, el padre de Legolas, al que Lee Pace dotará de un lado oscuro que por momentos eclipsa el retorno a la saga de un personaje que, inicialmente, estaba fuera del libro y de los guiones, el de Legolas (Orlando Bloom).

El_hobbit (3)Con las películas de Peter Jackson, suele ocurrir que la majestuosidad de su aspecto técnico eclipsa el trabajo interpretativo de los actores. En esta ocasión, cabe destacar a un Martin Freeman, cuyas expresiones de sorpresa, miedo, valor y coraje nos regalan un Bilbo lleno de los matices que describió la pluma de Tolkien.

Jackson añade personajes a esta parte de la historia que no existían en la historia original: Tauriel (Evangeline Lilly), una elfa guerrera de gran corazón. Su inclusión encaja en la narrativa, ya que introduce una subtrama que acaba convirtiéndose en el preludio de una historia de amor a tres bandas, cuyo desarrollo culminará en la tercera parte.

Si hay algo que convierte a El Hobbit en una experiencia visual absolutamente recomendable, es la aparición de Smaug, el dragón que ocupó la montaña de los enanos. Benedict Cumberbatch es el actor encargado de prestarle su enigmática voz, y los efectos de sonido le otorgarán un matiz oscuro y desafiante que conseguirá intimidar al espectador. Cumberbatch realiza también los movimientos de Smaug, y para ello se colocaron sobre su rostro puntos de captura de movimiento digital para darle expresión al rostro del dragón.

THE HOBBIT: THE DESOLATION OF SMAUGEl encuentro entre Bilbo y Smaug resulta ser el momento más emblemático del film. Smaug se adueña de la trama, de su desarrollo y nos prepara para una tercera parte repleta de oscuridad, venganza y lucha. Desde su primera aparición, la acción se intensifica. Para lograrlo, Jackson intercala las secuencias con mayor rapidez siendo éstas más escuetas de lo acontecido hasta el momento.

Peter Jackson detiene la historia en lo que se anticipa como un  cierre épico, con un grupo de enanos capaces de liderar su trama, tal cual lo hicieron los hobbits en El señor de los anillos, y un asombroso dragón cuya magnificencia envuelve al espectador en un halo mágico que deja con la sensación de que lo mejor está por llegar.

THE HOBBIT: THE DESOLATION OF SMAUGLas acusaciones de exclusiva intencionalidad comercial de su trilogía deberían difuminarse, por tratarse de una obra que resulta ser un espectáculo asombroso, que nos sumerge nuevamente en la Tierra Media, con una delicadeza artística y visual que no debería estar reñida con la obra de Tolkien, puesto que si alguien se ha ganado el título de embajador de su obra, ese es Peter Jackson.

Trailer:

 

Ficha técnica:

El Hobbit: La desolación de Smaug (The Hobbit: The Desolation of Smaug),  Estados Unidos, 2013.

Dirección: Peter Jackson
Guion: Fran Walsh, Guillermo del Toro, Peter Jackson, Philippa Boyens
Producción: Warner Bros. Pictures, MGM
Fotografía: Andrew Lesnie
Música: Howard Shore
Reparto: Martin Freeman, Ian McKellen, Richard Armitage, James Nesbitt, Aidan Turner, Graham McTavish, Jed Brophy, Stephen Hunter, Ken Stott, John Callen, Adam Brown, Dean O'Gorman, William Kircher, Peter Hambleton, Mark Hadlow, Hugo Weaving, Andy Serkis, Cate Blanchett, Christopher Lee, Mikael Persbrandt, Sylvester McCoy, Billy Connelly, Elijah Wood, Ian Holm, Orlando Bloom, Evangeline Lilly, Benedict Cumberbatch, Luke Evans, Stephen Fry, Lee Pace, Barry Humphries, Bret McKenzie, Conan Stevens, Manu Bennett

2 opiniones en “El Hobbit: La desolación de Smaug”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *