Críticas

El descubrimiento del verdadero ser esencial

El Grinch

Dr. Seuss' The Grinch . Wash Westmoreland. EUA, 2018.

Cartel de la película El GrinchConsidero que esta película animada es un gran homenaje a Theodor Seuss Geisel, escritor y dibujante norteamericano (1904 –1991), muy dedicado a la literatura infantil, con el seudónimo de Dr. Seuss. Produjo varias decenas de libros, ricos en personajes imaginativos y en sonoros versos. Uno de sus libros fue “Cómo el Grinch robó la Navidad”, que se ha llevado al cine en al menos dos versiones, la última de las cuales, Dr. Seuss’ The Grinch (2018) se ha constituido en una de las películas más taquilleras del cine animado. Los temas del Dr. Seuss siempre desafían a los lectores y a los espectadores, ya que no se limitan al entretenimiento, sino que, jugando conceptualmente con combinaciones de palabras, y de imágenes, bajo situaciones que mezclan lo posible y lo fantástico, los sueños y la realidad, se constituyen en desafíos para las emociones, los modos de pensar y la creatividad. Hay que decir que el Dr. Seuss logró crear un universo fantástico y real, a la vez maravilloso y profundo. Por ello sus realizaciones son atractivas para adultos y para niños. Si se combina esto con la poderosa magia del cine digital y la cuasi-infinita capacidad de diseño de los especialistas del cine de animación, se producen explosiones de colores, de situaciones y de creatividad, a modo de supernovas que retumban en los espacios del séptimo arte. El riesgo que existe es que, ante tamaña pirotecnia, ante tanta ocurrencia, surja en los espectadores una cierta forma rutinaria de ver las cosas, la cual deje pasar los detalles sin apreciarlos realmente. El tiempo dirá hasta qué punto los valores de una película como esta son perdurables, enfrentados a tantas opciones y alternativas como las que existen actualmente.

El Grinch, fotograma

Un elemento a considerar es el diseño de los personajes, desde lo gráfico, desde lo verbal y desde los papeles que representan. En lo verbal se ha hecho un esfuerzo importante por contar con un narrador que vaya describiendo las escenas a base de textos declamados y versificados. Pienso que es bien interesante y que ello supone llevar a los públicos un refrescante trabajo de interpretación, ya que la versificación necesariamente implica pausas y composiciones, implica planos dobles y atrevimientos de lenguaje, además de que da protagonismo a la voz con sus cadencias y sus evocaciones. Es bien desafiante trabajar en idiomas variados estas narraciones, ya que sin duda, cada lengua aporta un sabor especial a la historia.

Otro elemento es el de los personajes esenciales de la historia. El principal es el Grinch. Literalmente podemos visualizar el significado de la palabra grinch por su sonido, que crea reminiscencias de algo enredado, como una persona de mente confusa que va en contravía de la normalidad. Hay que decir que este sonido, este nombre, es creación directa de Seuss en 1957 y el término ya se ha posesionado en el idioma inglés como referencia a alguien amargado, que carece de empatía, que disfruta acabando con los buenos momentos de los demás y notablemente con la Navidad. De ahí que no se tenga un claro referente en español. El filme nos ofrece un personaje completamente salido de la realidad. Vive en una cueva de las montañas que rodean un pueblo, acompañado de su soledad, su negatividad y su perro. Tiene una capacidad para diseñar cosas, para imaginar procesos, que en nada se compadece con las limitaciones de su corazón, que hace tiempo, por eventos de su niñez, se quedó encogido. Lo podemos identificar como un inteligente ángel caído, un sibarita de la modernidad, que vive con un perro, su mejor y único amigo, que es también su sirviente, de absoluta nobleza y lealtad y, curiosamente, ejemplo de empatía. ¿Qué representa el Grinch? Contradicción y confusión, aislamiento, indiferencia y cinismo. Pero esto en la superficie, ya que algo brilla por dentro que pone frenos a su pretendida falta de humanismo. Quizás sea una imagen de tantos que pretenden asumir indiferencia y dureza, negando el brillo interior, aunque este brote en tantas formas.

El personaje que introduce el equilibrio y que resuelve las contradicciones de Grinch y de muchos otros es la niña Cindy Lou. Es un ser iluminado que trasciende la superficialidad y las apariencias con una capacidad para creer, para servir, para sanar, para distinguir la esencia y el carácter sagrado de la realidad. No lo hace con solemnidad, sino con desparpajo, con inocente alegría de niña creativa y atrevida, sensible al amor, susceptible a los ritmos del otro. Quizás nadie cree que esto sea posible, pero bien vale la pena dejarse llevar por la historia y por el extraordinario trabajo de diseño gráfico, que ha sabido jugar con los ojos y los movimientos de la niña para transmitir todo esto. El complemento de la niña es su madre, un ser extraordinario que hace malabares con sus tiempos, con sus deberes y sus sentimientos, atendiendo la simultaneidad sin fallar, sin desfallecer, imagen de la entrega total, sin egoísmo ninguno, sabedora de que transmitir los valores del hogar, a través de tareas difíciles e ingratas, constituye una siembra que da frutos y armonía social.

En el fondo de todo, el tema va pintando y dibujando la película, resaltando los otros dos grandes protagonistas. Uno es el mítico pueblo de “Villa Quien”, situado entre montañas, lleno de curiosos personajes, los “quiénes”, excelentemente dibujados, a muchos de los cuales se les permite un instante de protagonismo, hasta el punto de que sentimos bastante identificación con ellos y con su ambiente. El otro es la Navidad, cuya celebración anual es todo un acontecimiento. Como lo es para este entero planeta nuestro, siendo lo que se nos muestra en el filme, una excelente alegoría de esta fiesta pagana y cristiana, consumista y sagrada, llena de símbolos y de superficialidad, pero también ocasión para reunirse y celebrar, para compartir en familia y en comunidad. Quizás esta película contribuya que las personas se acerquen al ser esencial y verdadero, a resaltar los valores de unidad, de empatía, de amor y de sanación que están detrás de la vistosa espectacularidad y del materialismo.

 

Trailer

Ficha técnica:

El Grinch (Dr. Seuss' The Grinch ),  EUA, 2018.

Dirección: Wash Westmoreland
Duración: 92 minutos
Guion: Michael LeSieur. Basada en “¡Cómo el Grinch robó la Navidad!, de Dr. Seuss
Producción: Chris Meledandri, Janet Healy
Fotografía: Donald Peterman
Música: Danny Elfman
Reparto: Narrador: Pharrell Williams (Mariano Osorio); Benedict Cumberbatch (Eugenio Derbez) como el Grinch; Cameron Seely (Estefania Piedra) como Cindy Lou; Rashida Jones (Fanny Lu) como Donna Lou; Kenan Thompson (Enrique Cervantes) como Bricklebaum

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.