Críticas

Emigrando a toda costa

Cut Bank

Matt Shakman. EUA, 2014.

Cut Bank, cartelCut Bank es una población que se encuentra en el estado de Montana, en los Estados Unidos, alberga aproximadamente 3000 habitantes, le rodean las Montañas Rocosas, posee una reserva india, presume de ser el lugar más frío de la nación y, además, cuenta con un maduro sheriff, el alguacil Vogel, John Malkovich en la ficción, que presume de no haber presenciado hasta el momento ningún asesinato. Con estos antecedentes, el realizador estadounidense Matt Shakman, conocido por su dirección en varios episodios de series de televisión, construye en su ópera prima cinematográfica, un thriller correctamente ensamblado, con una puesta en escena atrayente y unas interpretaciones muy cuidadas y particulares, y si bien no aporta nada novedoso a las películas de naturaleza policíaca o de suspense, sí hace de su obra, con una apariencia sencilla, un producto que se observa con interés, y su resultado final termina complaciendo.

Como buen representante del género, el film no carece de su dosis de violencia, misterio, sobresalto, además de final inesperado o sorprendente. El ritmo es rápido, conseguido a través de planos cortos que van mostrando los momentos de mayor acción, sosegando ese dinamismo con combinación de escenas de diálogos en interiores, que se manejan de una manera clásica, a través de plano/contraplano. La fotografía es brillante, saturada, de aspecto un tanto granuloso, conseguida por haber rodado en 35 mm, con luz natural diurna y con decorados también naturales, en tan sólo 27 días en la ciudad de Alberta, Canadá. Lamentablemente, se eligió el período estival, y se añora el frío, el hielo, la nieve, ese ambiente gélido que sí quiso recoger su predecesora Fargo, de los hermanos Coen (1996), con la que se le ha relacionado como precursora e inspiradora, además de con otras películas de los Coen como Sangre Fácil (Blood Simple, 1984), e incluso con el inolvidable film de Sidney Lumet, Antes de que el diablo sepa que has muerto (Before the Devil Knows You´re Dead, 2007).

John Malkovich en Cut BankEl guión, originario de Roberto Patino, se encontraba en un cajón a la búsqueda de productor. El director, Shakman, y el guionista, estuvieron trabajando durante un año para darle la forma finalmente resultante. Si bien no carece de puntos oscuros en la trama de difícil explicación, en el conjunto de acontecimientos, su aclaración se perfila ciertamente irrelevante para el desarrollo global, y nos importa bien poco la búsqueda de una camioneta de más o la difícil desaparición de una persona de la faz de la tierra en una edad próxima a la jubilación. Llega un momento en que parece, de jugar tanto a personajes estereotipados, que nos vamos a quedar con personalidades desdibujadas y sin la necesaria profundidad, pero, asombrosamente, la superficialidad se obvia y se consigue mostrar las penalidades, perturbaciones y trastornos que anidan en el pasado de los protagonistas en unas mínimas frases explicativas repartidas por distintas escenas. Aparenta que se ha querido emular el tipo de comedia negra combinada con thriller, y el caos y la anarquía que se consigue con la concatenación de acontecimientos, nos lleva a una anormalidad rodeada de profundas y arraigadas costumbres de la América rural.

Los actores, todos ellos sin exclusión, realizan unas interpretaciones muy relevantes. Convincente la pareja protagonista, Liam Hemsworth y Teresa Palmer, y muy entregado John Malkovich en su encarnación de sheriff bondadoso, acoplado y satisfecho con el devenir de su vida. Billy Bob Thornton, en el papel de indeseado futuro suegro y amante despechado, derrocha hosquedad y severidad. No obstante, más que todos ellos, destacaríamos la singular interpretación de Michael Stuhlbarg como Derby Milton, solitario, misántropo, desequilibrado, pero perfectamente centrado en la consecución de sus “objetivos”, sin reparar en medios. Maneja admirablemente una torpe manera de caminar, una fuerza bruta descontrolada, el tartamudeo, la torpe visión encerrada en gafas de culo de vaso…

Fotograma de Cut BankLa banda sonora, de Jamen Newton Howard, combina hábilmente los sonidos que incrementan la intriga en los momentos de tensión, con lo que evidentemente no podían faltar, música country y popular (con Hank Williams, Jr., Van Morrison o Marvin Gaye entre otros), y música clásica de los Nocturnos de Frederic Chopin, que lógicamente sólo eran adecuados para escucharse en los habitáculos, coche o casa, del siniestro personaje de Derby Milton. La representación de la América más profunda, se enfervoriza a los sones de la popular canción Ain´t No Mountain High Enough, de Marvin Gaye y Tammi Terrell, en la reunión anual para elegir a la “Miss” de la localidad (único momento en el que tomamos conciencia del conjunto de la población, reunido en su teatro), para decidir quién es la más guapa, la más bella, la más hermosa, la única que quizás consiga salir de su insulso destino y, no ya para escribir la Gran Novela Americana, sino para llegar a ser una actriz, cantante o modelo famosa. Desconocemos si la costumbre sigue multiplicándose, e incluso ampliándose en géneros, para no limitarse únicamente al femenino.

No faltan tampoco ciertas reflexiones sobre la vejez y la enfermedad, la deuda que adquirimos con nuestros mayores, para liquidarla en el cuidado de sus últimos años, sobre la falta de confianza en el ser humano, su desprecio hacia otros seres inferiores o diferentes, sobre el desamor, sobre las oportunidades perdidas, pero son reflexiones muy ligeras que no pretenden ni consiguen hacerse estrellas de la película.

En definitiva, lo que terminamos viendo es un universo que debería desarrollarse a lo largo del tiempo sin grandes sobresaltos, con monotonía, en profesiones delimitadas (mecánicos, carteros, profesores, camareros, dueños de talleres…) y lugares acotados (dentro de la población, en las moradas o sus cafeterías, bares o tiendas, o fuera, en sus hermosos y fríos alrededores), universo que en sí mismo llega a generar tal desesperanza en alcanzar un futuro diferente, que culmina eliminando las barreras mentales entre lo moral y lo amoral, lo legal y lo ilegal, y finaliza explotando en un caos absurdo y pavoroso.

Tráiler:

Ficha técnica:

Cut Bank ,  EUA, 2014.

Dirección: Matt Shakman
Guión: Roberto Patino
Producción: A24/Kilburn Media
Fotografía: Beb Richardson
Música: James Newton Howard
Reparto: Liam Hemsworth. Teresa Palmer. John Malkovich. Billy Bob Thorton. Bruce Dern. Michael Stuhlbarg. Oliver Platt. Ty Olsson

Pilar Roldán Usó

Graduada del Master en Crítica Cinematográfica de AULA CRÍTICA

 

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios