Críticas

Huída hacia la libertad

Cometas en el cielo

The Kite Runner. Marc Forster. EUA, 2007.

Cometas en el cielo afichePelícula basada en la novela homónima de Khaled Hosseini, Cometas en el cielo nos sitúa en el Afganistán previo a la invasión soviética –años 70-, vamos hasta el triunfo Talibán, con su consiguiente acceso al poder.

Si bien la oportunidad es excelente para un tipo de tratamiento más en detalle acerca del desarrollo en el pasaje de una etapa a otra, se emite un corte radical excluyendo aspectos relevantes vinculados a la situación socio-política. El foco está puesto en cuestiones humanitarias teñidas de una suave propaganda pro-norteamericana, donde se remarca la diferencia en las condiciones de vida favorables,  en tierras de libertad y democracia, frente a las arbitrariedades de sistemas totalitarios.  Esta es simplemente una percepción personal que denota lo que creemos no ha sido el tratamiento más provechoso del tema.

La novela no favorece un mayor acercamiento a cuestiones políticas, pero, de todas formas, resulta interesante el planteo en cuanto a las diferencias sociales en su  relación con la amistad y lealtad. Amir y Hassan son dos niños afganos que mantienen una relación de amistad y servidumbre. El segundo, por pertenecer a una etnia discriminada –los azara- trabaja como sirviente en la casa del primero. En el momento de la invasión soviética, y como medida de protección, el padre de Amir decide emigrar a Estados Unidos, con lo cual el contacto con Hassan se pierde. En esas tierras Amir se transformará en escritor, pero deberá volver a Afganistán a recuperar al hijo de Hassan, quien ha sido alojado en un orfanato luego de la muerte de sus padres.

El filme presenta el contraste entre acciones “toleradas” en la niñez;  luego de un proceso de maduración olvidadas, y reivindicadas en la adultez. Una férrea moralidad se impone, para terminar definiendo un accionar contrapuesto al inicial. De la presencia como testigo furtivo, a la redención, el oculto abuso infantil será resarcido por la vía del rescate.

Cometas en el cielo fotograma

El traspié involuntario de Hassan otorga razones ancladas en sentimientos infantiles de inferioridad frente a un padre que compara; Amir necesitará una excusa para deshacerse de la incómoda posición. Una lógica infantil que no mide consecuencias. La inferioridad, en el afrontamiento de circunstancias vitales, encontrará compensación al borde de situaciones límite.  Los celos de la infancia configuran una acción inmoral que luego será resarcida sin el punzante recuerdo del primer acontecimiento. Momento de expiación en tierra Talibán, la culpa no experimentada  ampara un comportamiento pasado, le quita trascendencia, solo fueron cosas de chicos presa de sentimientos típicos de la edad. Ahora es cuando la moral se pone a prueba. Lealtad, traición y redención; tres conceptos centrales en medio de un tránsito histórico que marca destinos diferentes.

Película desarrollada en tres bloques. Arranca con un flashback que explica la estabilidad del presente en contraposición a toda una peripecia previa y a un planteo subsiguiente que completará el contraste. Las exaltaciones del modo norteamericano de vida son establecidas a partir de notorias diferencias.

Sutil remarcado de opuestos, una mención al pasar sin entrar en detalles. Como residuo de la guerra fría, un soldado soviético pretende servicios sexuales a cambio de un pase por la frontera. Afortunadamente, se opondrá la valiente moral de un padre ejemplar; fiel representante del anticomunismo hará gala de su devoción al negarse a ser atendido por un médico ruso. Una toma de partido en condicional, la moral valdrá de efecto por pequeñas salpicadas apenas percibidas desde el espectador. Al menos, no predomina lo grotesco de otras producciones que apelan a una división tajante, donde el mal y el bien se definen desde heroísmos falsamente identificados con posturas morales universales.

Cometas en el cielo plano

Un filme complaciente, la realidad de los afganos es simplificada para ser puesta al servicio de un contraste en función del culto a la “campeona” de las naciones. El contacto con la posibilidad de un mayor desarrollo se pierde en la peculiaridad de los hechos, donde norteamericanos, soviéticos y talibanes tuvieron su participación desde ángulos opuestos y complementarios en la lucha por el poder y el control de una nación para beneficio de intereses específicos.

Amir adulto será el representante del heroísmo estadounidense disfrazado de afgano, aunque ya purificado por la cultural ejemplar. Será el salvador, sabrá brindar al otro la oportunidad en la tierra del bien y la paz. Vuelta de las cometas al cielo luego de la suspensión por la guerra, aprendizaje desde una nueva vida libre de abusos. Sohrab es afortunado, tendrá la suerte de ser salvado, y llevado a la tierra de las promesas.

Un filme que cae en la propaganda sutil sin la fuerza del cuestionamiento; evita tratar a fondo la compleja problemática afgana en relación a Estados Unidos y la Unión Soviética, el resultado es un trabajo moralista y complaciente, que intenta disimular planteos para no lucir exagerado, quizá con el fin de evitar rechazos a posturas estereotipadas propias de un pasado perimido.

Cometas en el cielo escena

Las cometas marcan el contraste entre la libertad de un sistema democrático-liberal y los controles del totalitarismo. Están presentes al principio y al final con la característica del ejercicio de la competencia; más allá de clases sociales, el triunfo será de los más hábiles. Es el destaque de las virtudes de la libertad de acción para pujar en la supremacía desde la autodeterminación. La idea especula con la igualdad de oportunidades desde la posibilidad de ejercer la propia destreza. Más allá de sus capacidades, entre pobres y ricos no habrá diferencia. El contexto socio-político hace a un espacio generador de oportunidades, la clave del éxito o el fracaso está allí.

Hassan despunta como un chico hábil en el manejo de cometas, Shorab no goza de la misma suerte, proviene del régimen totalitario que lo limita, y lo reduce a un simple sirviente, cuando no a un objeto sexual. Otra vez, el contraste entre el mundo estadounidense y los totalitarismos limitantes; una sutil defensa del liberalismo sin el correspondiente abordaje de las complejidades presentes. Hasta los conflictos entre etnias se resuelven en la tierra de la libertad, donde todos logran convivir de la forma que no podrían hacerlo en su país natal.

Forster nos entrega un filme fácil y superficial con un final que rescata, en versión abreviada, la mejor tradición del cine de aventuras.

 

Comparte este artículo:

Ficha técnica:

Cometas en el cielo (The Kite Runner),  EUA, 2007.

Dirección: Marc Forster
Duración: 122 minutos
Guion: David Benioff. Novela: Khaled Hosseini
Producción: DreamWorks SKG, Participant Media, Sidney Kimmel Entertainment, Parkes+MacDonald Image Nation, China Film Group, Beijing Happy Pictures Cultural Communications, Kite Runner Holdings, Ebeling Group, Neal Street Productions, Wonderland Films. Distribuidora: DreamWorks SKG
Fotografía: Roberto Schaefer
Música: Alberto Iglesias
Reparto: Khalid Abdalla, Ahmad Khan Mahmidzada, Zekeria Ebrahimi, Saïd Taghmaoui, Atossa Leoni, Homayoun Ershadi, Shaun Toub, Sayed Jafar Masihullah Gharibzada, Mir Mahmood Shah Hashimi, Nabi Tanha, Elham Ehsas, Bahram Ehsas, Tamim Nawabi, Mohamad Nabi Attai, Mohamad Nadir Sarwari, Mustafa Haidari, Ahmad Yasar Shir Agha, Mohammad Aman Joya

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.