Series de TV 

Cobra Kai (Temporada 4)

Cobra Kai temporada 4

Los creadores de Cobra Kai, Josh Heald, Hayden Schlossberg y Jon Hurwitz, parecen haber encontrado la receta del éxito para prolongar la serie, bien con nuevos campeonatos de kárate, bien con la aparición de algún personaje recuperado de la saga cinematográfica. Aunque es verdad que la serie ha perdido parte de la frescura de las primeras temporadas y que ya se están repitiendo de forma recurrente determinadas situaciones, en esta cuarta entrega los creadores han recuperado a un personaje de Karate Kid III: El desafío final (The Karate Kid Part III, John G. Avildsen, 1989), el temible Terry Silver (Thomas Ian Griffith), exmilitar de las Fuerzas Especiales, como John Kreese (Martin Kove), al que este acude para poder plantarle cara a la alianza que han establecido Daniel Larusso (Ralph Macchio) y Johnny Lawrence (William Zabka). Si en la tercera temporada Kreese cobraba mucha importancia, ahora es Silver quien asume ese papel.

La temporada comienza con el Campeonato de All Valley en el punto de mira, pues ganarlo es el objetivo de los tres dojos en liza, Cobra Kai, Miyagi-Do y Colmillo de Águila, cada uno con su particular estilo y senséi. Se trata de nuevo de diez episodios que rondan todos los treinta minutos de duración, salvo el último, que se alarga hasta los tres cuartos de hora. Como ya viene siendo habitual en la serie, los creadores se reservan la dirección de los episodios iniciales y finales, de manera que Jon Hurwitz y Hayden Schlossberg dirigen conjuntamente los dos primeros (“¡Empezamos!” y “Primero aprender sostener”) y Josh Heald se encarga de los dos últimos (“La caída” y “El ascenso”), que se centran en el campeonato. En cuanto a los episodios centrales, los dirigen, a razón de dos cada uno, Marielle Woods (el tercero y el cuarto: “Luego aprender volar” y “Bicefalia”), Joel Novoa (el quinto y el sexto: “Punto de partido” y “Zurrar ayuda a ligar”) y la veterana realizadora Tawnia McKiernan (el séptimo y el octavo: “Campo de minas” y “Empieza la fiesta”).

Al igual que ocurrió con la tercera temporada, me da la sensación de que esta cuarta entrega brilló durante unos días en el catálogo de Netflix, pero se ha consumido rápido y olvidado pronto, de manera que apenas ha dejado poso en la memoria de los espectadores. Supongo que es el signo de los tiempos. Si en la tercera temporada Kreese se convertía en el auténtico protagonista, este ahora cede su lugar a Silver, pero no deberíamos olvidar que, como serie adolescente, las historias de los jóvenes son las que importan. Ahora bien, parece que, entre los personajes masculinos, tanto Miguel (Xolo Maridueña) como Robby (Tanner Buchanan) quedan algo desdibujados, y solo el conflicto interior de Eli (Jacob Bertrand) tiene cierta trascendencia. No ocurre los mismo con los personajes femeninos, y es que, no en vano, uno de los pilares de la serie es el enfrentamiento entre Samantha (Mary Mouser) y Tory (Peyton List), que incluso admite una lectura social. Aparece también un nuevo personaje, Kenny (Dallas Young), cuya historia es similar a la que vivió Daniel Larusso en la película original, Karate Kid (El momento de la verdad) (The Karate Kid, John G. Avildsen, 1984).

Sin duda, el enfrentamiento entre Samantha y Tory, por un lado, y la aparición del personaje de Silver, por otro, son lo mejor de la temporada, en la que se recuperan algunos personajes desaparecidos en temporadas anteriores, como Aisha (Nichole Brown) o Raymond (Paul Walter Hauser). Además, como ya se ha señalado, los dos últimos episodios se centran en el campeonato, que ha cambiado sus reglas, pero sigue siendo una competición destinada a menores de dieciocho años. ¿Qué pasará cuando todos estos jóvenes cumplan dieciocho años en la ficción (en la vida real ya los cumplieron todos, y algunos hace bastantes años) y abandonen el instituto?

Quizás el personaje más complejo de esta temporada sea el de Tory, que encuentra en Amanda Larusso (Courtney Henggeler) una mano tendida, y es muy posible que el futuro de la serie le otorgue a Tory mayor protagonismo del que ha tenido hasta ahora, sobre todo porque es una menor en situación de desamparo que debe arreglárselas para sobrevivir en un mundo adulto y despiadado. En cierto modo, Tory ha tenido que vivir en esta temporada la misma situación que tuvo que vivir Robby en las anteriores. En cualquier caso, no se pierdan a Terry Silver, un villano de manual que hace bueno a John Kreese. No diré más.

Tráiler:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.