Especial aniversario 

Road movie en rodaje

Si la vida fuera una película, sería una road movie. Una extraordinaria secuencia de escenas cinematográficas, que me llevan por caminos desconocidos todos los días, son las postales que atesora mi memoria de un viaje fascinante por un reino que nació entre luces y sombras.


01 Cero en conducta

Cero en conducta
Cero en conducta (Zéro de conduite: Jeunes diables au collège), Jean Vigo. Francia, 1933

Pero para emprender este viaje hace falta un toque de audacia y rebeldía, en cualquier edad de la vida, y eso me lo ha indicado el cine. Como los niños en blanco y negro que nos dejó Jean Vigo en Cero en conducta (1933). Esos seres en tránsito que enarbolan una bandera pirata y emprenden una guerra de almohadas para huir de las normas impuestas. Son la voz de aquellos de los que no escuchamos sus historias, los primeros viajeros de la transgresión, los que me impulsan a salir de las rutas conocidas. Son los maestros de Los cuatrocientos golpes de François Truffaut (1959) y La sociedad de los poetas muertos de Peter Weir (1989).


02 Up

Up
Up, Pete Docter. EUA, 2009

En contraposición, o como otra acera de la misma calle, veo a un abuelo centenario como el arte cinematográfico, y es el personaje vectorial de Carl Fredricksen en Up de Pete Docter (2009). Se despide, de mí y de todos, con un enérgico “adiós muchachos”; y contrario al tango, es la obertura de una nueva vida. La poderosa imagen de miles de globos elevando su casa por los aires para llevarla al lugar de sus sueños, hace que yo comparta de corazón este anhelo. Un canto de libertad como el entonado en el final de El globo rojo, la obra de Albert Lamorisse 1959 y su reinterpretación por parte de Hou Hsiao-Hsien en 2007.


03 Thelma & Louise

Thelma & Louise
Thelma & Louise, Ridley Scott. EUA, 1991

Así la aventura puede comenzar en la esquina de casa, como lo sella el instante absolutamente moderno de la “selfie” de Thelma & Louise (Ridley Scott, 1991), pero con una Polaroid. No es la banalidad del encuadre de hoy, es el sello de una decisión, que marca el principio y final de una intensa vida que parecía en letargo. Ellas por fin toman el volante en la carretera, y en la vida. La road movie como género se hace femenino, y me emociona.


04 Touki Bouki

Touki Bouki
Touki Bouki, Djibril Diop Mambéty. Senegal, 1973

Pero en la realidad, asisto a una huida hacia adelante muy actual, y es como la que emprende la joven pareja de Mory y Anta en Touki Bouki (Djibril Diop Mambéty, 1973). Desean llegar a Europa, en búsqueda de una vida mejor. Mientras una disonante canción interpretada por Josephine Baker, que alude a un vetusto París, es el leitmotiv que los acompaña. Una melodía desfasada que poco tiene que ver con la realidad de la Ciudad Luz. Mientras ellos recorren una desértica carretera de Senegal con una moto custodiada por una calavera bovina, a modo de parachoques, como una síntesis de lo rural y lo urbano. Son una pareja desafiante, y siento que pueden llegar al fin del mundo, a pesar de que conozco el final de la historia.


05 Alita: Ángel de combate

Alita, ángel de combate
Alita: Ángel de combate (Alita. Battle Angel), Robert Rodriguez. EUA, 2019

Mientras, en la sala oscura contemplo hoy la magia de la realidad aumentada en la última obra de Robert Rodriguez, Alita: Ángel de combate (2019). Una joven cyborg que acomete el gesto más humano, que es entrega literal de su corazón. Los replicantes me habían señalado el camino en el final de Blade Runner (Ridley Scott, 1982), esos otros del futuro que se acercan a pasos agigantados. Así la ternura adolescente de unos ojos enormes hace que miremos nuestro interior para descubrir nuestra particular ruta.


Y me confirma que para viajar por las carreteras del cine, hay que estar dispuesto a dejarnos llevar por el amor sin condiciones. La vida sigue, y seguimos rodando.

2 opiniones en “Road movie en rodaje”

  1. La vida sigue, y seguimos rodando.
    Excelente tu artículo como siempre Paula, con ganas de ver todas esas películas que mencionas. A tomar en cuenta.

  2. Gracias, Betsy por ser lectora de EEI durante todos estos años. Seguiremos rodando… y compartiendo la magia del instante cinematográfico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.