Críticas

El cine como sanación

Carta a una sombra

Daniela Abad, Miguel Salazar . Colombia, 2015.

Cartel de la película Carta a una sombraHéctor Abad Faciolince es un reconocido escritor colombiano. Sobre él tengo una anécdota personal, cuando yo era representante de los profesores en el Consejo Directivo de la Universidad Pontificia Bolivariana en Medellín, Colombia. Resulta que Abad, en esa época estudiante de Comunicación Social de la Universidad, publicó un panfleto algo burlesco sobre el Papa de aquel entonces, generando con ello la ira de la Rectoría, que pidió al Consejo su expulsión del claustro. Hubo un debate. Yo hice parte de la pequeña minoría que se opuso, e insistí, sin éxito, en que eran claras en Abad sus dotes literarias, que poco convenía a la institución expulsar a un buen escritor, que sería, con seguridad, famoso e influyente, por causa de sus escritos juveniles, por asuntos que perderían su importancia real en el futuro. Abad Faciolince, en verdad, se ha convertido en un escritor premiado, para nada panfletario, cuya obra fundamental es precisamente una reflexión sobre la forma en que van evolucionando los tiempos y las cosas. Se trata de El olvido que seremos, un relato de extrema calidez y sentimiento, sobre la vida de su padre, el médico y defensor de los derechos humanos, Héctor Abad Gómez, asesinado por un oscuro sicario en 1987, seguramente por encargo de personajes inflexibles y violentos, que querían acallar su activismo y su liderazgo.

Carta a una sombra, fotogramaCuenta Abad que, a raíz de la sugerencia de unos productores holandeses, se fue madurando en él la idea de hacer un documental sobre el libro, con base en el trabajo del prestigioso cineasta colombiano Miguel Salazar y la participación de su hija Daniela Abad, que estudiaba Cine en Barcelona y que se entregó con dedicación total al proyecto. De ahí surgió Carta a una sombra, un documental que pinta un precioso retrato de Héctor Abad Gómez en sus facetas de padre, abuelo, médico de salud pública y profesor, activista de derechos humanos y, ante todo, ser humano que vivió cada momento con entera devoción, vocación de servicio, sencillez y plenitud.

Foto antigua, Carta a una sombraEl filme, aclamado en el Festival de Cine de Cartagena –con los premios del Público y del Jurado– es un gran homenaje a un abuelo que sentía por sus nietos, según describe Abad, un amor y una ternura que estaban en los límites de la razón; homenaje que se encarna en su nieta Daniela, quien realizó un amoroso y detallado recorrido por los documentos, cartas, grabaciones y anécdotas que dejó su abuelo, para elaborar el documental. A ella, Héctor, su abuelo, la llamaba su novena sinfonía, ya que era su novena nieta y la última que tuvo antes de morir. Como bien señala el escritor Abad Faciolince, “los músicos siempre temen componer su novena sinfonía”; la última, antes de morir.

Se trata de un recorrido muy familiar sobre un hombre que era ante todo una persona de hogar. Muchas hijas mujeres, un único hombre; una esposa excepcional, de ideas claras e independientes; un personaje que disfrutaba tanto cultivar flores como trabajar con la gente en campañas de salubridad y de concientización. El filme no se detiene en los aspectos ideológicos o políticos de la forma de pensar del personaje, sino en sus vivencias, en su cotidianidad, que se va volviendo cada vez más compleja y más pública, a medida que se compromete con la lucha por los derechos humanos. Eran épocas de violencia y de sicariato y fueron muchas las premoniciones, los temores de su familia y las advertencias. Pero podía más la sencillez y la confianza del personaje en la vida, en la actividad, en el servicio; en la fuerza de la razón. Por ello, murió sin miedos.

Carta-a-una-sombra-4En esta forma se convirtió en un fantasma, en una sombra para su único hijo, con quien se ha comunicado a través de los recuerdos, convertidos en obras literarias maestras y en este documental cuidadoso y cercano. La idea fundamental de Abad es el rescate del origen de los recuerdos y de los sentimientos, para saber hacia dónde se va. Y lo hace de una forma extremadamente amorosa y sensible, sin permitir que el odio y el resentimiento adquieran protagonismo. Actúa como un maestro reflexivo que destila el legado de su padre como bebida y herencia de sanación para los lectores y los espectadores que se acerquen a sus obras.

Parece evidente que en todo esto tiene mucho que ver la vida familiar. La película se cuenta en parte, con base en los testimonios de sus hermanas y de su madre, quienes hacen de artistas naturales, a través de escenas de conversación y de reuniones. Abad Facio Lince ha sido marcado por las mujeres de su hogar, quizás tanto como por su padre. Esas fuerzas femeninas tienen una capacidad especial para elaborar duelos, para sufrir y enfrentarse a las tragedias, a través de la intuición de que la vida debe seguir su curso, marcado por continuos compromisos y realidades, más allá de muerte, de la tristeza y de la impotencia.

Carta a una sombraCarta a una sombra es también un documental sobre Medellín y sobre Antioquia, la región montañosa donde vivió y luchó el médico Abad Gómez. Cabe resaltar las escenas filmadas en el suroeste antioqueño, tierra de trochas montañeras y de fondas camineras, de la cual salió la familia Abad para volverse urbana, como es el caso de tantas familias de la región. Esas montañas hermosas, llenas de una mezcla de humildad y de orgullo, génesis de tantos conflictos todavía no resueltos, tienen las claves de muchas cosas, si se las oyera, si se las contemplara, si se las recorriera con fruición, con aceptación, como si fueran hermanas y madres de una familia. Quizás en esta forma, la ciudad, hija de las montañas, no se negaría a sí misma como ambiente armonioso y vital, amistoso para la vida y la convivencia.

 

Trailer:

 

Referencia:

Héctor Abad Faciolince escribe sobre Carta a una sombra en la Revista Diners, Sept. 2105

 

 

Ficha técnica:

Carta a una sombra ,  Colombia, 2015.

Dirección: Daniela Abad, Miguel Salazar
Guión: Miguel Salazar, Daniela Abad, Héctor Abad Faciolince
Producción: Miguel Salazar, Daniela Abad, Catalina Vela
Fotografía: Miguel Salazar
Reparto: Héctor Abad Faciolince, Cecilia Faciolince, Maryluz Abad, Clara Abad, Vicky Abad, Sol Beatriz Abad, Carlos Gaviria, Silvia Blair

Enrique Posada

Graduado del Master en Crítica Cinematográfica de AULA CRÍTICA

 

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios