Especial aniversario 

¿Cabe en cinco fotogramas mi memoria cinematográfica?

Elegir es equivocarse, y elegir cinco fotogramas de entre todos los que ha producido la Historia del Cine solo puede ser una equivocación. Me he planteado esta selección de diferentes maneras: por directores, por películas, por épocas, por grandes cinematografías… Siempre se quedaba algo imprescindible fuera. Tenía claro que tenía que haber algo de Sergio Leone y algo de Andrei Tarkovski, mis directores de cabecera, pero no podía dejar fuera El piano, la película que me hizo ser consciente de las enormes posibilidades estéticas que ofrecía el séptimo arte. Eso suponía tres, aunque en dos de los casos todavía había que elegir la película. Para los dos fotogramas restantes, las posibilidades eran tantas que dejar fuera a Ingmar Bergman, Luchino Visconti, Federico Fellini, François Truffaut, James Ivory, Woody Allen, Tim Burton, Steven Spielberg, George Lucas, Martin Scorsese, Francis Ford Coppola, Barbra Streisand, Peter Jackson, Guillermo del Toro y tantísimos otros nombres me generaba mucha ansiedad. Bueno, hasta aquí tenía tres, pero también quería incluir alguna referencia española de Ladislao Vajda, Carlos Saura, Víctor Erice o José Luis Garci. Al final, me decidí por una película de Garci por la que siento una especial debilidad. Y, para el último fotograma, opté finalmente por Woody Allen, una figura que ahora mismo no está exenta de polémica, pero sin cuyo cine no puedo entender yo mi vida, aunque haya algunos aspectos de la suya que estén teñidos de sombras. Aquí tienen ustedes mi elección, aunque sería mejor decir mi equivocación:


01 Hasta que llegó su hora

Hasta que llegó su hora (C’era una volta il West), Sergio Leone. Italia/EUA, 1968

El duelo final entre Frank (Henry Fonda) y Armónica (Charles Bronson) culmina una película perfecta que es, al mismo tiempo, un homenaje y una antología del western, orquestada a la perfección por un Sergio Leone y un Ennio Morricone en estado de gracia. La vi por primera vez en pantalla grande hace un par de años, y esta escena en concreto me hizo sentir algo parecido al síndrome de Stendhal, ya que, aunque la había visto muchas veces, nunca hasta ese momento fui consciente de la dimensión de la secuencia, construida con un plano/contraplano en movimiento que acababa con este fotograma, donde se muestra la posición inicial de Henry Fonda, el lugar en el que había dejado caer su chaqueta.


02 La rosa púrpura de El Cairo 

La rosa púrpura de El Cairo (The Purple Rose of Cairo), Woody Allen. EUA, 1985

El cine dentro del cine es uno de los grandes temas del séptimo arte. Tanto es así que el metacine constituye en sí mismo un género propio. Woody Allen homenajeaba al cine con esta joya en la que se rompe la barrera entre la realidad y la ficción, la cuarta pared, una auténtica delicia que nos obliga a replantearnos los límites del relato. En la pantalla, una mujer desdichada que acude al cine para escapar de su propia vida, y un personaje que, al verla, escapa de la pantalla para conocer la vida. ¡Qué grande es el cine y qué grande es Woody Allen!


03 Sacrificio

Sacrificio (Offret), Andrei Tarkovski. Suecia/Reino Unido/Francia, 1986

Arde la casa de madera y viento, el mapa de Europa y todo cuanto quisimos nuestro. Sacrificio es el testamento fílmico de uno de los grandes genios que en el cine han sido, Andrei Tarkovski, un director que fue capaz de tratar el tema del desamparo del ser humano en un siglo en el que ya habían muerto los grandes maestros. Ante la amenaza del fin del mundo, un pequeño gesto, un humilde sacrificio, puede salvar a la humanidad.


04 El piano

El piano (The Piano), Jane Campion. Nueva Zelanda/Australia/Francia, 1993

La inmensidad de una playa virgen y el silencio atronador de una mujer vestida de negro que solo consigue comunicarse a través de la música para piano de Michael Nyman se convierten en un alegato feminista de primer orden. Jane Campion, Holly Hunter y Anna Paquin obraron el milagro.


05 Canción de cuna

Canción de cuna, José Luis Garci. España, 1994

Un melodrama ejemplar, una película de mujeres que entregaron su vida a Dios y renunciaron a ser madres, pero a las que el destino les brinda la oportunidad de criar a una niña recién nacida. Garci, basándose en una obra de teatro de María Lejárraga, reúne a un equipo técnico y artístico sobresaliente para construir una historia intemporal, que triunfó en Sundance y todavía hoy, después de haberla visto muchas veces, me provoca una emoción incontenible. Nunca Garci nos había llevado antes tan cerca de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.