Festivales 

Black Movie 2013 – Festival de films en Ginebra

Black_Movie_2013

Este año, el logo del festival Black Movie en Ginebra fue una medusa que se desplaza amenazante en un océano de color rojo. Esta elección simboliza que el festival se sumerge en las aguas profundas del cine de autor internacional. El festival abre sus redes y muestra su pesca: una masa de animales raros y films mutantes.

El festival, que tuvo lugar en la ciudad de Ginebra del 18 al 27 de enero de 2013, tiene sus orígenes veinte años atrás. Por ese entonces, estaba dedicado a diferentes expresiones artísticas y, especialmente, a África, de ahí surgió el nombre de Black Movie. En 1999, la actual directora del Festival, Maria Watzlawick (nacida en Hamburgo, de nacionalidad suiza), decide dedicar el festival enteramente al séptimo arte. Según Watzlawick, el objetivo del Black Movie es mostrar que por fuera del cine norteamericano y francés hay muchas expresiones valiosas provenientes de otras partes del mundo.

Ginebra mostró su faceta multicultural en su festival, porque los cineastas que presentaron sus obras vinieron de todas partes del mundo. Desde Argentina a Bulgaria, y del Congo a Kenya. Existe, de todas formas, una participación mayoritaria de films asiáticos, principalmente sud-coreanos y japoneses.

En el 2013 la audiencia del Black Movie creció un 15%, de 20.000, en 2012, a 23.000 espectadores. Se proyectaron 54 films, casi en su totalidad en cuatro salas en un diámetro de mil metros en el centro de Ginebra. Alrededor de 20 directores visitaron el festival para presentar sus films.

Kang-Yi-kwanLa sección principal fue La balade sauvage (un paseo salvaje), y estuvo dedicada al cine libre, despegado de las restricciones de la gramática cinematográfica. Se presentaron 19 films, todos asiáticos, excepto 3 (Pablo Stoll Ward, Uruguay/Argentina/Alemania, 2012), El muerto y ser feliz (Javier Rebollo, Argentina/España, 2012), Fogo (Yulene Olaizola, México, 2012), Joven y alocada (Marialy Rivas, Chile, 2012), L (Babis Makridis, Grecia, 2012), Les chevaux de dieu (Nabil Ayouch, Marruecos/Francia/Bélgica, 2012), Sofia’s last ambulance (Ilian Metev, Bulgaria/Alemania/Croacia, 2012). Entre las asiáticas, se presentó la controvertida When Night Falls (Ying Liang, China/Corea del sur, 2012) que ganó premios en el festival de Locarno 2012. Corea del Sur participó, entre otras, con Juvenile Offender (Kang Yikwan, 2012), para cuya presentación el director ofreció una ronda de preguntas y respuestas con el público. Postcards from the zoo (Indonesia/Alemania/Hong Kong/Chine, 2012) aportó una brisa de frescura a la sección, que se caracterizó por films bastante fuertes.

Joao Pedro RodriguesEl festival también contó con una sección dedicada al cine portugués, en apoyo a la crisis económica del país. Dentro de los 11 films se proyectaron A última vez que vi Macau (João Pedro Rodrigues / João Rui Guerra da Mata, Portugal, 2012) presentada en diversos festivales internacionales y premiada en Locarno 2012. También se presentó Tabu (Miguel Gomes, Portugal, 2012), ganadora de premios en el festival de Berlín 2012.

Otra sección estuvo dedicada al nuevo cine ruso, del cual se conoce muy poco por las dificultades que encuentra la exportación de estos films. Entre los 6 exponentes se presentó Innocent Saturday (Alexander Mindadze, Rusia/Ucrania/Alemania, 2011).

Para no perder sus raíces, el festival presentó en otra sección 7 films africanos de energía desbordante, duros, pero contados con imaginación y humor. En reconocimiento al joven y talentoso director coreano Kim Kyung-mook, se presentaron en otra sección 4 exponentes de su filmografía.

Y la perla del festival fue la sección A suivre, le retour (a continuación, el retorno) con fuertes exponentes como Pieta (Kim Ki-duk, Corea del sur, 2012) ganadora del león de oro de Venecia 2012, Post tenebras lux (Carlos Reygadas, México, 2012), Life without principle (Johnie To, Hong Kong, 2011), Alone (Wang Bing, China/Francia/Hong Kong, 2012), Japan’s Tragedy (Masahiro Kobayashi, Japón, 2012) y In Another Country (Hong Sangsoo, Corea del sur, 2012).

petit black movieJunto al festival, se llevó a cabo la octava edición del Petit Black Movie, dedicado a los niños. Con la misión de aumentar la curiosidad y alimentar el gusto al séptimo arte de los más pequeños se presentaron 45 films de diversas partes del mundo (15 países). También se organizaron talleres de iniciación al fotomontaje, la animación y la edición digital para los más grandes.

Dentro del marco del festival se entregaron tres premios. El premio del público y el premio de los jóvenes son otorgados por diferentes sectores del gobierno de la ciudad de Ginebra. El primero se basa en una votación voluntaria de todos los espectadores y el segundo es elegido por un jurado de jóvenes estudiantes. El premio Boréal de la crítica está a cargo del local Coffee Shop Bóreal, y el jurado está compuesto por cinco críticos de cine suizos y franceses. Los films concursantes son una selección de 11 obras pertenecientes a distintas secciones.

Dada la aceptación creciente que ha tenido este festival en la región, en los últimos años, se puede vislumbrar que seguirá mejorando y creciendo en las ediciones venideras. Es una oportunidad también para ver cine muy diferente del que se puede encontrar en las salas ginebrinas, donde en su mayoría abundan el pochoclo y los anteojos 3D.

Reseñas

Palmarés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.