Críticas

Cuadros de una exposición

Amsterdam

David O. Russell. EUA / Canadá, 2022.

Cartel de la película AmsterdamEsta extraña historia desarrolla una serie de temas de aspecto artificioso y fantástico que transcurren entre la Primera Guerra Mundial en Europa y la época de posguerra en Nueva York. Son temas amorosos, escenas de guerra y de convalecencia en un hospital militar, vida aventurera, liviana y desenfadada en la ciudad de Amsterdam, vida rutinaria centrada en el trabajo en Nueva York y una serie de tardías aventuras de suspenso que oscilan alrededor de crímenes, conspiraciones y reencuentros en esta ciudad. Menciono esta variedad de temas para enfatizar que se trata de una historia armada imaginativamente, cuya coherencia no va a resonar fácilmente en la mente del espectador, pues está presentada a brochazos.

Entonces es bueno mirar esta película, antes de demeritarla como ha sucedido con la crítica e incluso con la recepción del público, enfocándose en la gran variedad de escenas, en esos conjuntos de cuadros notables que contiene. Voy a mencionar algunos, con la idea de atraer a mis lectores hacia la película. El primero de ellos es el de la amistad, que es el tema subyacente. Surge una relación amistosa en medio de la terrible guerra entre dos personas muy distintas, que se prometen apoyo mutuo para defenderse de tantas cosas que ocurren, no solamente por causa de las balas y los combates, sino también del ambiente de desconfianza y de truculencia estimulado por la visión del sálvese quién pueda. Para ello aprovechan también el espíritu de heroísmo, de solidaridad y de humanismo que surge del sufrimiento y de la empatía. Esta amistad recibe su prueba de fuego cuando los dos amigos son heridos gravemente, siendo tratados en el mismo hospital, con la intervención de una mujer angelical, una curiosa voluntaria que cura con toda delicadeza las heridas de metralla, recuperando con cuidado los trozos de metal, que lava y que utiliza para construir obras de arte. Acá hay una segunda imagen, la de la transformación del dolor y de las heridas en arte, una suerte de estética de lo trágico. Ella queda también transformada por los dos amigos, ingresando en un triángulo de amistad y de enamoramiento que forma la estructura de la cinta.

Fotograma de Amsterdam

Otro bloque conceptual de la película le da su nombre. Tiene que ver con un período de convivencia del trío de amigos-amantes en la ciudad de Amsterdam de la posguerra, que acoge entre sus tonos grises una vibrante comunidad de seres que dialogan y plantean visiones derivadas de la complejidad política y social que se estaba viviendo en el mundo. Pareciera ser que los amigos se iban a desplazar hacia el trabajo político e intelectual. Pero hay realidades que esperan en sus lugares de origen y ello hace que no resista el proyecto amistoso triangular. Los dos amigos, cada uno por su lado, regresan a sus trabajos y a sus profesiones y se pierde de vista su musa. Acá la imagen que se pinta es la de sueños e ilusiones potentes, la de idealismos románticos y embriagadores en lucha con el realismo, la responsabilidad y los proyectos de vida prácticos.

Así que nos encontramos en América, en una misma ciudad y en las rutinas de los tres personajes, los dos amigos comparten, discuten, recuerdan, cada uno influenciado por su vida profesional y los recuerdos de la guerra y de sus vivencias traumáticas y felices. En cuanto a la hermosa mujer, queda solamente como un recuerdo permanente y una presencia olvidada y perdida. Nada especial sucede. Hasta que aparece otra escena, una muy impactante desde lo visual. Un muerto, un ataúd, una autopsia, una enfermera, un crimen y un llamado a los amigos para convertirse en investigadores y protagonistas de una trama conspirativa que de nuevo permite su reencuentro con el pasado, con la amiga, con los ambientes y los personajes de Amsterdam.

Amsterdam, de David O. Russell

Entran a jugar varios conceptos en el remolino de pasiones y de eventos en que cae la historia. Búsqueda de la verdad, siempre azotada por las interpretaciones y el relativismo, por los intereses, los secretos y las agendas ocultas, verdad que se va tejiendo entre la objetividad y la subjetividad, bajo las influencias del amor y de la amistad, a punto de quedar destruida por la violencia, las manipulaciones y los miedos. Papel del extremismo y de las varias ideologías, que aparecen como respuestas a los tiempos turbulentos de una sociedad que acaba de intervenir en una violenta guerra, que supuestamente era la última, pero que se proyecta como apenas el preludio de más violencia y más incertidumbre. Contradicciones resultantes del comportamiento humano, en una época de pasiones desbordadas, de egoísmo creciente, donde los eventos suceden cada vez a mayor velocidad y donde la tecnología aparece como elemento perturbador. Influjos del discurso y de las manipulaciones de masas para crear narrativas y liderazgos basados en eslogans y simbolismos. Amenazas criminales y misterios por descubrir, que llevan a que los protagonistas se conviertan en sabuesos que dejan al descubierto toda una trama maquiavélica. Cada uno de estos aspectos, y otros más, dan lugar a frecuentes cambios de escena que pueden dificultar el descubrir la coherencia del filme, precisamente porque ponen de relieve las contradicciones. Pero observados con gusto y gentil atención, son como cuadros de una muy buena exposición que merecen nuestra atención.

Así que, amigos lectores, les planteo la invitación para que descubran el arte precioso que se esconde detrás de esta curiosa historia

 

Trailer

Comparte este artículo:

Ficha técnica:

Amsterdam ,  EUA / Canadá, 2022.

Dirección: David O. Russell
Duración: 134 minutos
Guion: David O. Russell
Producción: Arnon Milchan, Matthew Budman, Anthony Katagas, David O. Russell, Christian Bale
Fotografía: Emmanuel Lubezkii
Música: Daniel Pemberton
Reparto: Christian Bale, Margot Robbie, John David Washington, Chris Rock, Anya Taylor-Joy, Zoe Saldaña, Mike Myers, Michael Shannon, Timothy Olyphant, Andrea Riseborough, Taylor Swift, Matthias Schoenaerts, Alessandro Nivola, Rami Malek, Robert De Niro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.