Críticas

Ni una menos

Una hermana

Sofia Brockenshire y Verena Kuri. Argentina, 2018.

Lo que importa no es la historia, sino el relato. Ese parece ser el dogma por el cual las dos directoras, la canadiense Sofía Brockenshire y la alemana Verena Kuri, han utilizado para realizar Una hermana. La desaparición de una chica suscita la búsqueda por parte de su hermana. Una búsqueda narrada en tonos de dolor, incógnitas, silencios y mucha impotencia. En un barrio humilde de la provincia de Buenos Aires vive una familia de mujeres: la madre, las dos hermanas (Lupe y Alba) y el pequeño hijo de Lupe, la joven desaparecida.

Al comienzo, en un paisaje nocturno, pleno de misterio y apenas iluminado por un cielo azul oscuro y los coches que pasan por una carretera aledaña, alguien se interna en la espesura del bosque y prende fuego a un automóvil. Las preguntas de la familia, al ser llamados para reconocer el auto, da la pista de la ausencia de Lupe. Tonos sepia, los del otoño e invierno, visten los fotogramas de Una hermana, con el frío colándose por los huecos de los vagones del tren que realiza un largo viaje hasta donde Alba (Sofía Palomino) radica la denuncia.

Una hermana fue estrenada en la Bienal de Venecia y fue invitada a participar del programa Biennale College. En el último Bafici, logró el premio SAE/EDA por su montaje, a cargo de las directoras y Verena Kuri, con una edición que va estableciendo una sintaxis a través de cuadros en negro, por momentos salpicados por las chispas del fuego.

La fotografía de Roman Kasseroller, Federico Lo Bianco y Andrés Hilarión logra la inmersión del espectador en ese espacio alejado de la gran urbe, con grandes extensiones rurales y la vida recluida en pequeñas casas descuidadas y habitadas por mujeres que van abandonándose a medida que envejecen en soledad. La vida no es lo que esperaban… son mujeres cansadas, desilusionadas, ajadas… Alba comienza a recorrer el camino en la búsqueda de su hermana, golpeando puertas que no se abren, pidiendo noticias que le escamotean, atenciones que se le niegan. La brisa mece las ramas, las cortinas de la humilde casa, la ropa tendida, la blusa de una mujer de espaldas… Detalles que están en foco, mientras se va generando un clima subterráneo, en segundo plano, que va alimentando esa impotencia que siente la protagonista.

Una hermana

La historia es pequeña, tan pequeña como es la noticia en los diarios de cada día cuando desaparece una mujer. A nadie parece importarle. Una hermana intercala imágenes del barrio, de sus habitantes, entre los que se encuentra un grupo de niños que juega en un autobús abandonado, imprimiéndole cierta desazón al espectador. Pequeños hombrecitos que buscan asustar a una niña o pelear con otra pandilla. Futuros seres que tendrán en la violencia una de sus mejores armas para sobrevivir.

El sonido juega un rol fundamental, debido a la precisión de Nahuel Palenque, que acompaña efectivamente con primeros planos sonoros aquello que no parece fundamental y deja en segundo plano, como también lo hace la fotografía, lo que describe la acción de los personajes.

Efectiva historia donde pasa de todo y no pasa nada. Donde no hay un culpable explícito, aunque haya un victimario y ejecutor. Donde se calla lo que se sabe y todo se conjuga para que la familia no encuentre a Lupe. El espectador puede sacar sus conclusiones, y no importa quién sea el culpable. Hay toda una red de ineficiencia, de miedos, de burocracia y de silencios que convierte a muchos presuntos inocentes en cómplices.

Una hermana

Lírica desde el plano formal, la triste historia de Una hermana peca por momentos de tiempos muertos que no añaden a la historia ni al clima. Más bien parece que los planos se alargan en función de llegar a la duración mínima del largometraje. Una pena, porque es efectiva en su puesta en escena y en su narrativa, tal como lo hemos venido describiendo.

El tema no puede ser más actual, y la película se estrena en oportunidad de la Marcha por Ni Una Menos. La violencia de género sigue cobrando vidas y este filme es un oportuno alegato sobre la situación en la que se encuentran quienes buscan a la víctima: desolación, burocracia, silencios, discriminación, soledad y, lo ya dicho, impotencia.

Tráiler:

Ficha técnica:

Una hermana ,  Argentina, 2018.

Dirección: Sofia Brockenshire y Verena Kuri
Duración: 69 min. minutos
Producción: Sofia Brockenshire y Verena Kuri
Fotografía: Roman Kasseroller, Federico Lo Bianco y Andrés Hilarión
Reparto: Sofía Palomino, Adriana Ferrer, Saúl Simonet, Sebastián Carbone, Mateo Giménez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.