Críticas

No te metas con este Yakuza ¿o sí?

The Outsider

Martin Zandvliet. EUA, 2018.

Cartel promocional de The Outsider

Hace ya un tiempo que Netflix está apuntando hacia el mundo de los largometrajes, sin dejar de lado su clásica orientación hacia las series y documentales. Tal es el caso reciente de Bright (David Ayer, 2017) y de The Cloverfield Paradox (Julius Onah, 2018), producciones que involucran a grandes actores y directores, envueltos tanto en historias originales como en secuelas. Esta tendencia puede ser el talón de Aquiles de la plataforma de streaming, ya que sus filmes no corren la misma suerte que las series, como sí sucede con Stranger Things (Hnos. Duffer, 2016- ) o House of Cards (Beau Willimon, 2013- ), dos de sus abanderadas prodigias. The Outsider se suma a los intentos de “bajar” estrenos, que bien podrían destinarse a la pantalla grande, a la pantalla chica.

Martin Zandvliet se hace cargo de dirigir una historia que fue cambiando de manos, originalmente se concibió al sueco Daniel Espinosa como director, con Michael Fassbender como estrella principal. Pero por mucho tiempo, esta película significaría el debut de Takashi Miike fuera de Japón, con Tom Hardy en lugar de Fassbender, algo que trajo mucha cola, ya que muchos querían ver al director japonés en acción. En algún momento, allá por 2013, Hardy se apartó del proyecto (probablemente, en detrimento del rodaje Mad Max: Fury Road), obligando a Miike a hacer lo mismo, dejando todo a la deriva. Recién fue en 2016 que Leto fue seleccionado para interpretar a Nick Lowell, y Zandvliet, danés que había dirigido solamente en su país, películas como Aplausos (Applaus, 2009) y Tierra Minada (Under Sandet, 2015). Esta última, además de estar nominada al Oscar como mejor película extranjera, fue ganadora como mejor película en gran cantidad de festivales alrededor del mundo, por ejemplo, en Rotterdam, Sydney y Hong Kong. El realizador demuestra un estilo muy sobrio, muy falto de colores vivos, un tono muy solemne pero a su vez agresivo. Todo esto funciona muy bien al momento de hacer notoria la implacabilidad de un soldado estadounidense devenido en yakuza, pero todo queda allí.

Tadanobu Asano es Kiyoshi

Uno de los ideólogos de Hijos de la Anarquía (Sons of Anarchy, Kurt Sutter, 2008-2014), John Linson, fue también quien esbozó The Outsider, guion luego desarrollado por Andrew Baldwin, quien hasta el momento solo había coguionado Atentado en París (Bastille Day, James Watkins, 2016). El proyecto es poderoso: un prisionero de guerra estadounidense, capturado en Osaka, decide unirse a los Shiromatsu a cambio de su libertad, convirtiéndose en uno más de ellos, el más implacable y frío al momento de llevar los “mensajes” de sus jefes. Pero las largas escenas de diálogos que no aportan mucho al desarrollo de la historia y esos momentos de solemnidad que cito anteriormente conspiran contra el desarrollo de la misma. En la línea que viene siguiendo Netflix, debo decir que lo mismo sucedió con Bright: bajar toda la fantasía de la tierra media (o en este caso, un soldado estadounidense) a la vida real (o mezclar ese soldado con los yakuza) puede parecer explosivo, pero en su ejecución, el resultado no se corresponde con la expectativa que se generó.

En el apartado fotográfico, se destaca el trabajo de Camila Hjelm, quien ya ha trabajado con Zandvliet en Tierra Minada. La interpretación de la paleta de colores, que lleva a darle unos planos excelentes y bien logrados, con un uso de luces y sombras que acentúan la sensación de nocturnidad, con bastante del cine policial negro de los 40.

The Outsider fotografia

Jared Leto es un actor que se compromete muchísimo con los papeles que obtiene. Fue a fines del siglo pasado y comienzos de este, que tuvo un boom de trabajos, por ejemplo en El Club de la Pelea (Fight Club, David Fincher, 1999), Psicópata Americano (American Psycho, Mary Harron, 2000) y Requiem por un sueño (Requiem for a Dream, Darren Aronofsky, 2000). Hacia mediados de la década pasada fue dejando la actuación para dedicarse de lleno a su proyecto musical, Thirty Seconds to Mars. Pero en 2013, su interpretación en El club de los desahuciados (Dallas Buyers Club, Jean-Marc Vallée) le valió el Oscar a mejor actor secundario, algo que lo volvió a colocar en los primeros planos, tanto es así que obtuvo un papel por el que fue ampliamente criticado: el del Joker en Escuadrón Suicida (Suicide Squad, David Ayer, 2016). Leto está muy a tono con su personaje en The Outsider, en un inicio desprotegido y obediente, luego convirtiéndose en un asesino frío y despiadado. Kiyoshi, (Tadanobu Asano) es el yakuza que ayuda a Lowell a salir de prisión. Asano, a quien ya hemos visto en Thor: Ragnarok (Taika Waititi, 2017), construye un personaje que se va convirtiendo en el mentor de Lowell. Su hermana, Miyu (Shioli Kutsuna) es el objeto de deseo y principal punto de conflicto hacia la mitad del film, cuando Lowell se enamora y descubre que Orochi (Kippei Shina) tuvo una relación amorosa con ella, enfrentándose a una de las premisas yakuza: no te metas con una de sus mujeres.

Hay mucho por decir de The Outsider, especialmente sobre los aspectos que he destacado, pero lamentablemente hay otros que no cuajan y entierran al filme en un producto mediocre ¿Necesita la mafia japonesa a un mercenario yankee para poder prevalecer? Esta película juega mucho con la premisa del “blanco salvador”, convirtiéndola en una más dentro de los intentos de Hollywood de imponer su imagen de otras culturas.

Tráiler:

Ficha técnica:

The Outsider ,  EUA, 2018.

Dirección: Martin Zandvliet
Duración: 120 minutos
Guion: John Linson, Andrew Baldwin
Producción: Linson Entertainment, Waypoint Entertainment
Fotografía: Camilla Hjelm
Música: Sune Martin
Reparto: Jared Leto, Tadanobu Asano, Emile Hirsch, Shiori Kutsuna, Kippei Shina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.