Críticas

Nada nuevo bajo el sol de Hollywood

Secretos de una obsesión

Secret in their eyes. Billy Ray. EU, 2015.

Secreto_de_una_obsesion_cartelSecretos de una obsesión es un thiller, dirigido por Billy Ray, conocido por la adaptación de Los juegos del hambre (2012), que a pesar de algunos logrados momentos de suspenso, posee mayores tintes de serie policíaca para televisión -con ciertos errores de continuidad y unas cuantas inconsistencias en el guion- que de un verdadero viaje cinematográfico.

Ray Kasten, un investigador de la Fiscalía de Distrito de Los Ángeles, vuelve después de trece años de haber renunciado, con la intención de reabrir el caso de asesinato de Carolyn, hija de su compañera y amiga, Jess Cobb. Un suceso que lo ha mantenido obsesionado por trece años y ahora clama por justicia, cuando parece haber localizado al presunto asesino.

Así que la narración salta en el tiempo, por medio de flashbacks al pasado en que ocurrió la trágica muerte que desencadena la acción, el misterio y la intriga, para volver al presente, cuando Ray reaparece para atar los cabos sueltos de sus suspendidas relaciones.

Secreto_de_una_obsesionLa premisa no suena mal, sin embargo en el transcurso de la película, uno no puede evitar preguntarse ¿cuál era la necesidad de hacer el remake de una cinta que apenas se vio hace unos pocos años? Y más aún si el refrito no logra captar la exquisita esencia de la original, ni atrapar al espectador como lo hiciera su antecesora, El secreto de sus ojos (2009), sin duda una de las grandes películas de los últimos años, un estupendo trabajo de Juan José Campanella, con las entrañables actuaciones de Ricardo Darín y Soledad Villamil, que dejó al público positivamente impactado, valiéndole varios reconocimientos, incluido el de la Academia con el Oscar a Mejor Película Extranjera, por encima incluso de la magistral La cinta blanca, de Michael Haneke.

Secreto_de_una_obsesion_Nicole KidmanPara su versión, Billy Ray logró armar un cuerpo actoral de primer nivel, uniendo en sus filas a Julia Roberts, en el desafiante papel de Jess -readaptado específicamente para ella-, una investigadora que encuentra el cuerpo de su hija brutalmente violada y asesinada; a Chiwetel Ejiofor (12 años de esclavitud), como un Ray por momentos un tanto inexpresivo, quien tras el desafortunado hallazgo no descansará hasta dar con la pista del asesino; un soplón para el FBI interpretado por Farzin (Joe Cole), un protegido intocable, por ser sus informes de mayor importancia en momentos cruciales de la lucha contra el terrorismo, tras los atentados del 11 de septiembre. Junto a ellos encontramos a Claire Sloane (Nicole Kidman), como una estirada abogada egresada de Harvard, que trabaja también en la Fiscalía.

Es, sin embargo, en la interpretación de dichos personajes donde se encuentra una de las importantes debilidades del film, ya que pareciera que los actores se quedan a medio camino y no terminan de adueñarse de su papel, por lo que finalmente no son del todo convincentes, y como resultado nos mantenemos alejados de sus motivaciones y emociones.

Secreto_de_una_obsesion_crítica de la películaLa relación romántica en el relato pasa inadvertida, debería tomar mayor importancia en el filme a pesar de ser éste un thriller, porque agregaría un punto extra que podría cautivar al espectador a lo largo de la historia. Sin embargo, la seducción que supuestamente debemos divisar entre Ray y Claire, un amor imposible que no llega a realizarse, no se aprecia en lo más mínimo, no se siente química entre ellos y no está suficientemente explorada para ser, al menos, un poco creíble.

Asimismo, la amistad de Ray con su compañero Bumpy Willis, a cargo Dean Norris, que nos regaló el memorable personaje de Hank Schrader, en la serie Breaking Bad, no está explotada en su máxima capacidad, y éste parece incluso desperdiciado, no se ahonda en su personalidad ni sabemos qué tipo de amistad les une.

Por obvias razones, el relato ha sido tropicalizado a los intereses y cultura norteamericana, utilizando asuntos tan recurrentes y actuales como lo es el terrorismo, situando el conflicto a escasos meses de los atentados del 9/11, lo cual a simple vista promete intriga sin pérdida, pero tampoco se saca provecho del tema y pronto cae en el olvido. Además, señalando al asesino como un fanático del béisbol, uno de los deportes más populares del país, da el pretexto para una toma panorámica de un partido que resulta llamativa. Ni aún con esos detalles que supondrían ser de gran interés para el espectador, Secretos de una obsesión mantiene el nivel en la trama para hacerla enigmática, por lo que, en conclusión, se llega a un resultado muy pálido, falto de sustancia y de contenido, sin conexión emotiva con el espectador.

Secreto_de_una_obsesion_peliculaEl soundtrack es uno de los mayores aciertos del film y fue creado especialmente para éste por Emilio Kauderer, un experimentado compositor cinematográfico con más de treinta años de carrera, con trabajos en películas como Miss Bala (2011), Los inocentes (2015), e incluso en la mencionada primera versión de esta cinta, El secreto de sus ojos. Su música tiene tintes atrayentes y sensitivos, acompañando atinadamente los momentos de acción y suspenso.

En definitiva, a Billy Ray le hizo falta detallar y cuidar más el guion para consolidar un film redondo y de mayor impacto. Tal vez, si uno no ha visto la original –cosa que en verdad recomiendo- puede ser que no encuentre tantas fallas en su versión; sin embargo, no pasa de ser una película más de suspenso, entretenida, pero completamente olvidable.

Tráiler:

Ficha técnica:

Secretos de una obsesión (Secret in their eyes),  EU, 2015.

Dirección: Billy Ray
Guión: Billy Ray (Novela: Eduardo Sacheri)
Fotografía: Daniel Moder
Música: Emilio Kauderer
Reparto: Chiwetel Ejiofor, Nicole Kidman, Julia Roberts, Dean Norris

Celia Sutton

Graduada del Master en Crítica Cinematográfica de AULA CRÍTICA

 

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios