Críticas

El sentido del honor y el sinsentido de la guerra

Onoda, 10.000 noches en la jungla

Onoda, 10.000 nuits dans la jungle. Arthur Harari. Francia, Japón, Alemania, Bélgica, Italia, 2021.

Cartel de Onoda 10.000 noches en la junglaLa historia de Hirō Onoda resulta cuanto menos enigmática: el soldado japonés que luchó en la Segunda Guerra Mundial y se negó a rendirse, viviendo en una guerrilla constante en la selva filipina durante tres décadas. No cabe duda de que es una de esas grandes historias idóneas para la gran pantalla. De hecho, el director y documentalista Werner Herzog, quien ha retratado como nadie la relación entre el ser humano y la naturaleza y ha portado su cámara hasta los rincones más inhóspitos del mundo, quedó fascinado con su aventura y pidió reunirse con él. Recientemente, ha publicado una pequeña novela que guarda sus memorias en un tono poético, El crepúsculo del mundo.

La ocasión para adaptar esta epopeya cinematográficamente la ha aprovechado el joven guionista y director francés Arthur Harari. Siendo su segundo largometraje, Onoda, 10.000 noches en la jungla ha cosechado éxito en su paso por los festivales, llegándose a proyectar en la inauguración de una de las secciones del festival de Cannes del año pasado.

El film acierta al haberse decantado por la lengua y actores japoneses, a pesar de las dificultades que pudiera suponer para el equipo durante el rodaje. En cuanto a su forma, Harari presenta una propuesta austera que rezuma clasicismo, con movimientos de cámara sutiles, encuadres precisos y composiciones equilibradas; aunque no duda en poner la cámara vacilante y usar aceleraciones en los momentos de tensión o conflicto. La narrativa también sigue una estructura clásica. El director francés reconstruye la historia de Onoda siguiendo, a grandes rasgos, el modelo básico de los relatos épicos del “viaje del héroe”, con resonancias órficas, centrando la mayor parte del largometraje en el descenso a los infiernos.

Onoda, 10.000 noches en la jungla - fotograma

Conocemos al soldado en su juventud (mundo ordinario). En su rebeldía y sus conflictos, se niega a realizar una misión kamikaze como piloto de avión por miedo a las alturas (rechazo de la llamada). Así, es reclutado por un ejército de inteligencia secreta y adiestrado en la supervivencia extrema por el comandante Taniguchi (encuentro con el mentor). En 1944 es llevado a la isla de Lubang para combatir el desembarco americano (mundo especial), pero al poco tiempo finaliza la guerra. Sin embargo, aislado en la selva, entiende toda noticia relacionada con la rendición como un engaño  yanqui  y decide resistir formando su propia guerrilla junto con otros cuatro supervivientes. De esta forma, Onoda pone en práctica los conocimientos para los que ha sido preparado: la supervivencia en la naturaleza, la resolución de conflictos en grupo, la guerrilla contra los lugareños y el existencialismo y la soledad, consecuencias de la guerra (catábasis).

La odisea guerrillera es una analogía del viaje interior que recorre el héroe en busca de su propia identidad, el cual culmina en la transformación del ser. Su última batalla será contra sí mismo, contra su integrismo ideológico, aceptando su propia rendición, lo que supondrá su muerte y renacimiento simbólico (apoteosis). Finalmente, el héroe vuelve a casa con la experiencia de aquello para lo que estaba destinado, pero sin lo que había ido a buscar, la victoria del imperio nipón, del mismo modo que Orfeo regresa sin Eurídice (Regreso).

Pero, ¿Es realmente un héroe?, ¿o es un loco al cual el fanatismo le deja obnubilado?

Onoda, 10.000 noches en la jungla - crítica

Onoda es un soldado que lleva al extremo el honor, la lealtad y el patriotismo. Pero estos valores quedan vacíos cuando sirven a los horrores de la guerra imperialista. No nos engañemos, su ciego servilismo le hizo quedarse hostigando durante 30 años a los lugareños de la isla filipina, esperando a unos enemigos que no existen y unos refuerzos que nunca vendrán. Nos recuerda, salvando las distancias evidentemente, a la absurdidad de los personajes beckettianos de Esperando a Godot. Y es que este es uno de los propósitos del director, mostrar la absurdidad de la guerra.

Para no caer en una glorificación del protagonista, que podría ser cuestionable, Harari se limita a describir los hechos de la historia con un estilo cercano al documental, dejándonos a los espectadores el acto de juzgar. Manteniéndose cercano y distante a la par, nos muestra la parte más humana de Onoda, su supervivencia rutinaria, ya sea en grupo o en solitario, al mismo tiempo que pone en evidencia el sentido de las guerras.

Onoda, 10.000 noches en la jungla - review

Tal vez, es el manejo del tiempo y del ritmo sea uno de los mayores logros de la cinta. Las hazañas que vemos son realmente un recuerdo de Onoda que el director nos muestra a través de un flashback, situándonos a los espectadores en un tiempo presente, conocedores del desenlace de un suceso pasado. De esta forma, nos hace observar la trama principal desde un punto de vista diferente. Además, condensa la historia hábilmente mediante la elipsis, alternando episodios y saltos de larga y corta duración, transmitiéndonos esa confusión perceptiva del tiempo que debe experimentar un hombre que permanece 10.000 noches en la jungla. Si el enfoque del film es principalmente descriptivo, este aspecto nos sumerge en la prisión temporal de Onoda.

A través de la historia de Onoda y exhibiendo un ejercicio clásico cinematográfico, Arthur Harari realiza un brillante alegato antibelicista, pero tratando en todo momento a su protagonista con un respeto conmovedor. Y es que sobre un mismo eje, el director consigue reflexionar sobre el sentido del honor y el sinsentido de la guerra.

 

Trailer:

Ficha técnica:

Onoda, 10.000 noches en la jungla (Onoda, 10.000 nuits dans la jungle),  Francia, Japón, Alemania, Bélgica, Italia, 2021.

Dirección: Arthur Harari
Duración: 173 minutos
Guion: Arthur Harari, Vincent Poymiro
Producción: Bathysphère Productions, To Be Continued, Pandora Film, Frakas Productions, Ascent Film, RAI Cinema, arte France Cinéma
Fotografía: Tom Harari
Música: Olivier Marguerit, Enrico Gabrielli
Reparto: Yuya Endo, Kanji Tsuda, Yûya Matsuura, Tetsuya Chiba, Shinsuke Kato, Inowaki Kai, Issei Ogata, Taiga Nakano, Nobuhiro Suwa, Mutsuo Yoshioka, Tomomitsu Adachi, Kyusaku Shimada, Angeli Bayani

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.