Críticas

William Turner, el pintor de la luz

Mr. Turner

Mike Leigh. Reino Unido, 2014.

Cartel de la película Mr. TurnerEs quizás, Joseph Mallord William Turner el pintor de visión más radicalista dentro del movimiento pictórico romántico, considerado una de las primeras vanguardias artísticas previa a la revolución de itmos. En el grupo de sus contemporáneos –Friedrich, Wilkie, Haydon, Constable– solo podemos hallar un referente en expresión y alcance subjetivo en las pinturas negras de Goya, también considerado romántico. Se dice que ambos estuvieron locos, lo que sí es seguro es, que en ambos, el arte se revela de una forma visceral y que tuvieron una intensa relación de amor-odio con sus acólitos y mecenas.

El último filme de Mike Leigh aborda la vida del gran maestro de la pintura paisajística británica. La misma abarca los últimos años en la vida de Turner, dando inicio con el regreso de uno de sus tantos viajes a Italia. Ubicada en la Inglaterra de inicios del siglo diecinueve, se centra en las relaciones del pintor con quienes le rodeaban o dependían de él. Su padre, una ex esposa, hijas, nietos, criadas-amantes o amigos, todos tratados con la misma practicidad desdeñosa por un Turner hosco, ensimismado y arisco, encarnado de forma magistral –aunque quizás demasiado gutural- por Timothy Spall, actor fetiche del director.

Mike Leigh es un cineasta de paisajes humanos, por lo general, tormentosos. Su filmografía está repleta de títulos que buscan desentrañar la compleja trama de la individualidad humana sin darnos resultados concretos. Su opera prima Momentos Sombríos (Bleak Moments, 1971) fue premiada en el Festival de Locarno, sin embargo no logró una amplia exhibición. A partir de 1973 realiza televisión, medio donde obtuvo gran experiencia –durante quince años- hasta que logra financiamiento para producir su segundo filme High Hopes (1988). Partidario de un método que rechaza el guion como construcción previa del filme, High Hopes es una pieza magistral de improvisación que sienta las bases de los temas recurrentes en su cine. Retrato minucioso de la sociedad británica, lleno de ironía y humor negro como la vida misma. Pululan en su filmografía personajes de todas las clases sociales, llenos de conflictos y siempre ubicados en el contexto actual al filme.

MR. turner, dirigida por Mike LeighSolo dos incursiones cinematográficas, ha tenido Leigh, en la época victoriana. La primera con Topsy-Turvy (1999) una biopic del dúo compuesto por el libretista W.S. Gilbert y el compositor Arthur Sullivan, ampliamente reconocido en la Inglaterra de aquella época por sus operetas. Un interesante retrato en clave de comedia musical sobre los desacuerdos de la dupla creativa. Es en este filme que se muestra por primera vez el interés de Leigh por los descubrimientos vistos en perspectiva. En Topsy-Turvy, el padre de Gilbert dice refiriéndose al reciente invento del teléfono “esto sólo causará la remota erosión de la palabra escrita”, su visión retrograda es, quizás, la personificación de una sociedad siempre cuestionada por el director. Al cabo de unos minutos Arthur Sullivan descubrirá la pluma estilográfica -con depósito para tinta- de la mano del agente Richard D’Oyly. Su expresión curiosa solo atina a preguntar: ¿Qué será lo siguiente que inventen?

En Mr. Turner –su segunda incursión en esta época- le toca el turno a la fotografía. Un invento sobre el cual el pintor hace muchísimas preguntas al técnico que lo atiende. Algunas con respuestas, otras todavía permanecían en el misterio. ¿Por qué la fotografía era en blanco y negro? Era un misterio. Como una observación premonitoria dice William, en voz baja para sí mismo y la cámara, “así será por mucho tiempo”. Turner ve el peligro de la fotografía. En menos de lo que toma tararear el primer verso del “Va pensiero” de Nabucco, le han hecho una fotografía que lo lleva a temer que él también está acabado. Toda la tradición pictórica paisajista se ve acechada por este nuevo medio, que refleja la realidad en menos tiempo y con mayor nitidez.

La película es una excelente pieza de reconstrucción de un personaje desde un perspectiva personal y con algunas licencias poéticas. Denota ser la obra de autores consagrados en el cine como Leigh y su director de fotografía Dick Pope, quienes llevan colaborando desde los años noventa y han realizado trabajos de la talla de Secretos y mentiras (Secrets and Lies, 1996), la anteriormente mencionada Topsy-Turvy o Vera Drake (2004).

Escena de Mr. TurnerLa fotografía de Pope nos revela el mundo desde la propia perspectiva del pintor. La paleta del filme, configurada en tonos crepusculares y ocres, se perfila con el mismo misterio brumoso que sus cuadros, mientras que al interior una suave pero sólida luz baña los cuerpos en movimientos. Turner era llamado “el pintor de la luz”, y Pope intenta emularlo con resultados encomiables. Una excelente obra de recreación de un universo pictórico que tiene como epílogo la locura –al decir de la crítica de la época- de Lluvia, vapor o velocidad (1844) o Amanecer con monstruos marinos (1845).

Pero nuestro director no se va tan lejos. Apropiado de la fórmula del género biográfico nos muestra en una narrativa lineal clásica el declive del pintor de una forma que en ocasiones parece conservadora, aunque no lo es para nada. Su capacidad para revelar caracteres en diálogos inteligentes, su habilidad innata como narrador y su preocupación en los detalles, le dan el giro personal a la receta que implementa. Agregando en este filme –como en toda su carrera- una natural habilidad en el manejo y selección de actores. Sus filmografía esta repleta de grandes histriones y en este caso la más notable, una Dorothy Atkinson en el papel de la asistenta que le servía al pintor como amante ocasional.

Solo una cosa le cuesta a Mike Leigh, y es ser breve. Es el punto débil de este filme y otros nombrados como Topsy-Turvy o Secretos y mentiras. Ciento cincuenta minutos es demasiado aunque el filme merezca el tiempo empleado. En Mr. Turner, atenta contra la percepción final, por la agonía que suponen ciertas reiteraciones y evocaciones visuales. Fácilmente se hubiera podido prescindir de treinta minutos de metraje sin que el filme sufriera mayores consecuencias.

Tráiler:

Ficha técnica:

Mr. Turner ,  Reino Unido, 2014.

Dirección: Mike Leigh
Guión: Mike Leigh
Producción: Focus Features International (FFI) / Film4 / Thin Man Films / Xofa Productions
Fotografía: Dick Pope
Música: Gary Yershon
Reparto: Timothy Spall, Jamie Thomas King, Roger Ashton-Griffiths, Robert Portal, Lasco Atkins, John Warman

Gretel Herrera

Graduada del Master en Crítica Cinematográfica de AULA CRÍTICA

 

Un comentario para “Mr. Turner”


Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios