Críticas

Salamanca, 1936

Mientras dure la guerra

Alejandro Amenábar. España/Argentina, 2019.

Mientras dure la guerra, cartelMientras dure la guerra es el séptimo largometraje del director Alejandro Amenábar y llega a las pantallas tras la tibia acogida que tuvo su anterior título, Regresión (2015). Lejos quedaban ya sus dos primeras películas, Tesis (1996) y Abre los ojos (1997), e incluso los grandes éxitos de la pasada década, Los otros (2001), Mar adentro (2004) y Ágora (2009). Ahora bien, Mientras dure la guerra ha llegado a las pantallas en un momento muy oportuno, pero no es, ni mucho menos, una cinta oportunista, y no cabe duda de que va a ser un film que pase a formar parte de nuestra memoria colectiva. Amenábar se ha atrevido a abordar uno de los episodios más controvertidos y simbólicos de la Guerra Civil española: el enfrentamiento entre Miguel de Unamuno y el general José Millán Astray en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca, el día 12 de octubre de 1936, durante la celebración del Día de la Raza. Es un episodio contado muchas veces en las Facultades de Letras y que pone en evidencia las complicadas relaciones que se establecen siempre entre los intelectuales y el poder. De hecho, ese mismo episodio ya había sido llevado al cine por Manuel Menchón en La isla del viento, que contaba, sobre todo, el destierro de Unamuno en Fuerteventura durante la dictadura de Primo de Rivera. En la película de Menchón, quien interpretaba a Unamuno fue José Luis Gómez; en la de Amenábar, es Karra Elejalde quien da vida al gran intelectual vasco.

Unamuno, además de muchísimas otras cosas (filósofo, poeta, novelista, catedrático, rector…), siempre fue una figura polémica y controvertida, y sorprendió a muchos su apoyo inicial al golpe militar que pretendía derrocar al gobierno de la República. Unamuno no sobrevivió al primer año de la contienda (murió el 31 de diciembre de 1936) y pasó sus últimos meses de vida recluido en su casa, a raíz precisamente de su encontronazo con Millán Astray, lo que provocó su destitución como rector de la Universidad de Salamanca.

Ha sido todo un acierto escenificar aquel momento concreto de la Historia de España. No es Mientras dure la guerra una película que analice el conflicto desde una perspectiva global, sino que se centra en dos episodios concretos, pero convergentes, de los inicios de la Guerra Civil: las maniobras de Franco para conseguir el mando único dentro de los militares sublevados y el conflicto interior que vivió Unamuno durante los primeros meses de la contienda, y que estalló precisamente en la celebración del Día de la Raza. No se conservan documentos de aquel discurso, pues fue improvisado, ya que no estaba prevista su intervención, pero sí se conservan algunas anotaciones de Unamuno en el envés de la carta que le entregó Enriqueta Carbonell, esposa del pastor protestante Atilano Coco, amigo de Unamuno y fusilado en diciembre de 1936 por ser masón.

Todo el reparto se encuentra en estado de gracia, si bien el peso recae fundamentalmente en los personajes de Unamuno, Franco y Millán Astray, interpretados, respectivamente, por el ya citado Elejalde, Santi Prego y Eduard Fernández. Les acompañan, entre otros, Nathalie Poza (Ana Carrasco, esposa del alcalde de Salamanca), Tito Valverde (general Cabanellas), Luis Bermejo (Nicolás Franco), Patricia López Arnaiz (María de Unamuno), Inma Cuevas (Felisa de Unamuno), Carlos Serrano-Clark (Salvador Vila), Luis Zahera (Atilano Coco), Ainhoa Santamaría (Enriqueta Carbonell), Mireia Rey (Carmen Polo) y Luis Callejo (general Mola).

Debo reconocer que me sorprendió la elección de Karra Elejalde, pero, en cuanto aparece en escena, se convierte en Unamuno y uno se olvida por completo del actor que hay bajo el maquillaje. Santi Prego, actor de amplísima trayectoria que casi siempre nos había pasado inadvertido, compone un Franco muy contenido, pero determinado y ambicioso, más cerca del Juan Diego de Dragón Rapide (Jaime Camino, 1986) que del Juan Echanove de Madregilda (Francisco Regueiro, 1993). Pero, sin duda, quien construye un personaje inmenso casi desde la nada es Eduard Fernández, ya que hay muchas imágenes de Millán-Astray pero no se conservan registros sonoros. La mejor presentación es la suya, ya que aparece por primera vez vestido de paisano, a su regreso del exilio argentino, montado en un coche. Cuando pasa al lado de una columna de legionarios, comienza a cantar su himno. En una entrevista, el actor afirmó “que debió ser un personaje muy histriónico, cachondo y que podía dar miedo en un momento dado”.

Hay concentración temporal y espacial del relato y la ciudad de Salamanca se convierte en un personaje más. Todos los elementos que rodean la película resultan muy acertados, desde el título (que hace alusión a una cláusula del documento que concede el mando único a Franco) hasta el cartel, que muestra una bandera que jugará un papel muy simbólico dentro del film. La película empieza con la imagen de una bandera, en la Plaza Mayor de Salamanca, el 19 de julio de 1836, y acaba con la imagen de otra bandera muy distinta. Amenábar ha intentado conseguir la equidistancia, y puede que de ahí le vengan muchas críticas, del hecho de no haber cargado las tintas contra Franco. Pero es en ese retrato de Franco donde encontramos uno de los grandes aciertos del film. No presenta a Franco como un monstruo, sino como un militar anodino, insulso, sin carisma, con una ambición desmedida, eso sí, y capaz de todo con tal de conseguir el poder.

En cambio, Unamuno representa en sí mismo la esencia de España, contradictoria y polémica, muchas veces envidiosa. Ver Mientras dure la guerra supone un buen ejercicio de memoria y reflexión, pero también la creación de un espacio para el diálogo y el debate entre esas dos Españas que, lamentablemente, parecen seguir existiendo ahora más que nunca.

Tráiler:

Ficha técnica:

Mientras dure la guerra ,  España/Argentina, 2019.

Dirección: Alejandro Amenábar
Duración: 107 minutos
Guion: Alejandro Amenábar y Alejandro Hernández
Producción: Alejandro Amenábar, Fernando Bovaira, Domingo Corral y Hugo Sigman
Fotografía: Alex Catalán
Música: Alejandro Amenábar
Reparto: Karra Elejalde, Eduard Fernández, Santi Prego, Nathalie Poza, Tito Valverde, Luis Bermejo, Patricia López Arnaiz, Inma Cuevas, Carlos Serrano-Clark, Luis Zahera, Ainhoa Santamaría, Mireia Rey, Luis Callejo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.