Críticas

El camino del exceso

Los diarios del ron

The Rum Diary. Bruce Robinson. EUA, 2011.

Los diarios del ronJohnny Depp viaja nuevamente por el camino de los excesos en esta película, basada en la novela de Hunter S. Thompson, camino que ya exploró en la película Miedo y asco en Las Vegas (Fear and Loathing in Las Vegas, Terry Gilliam, 1998), basada igualmente en una novela del mismo autor.  Kemp (Depp) consigue un trabajo como reportero en el San Juan Daily News de Puerto Rico, y a pesar de no ser el trabajo con el que soñaba, será consciente, en sus momentos sobrios, de la transformación que ese entorno repleto de contrastes está provocando en su percepción de los hechos y en la necesidad de transmitir su particular visión de ese mundo. Kemp no deja de ser un alter ego del autor Thompson, cuyo periodismo fue etiquetado con el nombre de gonzo: aquel periodismo en el que el contexto devenía más importante que el propio texto, los ambientes sobresalían por encima de los hechos y, por tanto, la manera en que el texto se redactaba pasaba a un segundo plano.

Y es precisamente esto lo que es Los diarios del ron: una afectación del ser que se acrecienta por el efluvio etílico que domina la sangre del reportero. Una apatía que despierta por un entorno a ratos paradisíaco, que está siendo objeto de la extorsión por parte de los magnates inmobiliarios, exentos de escrúpulos y faltos de respeto a la población local.

The Rum DiaryKemp retrata con sus ojos y su cámara las injusticias que rodean el escenario de sus crónicas, pero su dependencia del alcohol diluye sus sentidos y batalla con una conciencia, que cuando no está aletargada por el ron, le atormenta, a la vez que le motiva en sus momentos sobrios. Las encrucijadas morales y emocionales vendrán de la mano de Sanderson (Aaron Eckhart) y su novia Chenaut (Amber Heard), quienes ponen al protagonista en conflicto con sus sentimientos.

La escena donde se esconde la acérrima crítica del autor le corresponde al editor del periódico, el Sr. Lotterman (Richard Jenkins), quien con un soliloquio sobre el gran engaño que es el sueño americano pretende despojar a Kemp de cualquier ansia de trasladar al periódico las situaciones injustas. Varios temas se denuncian en la película: los abusos inmobiliarios, las penurias que sufre la población local, la explotación de los recursos de un país para beneficios de un tercero, la transformación de la tierra en un paraíso capitalista…  El trasfondo político está presente durante toda la historia: las elecciones americanas de los años sesenta donde se enfrentaron Richard Nixon y John F. Kennedy, las revueltas de los puertorriqueños ante el trato que les propinaba el gobierno de los Estados Unidos y una bizarra representación del nazismo, satíricamente incluida en el personaje de Moberg (Giovanii Ribisi), sitúan en un contexto temporal muy concreto las vivencias de Kemp.

La población local está representada en contraste con el ciudadano norteamericano de primer nivel que acude a la isla: las chabolas, la mendicidad infantil, la precariedad laboral, las clandestinas peleas de gallos y la creencia en el vudú nos muestran una población afectada, dolida y rencorosa con su estatus de Estado libre asociado, ya que éste no le reporta ninguna salida, y viven anclados en una situación social y laboral precaria, que el magnate y el hombre de negocios estadounidense aprovecha para obtener sus propios beneficios.

Fotograma de Los diarios del ron El film triunfa en su vis cómica donde consigue momentos memorables gracias a unos brillantes Michael Rispoli y Giovanni Ribisi, que acompañan a Depp mostrando las secuelas de la degradación del ser humano como consecuencia del abuso del alcohol.

Es grato recordar que aún cuando Johnny Depp no está caracterizado y no puede, por tanto, recurrir a su habitual maquillaje, su semblante serio y observador puede llegar a ensamblar unas escenas de las más divertidas vistas últimamente en el cine. A destacar la secuencia etílica que se inicia en el Café Cabrones, que desemboca en una memorable sucesión de esperpénticos planos, que justifican sobradamente su inclusión en el género de comedia. El resto de la trama se sostiene, aunque en ocasiones -quizá por las expectativas que generan las logradas situaciones humorísticas- decae su pulso narrativo.

Bruce Robinson refleja, con movimientos de cámara peculiares y gran acierto, la podredumbre y carencias que acompañan las andanzas de su protagonista. Los planos interiores captan la esencia de la suciedad que impregna los diferentes escenarios: la redacción del periódico y, en especial, el piso cochambroso que comparten Sala (Rispoli) y Kemp son una muestra de su gran puesta en escena y del selectivo cuidado de los ambientes. Por el contrario, los planos generales revelan la opulenta belleza del Caribe, su vegetación y sus apacibles condiciones climáticas. La cámara sabe captar el entorno de contrastes de Puerto Rico, donde lo paradisíaco se mezcla con la pobreza, mostrando, a través de la mirada de Kemp, cómo la amenaza del colonizador capitalista se cierne sobre los territorios vírgenes.

Los diarios del ronCon personajes que rozan la caricatura, bañados en grandes ingestas de ron, la película pretende ofrecer un alegato contra el sueño americano y una apuesta por la denuncia social. Johnny Depp no supo entender la fría respuesta de la crítica y del público a este nuevo proyecto, pero si algo no puede negársele a este actor es el continuar arriesgando y apostando con su participación en películas, cuanto menos, interesantes.

Los diarios del ron pierde la comicidad lograda con el espectador, apostando firmemente por una seria denuncia social con un trasfondo político, en el que Bruce Robinson, director y coguionista con el propio Thompson suavizan la lacra del antihéroe de la novela, con un epílogo que parece encerrar el nacimiento de otra historia, la de una esperanza.

Quizá el desarrollo de la trama no case bien con las surrealistas deformaciones de la realidad incitadas por sus personajes en sus juergas etílicas, provocando que las opiniones acerca del film sea diversas, en función de si queremos ver la botella medio vacía o medio llena.

Trailer:

Ficha técnica:

Los diarios del ron (The Rum Diary),  EUA, 2011.

Dirección: Bruce Robinson
Guion: Bruce Robinson
Producción: FilmEngine, GK Films, Dark & Stormy Entertainment, Infinitum Nihil
Fotografía: Dariusz Wolski
Música: Christopher Young
Reparto: Johnny Depp, Aaron Eckhart, Michael Rispoli, Amber Heard, Richard Jenkins, Giovanni Ribisi, Amaury Nolasco, Marshall Bell, Bill Smitrovich,

Una respuesta a “Los diarios del ron”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *