Críticas

La luz que ilumina la verdad del amor

Liz en septiembre

Fina Torres. Venezuela, 2014.

Cartel de la película Liz en septiembreLiz en septiembre de Fina Torres está basada en Last Summer at Bluefish Cove de Jane Chambers, que se convirtió en una obra importante del teatro de temática lésbica en Estados Unidos después de su exitoso estreno en Los Ángeles, en 1981. Judy Miller, quien produjo ese montaje, figura también entre los productores de la película venezolana.

La protagonista de Liz en septiembre es una joven que decide dejar a su marido al enamorarse de otra mujer que tiene cáncer sin que lo parezca, a la que conoce junto con sus amigas en una playa del Caribe. Es uno de esos lugares en los que la naturaleza y la luz tropical iluminan la vida con una intensidad que no soporta una cotidianidad desabrida como la de la esposa, y que junto con la enfermedad de la persona amada, y el recuerdo de la muerte de un hijo, dan una profundidad existencial al descubrimiento sexual de Eva.

El amor y la muerte tienen un correlato en la luz. Por una parte está el blanco que llena de una luminosa pureza estéril el lecho matrimonial de Eva y el hospital al que llevan a la aventurera Liz. Está asociado con el recuerdo de la muerte del hijo y la amenaza mortal de la enfermedad. En cambio, la luz de la playa ilumina los colores de una vida intensa y fugaz, en la que Liz sumerge a Eva y en la que ambas descubren una verdad sobre sí mismas.

Fotograma de Liz en septiembreLa película podría ser vista así como un regreso de la cineasta a los temas de su ópera prima, Oriana, ganadora de la Cámara de Oro en el Festival de Cannes en 1985. En ese filme, María, la protagonista, también tiene una experiencia que sacude su vida gris de casada en Francia. Ocurre cuando regresa a la casa de su tía, en otra playa de Venezuela, y recuerda al misterioso hombre prohibido que le hizo descubrir lo que es la sexualidad y lo que es ser mujer, y también la historia del amor de su tía, imposible bajo el orden patriarcal.

Hay también en Liz en septiembre un juego parecido al de las miradas de Oriana, que hacen que María adopte el punto de vista óptico de su tía y pone al espectador en el lugar desde el que miran las dos. La película comienza con Liz hablándole a la cámara, con palabras que parecen dirigidas al público en vez de al otro personaje, y cuando Eva dirige la mirada a una Liz que le atrae por su enérgica belleza de deportista al ejercitarse, el plano de Liz está hecho desde un ángulo que pone al espectador en el lugar de Eva para hacerle partícipe del efecto seductor. Si en Oriana el adoptar el mismo punto de vista es una manera de subrayar que la experiencia de descubrirse a sí misma en la iniciación sexual con un hombre puede ser la misma en Oriana, María y todas las mujeres del público que han pasado por ella, en Liz en septiembre se abre la posibilidad de que ese descubrimiento se dé con otra mujer.

Liz en septiembre - ImagenAl comienzo incluso hay un rasgo de estilo que recuerda a Terrence Malick: la voice over de los dos personajes principales, que reflexionan con palabras sencillas en contrapunto con las imágenes. Liz expresa así una negación de la existencia de Dios, en la que puede percibirse un eco de la rebeldía de Oriana contra el orden patriarcal. Eso y el juego de las miradas crean la expectativa de que la manera de contar la historia estará al altura de la ópera prima de Torres. Pero el lugar común de fijar un plazo con una apuesta establece que la narración se desarrollará de acuerdo con las pautas del cine clásico, no de los juegos de la modernidad.

Por eso Liz en septiembre es quizás la mejor obra de la directora de filmes como Woman on Top (2000) de Fox Searchlight, con Penélope Cruz en el papel principal, y Habana Eva (2010), ganador del premio a la mejor película en el Festival de Cine Latino de Nueva York, no de la realizadora exquisita de Oriana. Al igual que sus personajes, la rebelde Fina Torres parece haberse negado a ser la directora que se esperaba que fuera a partir de su ópera prima.

Trailer:

Ficha técnica:

Liz en septiembre ,  Venezuela, 2014.

Dirección: Fina Torres
Guión: Fina Torres, basado en la obra de teatro Last Summer at Bluefish Cove de Jane Chambers
Producción: Fina Torres, Laura Oramas, Judy Miller, Liz Mago Bosch
Fotografía: Celiana Cárdenas, Rodrigo Pulpeiro, Gerard Uzcátegui
Reparto: Eloísa Maturén, Patricia Velásquez, Mimí Lazo, Danay García, Arlette Torres, Elba Escobar, Sheila Monterola, María Flores Flores

Pablo Gamba

 

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios