Reseñas de festivales 

L’Enfant d’en haut

Una película que no es fácil de digerir, especialmente para los muchos espectadores que son sensibles a los niños en condiciones de injusticia y sufrimiento.

Simon tiene doce años y vive solo con su hermana, quien recientemente ha perdido su empleo. Este niño, religiosamente, como si fuera un empleo, sube todos los días a un centro de ski en los Alpes suizos donde roba esquíes y distintos accesorios a la gente de dinero.

Las actuaciones son impecables, el niño interpretado por Kacey Mottet Klein logra transmitir la inocencia que debería caracterizar a una persona de su edad, pero también toda la corrupción necesaria para robar y negociar luego la venta del botín. Louise, interpretada por Léa Seydoux (Medianoche en París, Midnight in Paris, Woody Allen 2011 y Malditos bastardos, Inglourious Basterds, Quentin Tarantino, 2009, entre otras), da vida a un personaje que podría tener entre quince y treinta años, característica tan importante para que el guion nos convenza.

L’Enfant d’en haut denuncia la frivolidad y derroche de dinero característicos de los centros de esquí. Para los que tenemos la visión turística, este es un costado totalmente desconocido. Existe también esa clase social suiza que consume las sobras del derroche y trabaja en los chalets más caros, rebuscándose la vida como pueda en un lugar dónde el costo de vida es altísimo.

Toca también temas fuertes con los que pocos directores se animan: mujeres que reniegan la maternidad, el aborto, cuándo se considera que quizás no está tan mal robar y la desolación de los niños a los que les falta una familia que los contenga.

Una grata sorpresa al ver que el cine suizo se atreve a tocar estos temas, y de una forma prolija y cuidada en las actuaciones y en los diálogos. Pese a que el film fue filmado en un lugar con paisajes paradisíacos, estos no son los que se muestran. La directora justamente nos quiere mostrar otro paisaje: la falta de trabajo, las familias disfuncionales, los robos y la corrupción de los niños y adultos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *