Críticas

La vida después de la muerte

La desaparición de Eleanor Rigby

The Disappearance the Eleanor Rigby. Ned Benson. EUA, 2014.

La desaparición de Eleanor Rigby_cartel “Eleanor y Conor forman una pareja que todos admiran. Parecen muy enamorados, pero un día un golpe del destino afecta a su matrimonio. Esta pareja neoyorquina debe tratar de comprenderse a la vez que sobrelleven su duelo e intentan resucitar su amor y recuperar su vida”. Esta sinopsis de La desaparición de Eleanor Rigby, al igual que las críticas como “Una de las historias de amor más románticas”, no necesariamente animan a ver la película, ya que se parece demasiado a un clásico Hollywood chick-flick. Lo sorprendente, afortunadamente, es que la película no es lo que parece. Sí, es una historia romántica, pero en el sentido más íntimo, profundo y doloroso de la palabra.

A lo largo de la cinta desconocemos el episodio drámatico que pone fin a la vida brillante y feliz de la pareja, pero por los flashbacks se puede deducir que su hijo ha muerto.  El escritor y director Ned Benson dice que fue una decisión importante no mostrarlo en la pantalla porque quería tratar el amor de esta pareja, no tanto la tragedia que les había ocurrido: “Me interesaba explorar su conducta como consecuencia de un evento trágico y de qué manera esto afecta a su relación”. Los dos están destrozados, pero mientras Conor (James McAvoy) intentra superar la tragedia, Eleanor (Jessica Chastain) se convierte en una muerta viviente y huye de su marido a la casa de sus padres. Se apunta a la universidad para acabar los estudios que había dejado e intenta olvidar su antigua vida. “Todas las personas solitarias, ¿de dónde vienen? Todas las personas solitarias, ¿cuál es el lugar al que pertenecen?” cantaron alguna vez los Beatles en la canción Eleonor Rigby, el nombre que Benson ha puesto a su protagonista, o más bien el que los padres de Eleanor deciden dar a su hija en homenaje a esta canción. Según el director “Eleanor y Conor representan cualquier pareja de hoy”. El filme captura de una manera inspiradora una historia de las que la vida real está llena y demuestra cómo se puede reaccionar de forma tan diferente a las experiencias compartidas.

La desaparición de Eleanor Rigby_imagenUno de los elementos del guion más interesantes es cómo responde el entorno a la grave situación de la pareja. Los papeles de los personajes secundarios son desempeñados por un reparto muy especial y talentoso, y cabe señalar que contribuyen tanto a la historia como a los protagonistas. El padre de Eleonora (William Hurt), un profesor y psiquiatra, le ofrece su ayuda profesional, pero ella lo rechaza. Intentando desesperadamente conectar con su hija y sintiendo una impotencia frustrante, dice: “La tragedia es un territorio extranjero, no sabemos como hablar con los nativos”. Así que lo único que le queda es contarle cuánto sufrió cuando en una ocasión creyó perderla en el mar. Es su manera de demostrarle que entiende sus sentimientos. La relación de Eleanor con su madre (Isabelle Huppert) es difícil porque ella aún está intentando reconciliarse con la vida a la que renunció para ser madre. En una escena muy conmovedora, la madre le dice a Eleanor: “Nunca quise ser madre” que puede significar que ella padece al ver que su hija sufre tanto. Finalmente, debe ser mencionado el personaje de la profesora Lillian Friedman (Viola Davis). En la película, ella es la única que desconoce la tragedia sufrida por la pareja. Ni siquiera sabe lo que está ocurriendo entre Conor y Eleanor. Sin embargo, nunca presiona a Eleonor para que le cuente algo, y esto a Eleanor le gusta porque el resto del mundo sabe exactamente lo que ocurrió y la tratan en consecuencia. Parece que ambas mujeres se reconocen, que existe entre ellas una cierta comprensión que es lo que les permite convertirse en amigas.

La desaparición de Eleanor Rigby_fotograma Otro aspecto del guion que llama la atención es que deja a los protagonistas experimentar altibajos, mientras hacen esfuerzos por rescatar la vida y el amor que tuvieron.  Hay momentos en los que intentan reconectar el uno con el otro, por ejemplo en la escena cuando conducen bajo la lluvia, pero resulta que todavía es demasiado pronto. Luego, en la secuencia en que Eleanor regresa a su apartamento, y ella y Conor, juntos, se vienen abajo, es la primera vez que los vemos entenderse y hablar el mismo idioma desde que se separaron. Y aunque enseguida ella se va a Francia, no se dan por vencidos, no se abandonan para siempre. En el mundo de hoy, lleno de los productos desechables, al igual que relaciones fáciles y superficiales, lo que ofrece la película es una mirada única y esperanzadora.

Cabe destacar que  se estrenó por primera vez en el Festival de Cine de Toronto en dos piezas separadas, tituladas Él y Ella. Sin embargo, a pesar de las entusiastas reseñas que obtuvo, por motivos diversos el equipo decidió intentar fundir ambas versiones en una: Ellos. “El resultado nos sorprendió muchísimo, sobre todo después de enviarlo a Cannes  y ser seleccionados. Me pareció una locura”, cuenta el director. Jessica Chastain añade: “Lo deseable sería que a los espectadores les entren ganas de ver las otras dos una vez vista la versión que mezcla ambas”.

La desaparición de Eleanor Rigby es una película desgarradora y conmovedora, pero a la vez sabia, profunda y esperanzadora. Nos demuestra que aunque parezca más fácil tratar la vida como “utilizar y tirar”, el amor auténtico se demuestra tratando de arreglar las relaciones dolorosas y difíciles e intentando entender cómo los demás lidian con una tragedia compartida.

Tráiler:

 

Ficha técnica:

La desaparición de Eleanor Rigby (The Disappearance the Eleanor Rigby),  EUA, 2014.

Dirección: Ned Benson
Guión: Ned Benson
Producción: Casandra Kulukundis, Ned Benson, Jessica Chastain, Todd J. Labarowski, Emanuel Michael
Fotografía: Christopher Blauvelt
Música: Son Lux
Reparto: Jessica Chastain, James McAvoy, Nina Arianda, William Hurt, Isabelle Hupert, Viola Davis, Bill Hader, Ciarán Hinds

Karolina Ginalska

Graduada del Master en Crítica Cinematográfica de AULA CRÍTICA

 

2 comentarios para “La desaparición de Eleanor Rigby”

  1. nelly gonzalez

    La historia me trastoca pero hubiera gustado que se le diera mas importancia a la pérdida, tal vez solo el vivir una experiencia similar llega a cobrar sentido de la historia.

    Responder
    • Natalia

      Entonces, no entendiste el concepto básico del film. Habla de ver mas allá de la pérdida, y centrarse en la vida, y el camino para regresar a ella.

      Responder

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios