Críticas

Pirotécnicas infernales

Ira de titanes

Otros títulos: Furia de titanes 2.

Wrath of the Titans. Jonathan Liesbeman. EUA, Reino Unido, 2011.

Cartel de la película Ira de titanesLos relatos de las antiguas mitologías constituyen una inagotable materia prima para el cine. En ellos ocurren infinitas combinaciones en las cuales héroes y villanos se enfrentan en pintorescas luchas, en las cuales emplean todo tipo de ardides para vencer. Muchas de las historias tienen que ver con jornadas épicas, donde el héroe se enfrenta a los peligros, a medida que navega por los mares, atraviesa desiertos, escala montañas y se adentra en las profundidades de la tierra.

Perseo es uno de estos seres, mitad hombre, mitad Dios, protagonista de la máxima hazaña: la derrota de la Medusa, ese ser terrible que petrificaba con su mirada. Para ello utilizó tres elementos: la ayuda de los dioses, manifestada en implementos divinos que lo hacían invisible; su arrojo y su valentía, que le permitían enfrentarse a los grandes peligros y su malicia e inteligencia, con las cuales engañó a la terrible mujer. Estos tres elementos, propios de los grandes héroes mitológicos e incluso históricos, se prestan maravillosamente para el cine. El espectador disfruta y vive las hazañas. En esta forma se identifica con sensaciones de poder, de fuerza, de valentía, de arrojo y de habilidad mental al alcance de la mano, situaciones que puede vivir como si fueran reales.

Ira de titanesPienso que eso explica en buena parte el éxito espectacular de Ira de Titanes ante el público. La historia de Perseo, con su caballo alado y su carácter reservado y prudente, que no manipula a los demás hombres para lograr sus proyectos, con alto sentido de compromiso una vez que emprende sus jornadas gloriosas, será siempre atractiva. No en vano los antiguos lo situaron en el cielo, como un conjunto de estrellas junto a algunos de sus compañeros de aventura. La tecnología del cine 3D y los efectos especiales permiten contar espectacularmente esta historia de dioses y hombres, en la cual se enfrentan el cielo, el infierno y el mar. El ambiente es el de unos dioses cansados, divididos, en decadencia. Aunque son  inmortales y enormemente poderosos, necesitan de los hombres para sobrevivir y poder enfrentar la furia de monstruos y titanes gigantescos que han desatado con sus odios y rencores. Hasta Zeus, el dios padre, es incapaz de sobrevivir sin la ayuda de sus hijos, los seres humanos dotados, ante todo de sensibilidad y creatividad.

Furia de titanes 2Dicho esto, se trata de una historia que atrae por su pirotecnia, por la continua combinación de efectos y de movimientos, más que por las actuaciones de los personajes o por los diálogos. Los acontecimientos se suceden de forma relativamente lineal y previsible, dejando poco espacio para que el espectador experimente inquietudes o desafíos. Es cuestión de presenciar el espectáculo de colores, truenos, fuegos y luces. El tártaro, el gran espacio infernal, por ejemplo, se presenta como un escenario de naturaleza mecánica, en el cual se desplazan los elementos como piezas de una gran estructura, perdiéndose oportunidades para introducir el misterio, la frustración, la oscuridad, el silencio, la soledad, y así aportar sustancias interesantes que equilibren a las explosiones y al dinamismo. El Olimpo, el gran espacio divino, el cielo, carece enteramente de belleza y se presenta como un sitio rocoso, frío, en el cual es apenas natural que el padre Zeus se sienta derrotado y abandonado. El tercer elemento, el mar, no logra fluir como protagonista de esta historia de lucha de elementos y simplemente se deshace con la muerte de Poseidón.

Imagen de Furia de titanes 2En el plano más humano hay un par de historias entretejidas con las luchas titánicas, pero se dejan apenas insinuadas, ante la carencia de espacios para la actuación, atropellada como está por la impetuosidad de las iras divinas. De todas formas se cuenta con un excelente elenco y ello se nota.

Debe destacarse el vestuario y el maquillaje de los personajes, especialmente de los que representan a los seres divinos. En la cinta hay riqueza de herramientas y de accesorios que complementan a los personajes, embelleciendo esas sensaciones tan mecánicas que dejan las explosiones y los movimientos.

Ira de Titanes se puede destacar como una cinta atractiva por la espectacularidad de la acción y por su ritmo y por plantear el tema del desgaste de los dioses, que no deja de ser sugestivo en esta época de las grandes fantasías, en las cuales se diviniza el materialismo, un dios sin fondo suficiente, que se puede derrumbar por el puro aburrimiento de sus creyentes, aunque quizás lo haga fastuosamente, desatando una lucha de titanes enjaulados y reprimidos, en medio de una gran pirotecnia divina, que para el caso, tendría grandes parecidos con las guerras humanas.

Tráiler:

Ficha técnica:

Ira de titanes  / Furia de titanes 2 (Wrath of the Titans),  EUA, Reino Unido, 2011.

Dirección: Jonathan Liesbeman
Guion: David Leslie Johnson, Dan Mazeau, Greg Berlanti, Steven Knight
Producción: Basil Iwanyk, Polly Cohen Johnsen
Fotografía: Ben Davis
Música: Javier Navarrete
Reparto: Jean- Sam Worthington, Rosamund Pike, Toby Kebbell, Ralph Fiennes, Liam Neeson, Edgar Ramírez, Bill Nighy, Danny Huston

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.