Críticas

Tómalo o déjalo

Hipócrates

Otros títulos: Hipócrates: el valor de una promesa, Hippocrates: Diary of a French Doctor.

Hippocrate. Thomas Lilti. Francia, 2014.

Uno de los grandes dilemas de la cultura occidental contemporánea es el debate entre lo que está bien y aquello que no. Por supuesto, no enfocado en lo estrictamente natural, sino en todo aquello que hacemos y decimos. O al menos, en que mínimamente coincida eso que decimos con nuestras acciones. Allí es cuando entra en juego la hipocresía, aspecto del que muchos individuos hacen abuso para poder conseguir ventaja sobre otros. El argumento de Hipócrates gira alrededor de esta temática, apuntado hacia los temas socio-raciales que afronta Francia en la actualidad.

Un aspecto muy curioso de Hipócrates lo da su propio director Thomas Lilti, quien también la ha coguionado: es médico, lo que puede convertir al filme en algo más cercano a la realidad que viven los residentes en los hospitales de Francia. Hay que decir que la mano de Lilti, tanto sea para introducir a los personajes, como para repartir los diferentes momentos de tensión que vive el personaje principal y sus compañeros de la guardia hospitalaria, es primordial y muestra un gran trabajo autoral.

Benjamin Barois (Vincent Lacoste) ingresa en un hospital como residente, con todas las expectativas de ser un gran médico y seguir los pasos de su padre (Jacques Gamblin), director del mismo. Pero un error de principiante (alimentado en parte por el contexto y también por su testarudez) acaba con la vida de un paciente, evento del que logra salir indemne gracias a la ayuda de su progenitor, por un lado, y también de su colega de descendencia argelina Abdel (Reda Kateb). Allí comenzará a transitar un largo derrotero que lo llevará a plantearse si debe aprovecharse de estas cuestiones que lo benefician, aunque él así no lo quiera. El principal perjudicado es Abdel, quien paradójicamente hace uso de su propia bondad y también lo ayuda en sus momentos más difíciles. Sin quererlo, Benjamin se debate entre el ser honesto o beneficiarse de la situación, pero gracias a todo lo que le sucede se da cuenta de que su condición social lo empuja hacia eso que tanto odia y aborrece: ser un hipócrita.

El paso a la acción es casi inmediato, tomándose tiempo para presentar a los personajes, encuadrándolos en el contexto en el que se desenvolverán. Allí no sólo se conjugan un muy buen guion, también encontraremos un buen nivel de actuación por parte de Lacoste, Gamblin, Denicourt y Kateb (especialmente este último, quien por su papel obtuvo el Premio César a Mejor Actor Secundario) y el resto del reparto, acompañados por un muy buen trabajo del director Lilti. Y si a todo esto le agregamos el hecho de que, a pesar de que una guardia de hospital nada puede tener que nos pueda llegar a quitar una carcajada, se crean situaciones que las propician, pero especialmente cuando se gira alrededor de la temática del filme, la inhumanidad de la hipocresía, la burocracia y la frialdad con la que actúan los médicos, tan presentes en el hospital retratado.

Hipócrates se apoya en su temática –tan actual y a su vez plenamente atemporal– para generar situaciones que vivimos a diario, sin precisamente tener que ser residentes de la guardia de un hospital para padecerlas en carne propia. El triunfo de los hipócritas en nuestra sociedad actual es una controversia que está en boca de todos y, aunque ello no sea percibido por quienes lo son, es algo que en mayor o menor medida está presente en casi todos los individuos. Y Lilti, con este film, lo deja muy en evidencia.

Ficha técnica:

Hipócrates  / Hipócrates: el valor de una promesa, Hippocrates: Diary of a French Doctor (Hippocrate),  Francia, 2014.

Dirección: Thomas Lilti
Duración: 102 minutos
Guion: Pierre Chosson, Baya Kasmi, Julien Lilti, Thomas Lilti, Khalladi Shérazade
Producción: 31 juin Films, France 2, Cinéma Canal+, Ciné+, Le Pacte
Fotografía: Nicolas Gaurin
Música: Alexandre Lier, Sylvain Ohrel, Nicolas Weil
Reparto: Vincent Lacoste, Reda Kateb, Jacques Gamblin, Marianne Denicourt, Félix Moati

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *