Críticas

Unas vacaciones invernales, o ¿infernales?

Fuerza mayor

Otros títulos: Force Majeure .

Turist. Ruben Östlund. Suecia, 2014.

Cartel de la película Fuerza MayorDesde sus inicios, Fuerza Mayor nos estremece con un imponente y bellísimo paisaje nevado, que será sede de los acontecimientos que sacudirán bruscamente a cada integrante de una armoniosa familia, la cual pareciera ser, casi perfecta. Los padres con sus dos pequeños, un niño y una niña, pasan unos días de vacaciones esquiando en un lujoso Resort en los Alpes franceses. Todo está muy bien sincronizado, funciona de acuerdo al orden establecido y cada uno juega el papel que le corresponde. Pero, ¿qué sucedería si tal orden se alterara? ¿Están preparados para afrontar situaciones que cimbran los cimientos, en los que se erige la edificación familiar?

Sobre esta premisa se desata el argumento del film. El segundo día del viaje, mientras los protagonistas comen en un restaurant en la cima de la montaña, ven una avalancha aproximarse hacia ellos. El padre, Tomas (Johannes Kuhnke), sale huyendo sin ayudar a su esposa Ebba (Lisa Loven Kongsli), para resguardar a sus hijos. El peligro pasa, todos se encuentran bien, no obstante, algo se ha movido dentro la situación que viven nuestros personajes. Esta avalancha de nieve, desata otra más violenta en su interior.

Es Ebba, quien primero y en mayor grado vive un desbalance emocional, parece casi como una olla exprés a punto de estallar, ante la decepción y la frustración de la negativa de Tomas a reconocer lo que no hizo. Aunque pronto también él se desmorona, desfigurando su rol ante su esposa e hijos.

Ya en films anteriores, como Play (2012), que relata un caso de bullying, o Involuntario (De ofrivilliga, 2008), que presenta un drama juvenil, Ruben Östlund había demostrado su capacidad de compenetrarse en las tribulaciones de sus personajes, en los conflictos humanos, en las inquietudes emocionales. Él, al estilo de Michael Haneken, en Funny games (1997), nos muestra en esta ocasión un thriller psicológico, que poco a poco aumenta la tensión dramática, y que, sin duda, confrontará al espectador ante sus propias relaciones familiares.

A lo largo del film, surgen continuas reflexiones e interrogantes, ¿qué papel juega el instinto en las reacciones humanas? ¿el hombre debe ser siempre valiente? O ¿una mala decisión puede hacer tambalear una relación “supuestamente” estable? ¿qué tanto estamos dispuestos a perdonar por mantener la paz del hogar? Y es que el perdón es un concepto fundamental en el desarrollo de la historia. Tomas lo busca, pero le cuesta pedirlo. Se siente avergonzado, fuera de sí, no ha sido el héroe que su familia esperaba, pierde el aura de poder que le concede el papel de padre, y la frustración lo corroe, por lo que es él quien debe perdonarse a sí mismo en primer lugar.

Fotograma de la película Fuerza mayorFuerza Mayor capta perfectamente la lucha por mantener todo en un orden aparente, cada quien en su lugar, cubriendo y negando los sentimientos para conservar el status quo, sin embargo al destaparse la delgada capa exterior, percibimos el desgarramiento de los personajes, que quedan totalmente expuestos.

Östlund recrea de esta forma, un violento drama familiar, pero sobre todo marital, que nos zarandea, nos hace tomar parte por alguno de los protagonistas, nos lleva incluso, a juzgarlos y a ponernos en sus zapatos. Nos invita a su intimidad, nos traslada a su habitación donde somos testigos de sus más profundas flaquezas y debilidades, metiéndonos de pronto en su baño o en su cama, para observar esa transformación que todos sufren al haberse resquebrajado sus expectativas, la confianza en sí mismo y en sus seres más cercanos.

Un toque de humor negro se agrega con la visita de unos amigos, Fanni y Mats (Fanny Matelius y Kristofer Hivju), dejando en claro el deseo de de irritar y provocar al espectador, causándole una risa nerviosa e incomodidad, y dotando de movimiento a un situación que parece encerrada en un callejón sin salida. Pronto ellos también serán arrastrados al ojo del huracán, donde deberán tomar parte, cuestionándose a sí mismos lo que harían en algún caso similar.

Force majeureLos largos silencios son un recurso importante, y bien manejado. Muchos momentos pasan en completo mutismo, en los que contemplamos el bello escenario, construido con una espectacular y deslumbrante fotografía, a cargo de Fredrik Wenzel y Fred Arne Wergeland. El frío del paisaje y lo desolador que resulta el blanco resplandeciente, que constantemente se presenta en pantalla, es un acompañante de la historia. Por las noches escuchamos una y otra vez aterradoras explosiones, que tienen el fin de que no se acumule un exceso de nieve, además de la niebla y las fuertes ventiscas, remarcadas por la estremecedora música del Verano de Vivaldi, como leit motive, que señala el vacío, el temor que provoca la fuerza de la naturaleza, y como una metáfora de la tormenta que se experimenta en el interior, en la aparente tranquilidad del, casi inmaculado, hotel.

El sentido del humor sumamente ácido de Ruben Östlund lo lleva a plasmar en pantalla dicho paisaje, que resulta tan paradójico; unas vacaciones de ensueño con el propósito de la convivencia familiar, pero que en tan sólo cinco días de duración se convierten en un infierno, amenazando la estabilidad del matrimonio. Y ese es su ingenio, crear una cinta de contrastes, entre el día y la noche, la oscuridad y la brillantez de la blanca nieve, la familia ideal en apariencia, pero que al cerrar la puerta libera a sus demonios. No siente piedad por sus personajes, desnuda por completo sus defectos, mientras el espectador los vigila todo el tiempo, junto a un intendente, pieza clave en la película, al que le toca presenciar las más absurdas y vergonzosas situaciones en la interacción de la pareja.

Fuerza mayor resulta, sin duda, un gran trabajo de confrontación y, seguramente el espectador no permanecerá indiferente ante la complicada situación que le presenta, con gran maestría, su director para ahondar en los más profundos recodos del carácter humano.

Trailer:

Ficha técnica:

Fuerza mayor  / Force Majeure (Turist),  Suecia, 2014.

Dirección: Ruben Östlund
Guión: Ruben Östlund
Fotografía: Fredrik Wenzel, Fred Arne Wergeland
Música: Ola Fløttum
Reparto: Johannes Kuhnke, Lisa Loven Kongsli, Vincent Wettergren, Clara Wettergren, Kristofer Hivju, Fanni Metelius, Karin Myrenberg, Brady Corbet, Johannes Moustos, Jorge Lattof, Adrian Heinisch, Michael Breitenberger

Celia Sutton

Graduada del Master en Crítica Cinematográfica de AULA CRÍTICA

 

3 comentarios para “Fuerza mayor”

  1. Enrique Posada

    Muy buena narrativa, armonizada con detalles que rompen el ritmo y cautivan

    Responder

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios