Festivales

Festival de Cine de Cortometrajes de Terror de Molins de Rei

Festival Molins de Rei

El Festival de Cine de Terror de Molins de Rei podría ser considerado como una especie de continuación o de epílogo del Festival de Cine de Sitges. El instinto de supervivencia y el modo en que tomamos decisiones para sobrevivir podría haber sido uno de sus ejes temáticos

El Primer Premio del jurado fue concedido para Piano, de Cho Young-Jun, una historia que narra cómo un piano adopta vida propia tras el fallecimiento de su pianista. Ya no son posibles los ensayos como antes, puesto que no hay nadie que lo toque igual. No exento de algún defecto que podría haberlo mejorado, es un vivo retrato de una obsesión (la del baile) fundida con el  modo de afrontar el sentimiento de pérdida de una persona querida y de la dificultad que conlleva desprendernos de los hábitos que se comparten con alguien.

Sin embargo, no parece lógico que Piano, sin dejar de valorar el mérito de su historia, haya sido galardonado con el primer premio y no se encuentre en el palmarés la extraordinaria Tin & Tina, de Rubin Stein, todo un ejercicio de estilo de su director y una declaración de intenciones.

Si hay algún cortometraje que se haya querido diferenciar del resto, este ha sido Ghost Train, de Lee Cronin, ganador del Segundo Premio del jurado, del premio a los mejores efectos especiales y del premio Meliés d´Argent.

Por otra parte, continuando con el eje temático comentado al inicio, se encuentran también Canis, de Marc Riba y Anna Solanas, una historia rodada mediante stop motion que habla del instinto más básico para sobrevivir en entornos adversos. Igual que Don´t Move, de Anthony Melton, en la que el director se cuestiona qué estaría dispuesto a hacer alguien para salvarse en una situación de peligro, antes que ayudar a otro. El resultado es descarnado y muy potente.

Por último, el Premio del Público ha ido a parar a manos de Tuck Me In, de Ignacio F. Rodo. Una historia demoledora, de no más de un minuto de duración, que hace cuestionarse con una contundencia abrumadora hasta qué punto es cierto lo que vemos. Una historia con dos personajes llena de terror que parece justo que no se haya ido de vacío.

Reseñas:

Don’t Move

Ghost Train

Tin & Tina

Raúl Liébana


Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios