Críticas

Heroínas de la India

Escribiendo con fuego

Writing with Fire. Sushmit Ghosh, Rintu Thomas. India, 2021.

Writing with fire aficheEscribiendo con fuego o, quizá, jugando con fuego, título sugerente que nos pone sobre aviso acerca de los riesgos implícitos en la tarea. Un órgano de prensa, fundado por mujeres, se abre paso frente a la discriminación y el abuso, entre el éxito, la inexperiencia, el aprendizaje constante y el miedo bien disimulado.

Khabar Lahariya (Olas de noticias) es un periódico gestionado por mujeres dalit; la casta social más baja, son los “intocables” de la India. Pese a esto, su éxito en Youtube es indiscutible (millones de visitas), el compromiso crece; habrá que estar a la altura.

Ghos y Thomas nos invitan a lidiar con un sinnúmero de arbitrariedades. El abuso se conjuga con el machismo y la demagogia; un preparado que explota en el rostro del espectador sin previo aviso. El documental va ambientando un ingreso paulatino a todo tipo de violencias, la violación, el asesinato, las amenazas, la explotación; transgresión de derechos fundamentales, que navega entre las aguas turbias de la insensibilidad estatal. Policías negligentes, políticos corruptos, gente enardecida que se aprovecha de la desprotección del más débil. Las víctimas son sectores sociales por tradición discriminados.  El compromiso de prensa es superlativo, logra colocar algunos frenos y promover mejoras, al menos en lo material, la dignidad humana continúa en entredicho.

La precariedad del paisaje es registrada por una cámara inquieta, el movimiento no es constante ni nervioso, sino atento a la diversidad de paisajes y situaciones. El concepto de precariedad nos pasará desapercibido, aunque sabrá ejercer una fuerte presión sobre el intelecto del espectador. La realidad de los  sectores más vulnerables de la india es presentada en el marco ruinoso de grandes extensiones de territorio minero, así como también de espacios áridos y residencias más semejantes a cuevas que a los hogares confortables de un país civilizado.

La cámara se apoya en la figura de lo humano, un relieve que contrasta por el coraje de la mujer periodista; son dalits que obtienen su dignidad desde el altruismo, en la batalla por mejorar la sociedad en la que viven.

Writing with fire fotograma

El desarrollo tecnológico es cuestión de supervivencia, adaptación vital que simula la presencia de un arma necesaria a los objetivos; la información necesita de la máxima propagación, de lo contrario, el esfuerzo será inútil, se habrá desaprovechado la principal arma de los débiles en democracia. Un presente que no puede quedar fuera del área digital, no importa cuáles sean las condiciones de vida, la persuasión es el objetivo, la comunicación el medio, el alcance es decisivo, la precariedad no es excusa.

La opresión como algo estructural, preestablecido, admitido por un sistema que, desde la acción, hace la vista gorda. Mientras tanto, el discurso, tanto político como jerárquico-administrativo, niega y promete; la demagogia se refugia en la religión como símbolo de unidad social superadora de violencias arraigadas. La vaca “sagrada” aglutina deseos de deidades; modos de hacer que no pueden (ni quieren poder) con modos de ser. La información es la misión de poner al descubierto, promoción de conciencia, antídoto que golpea las mentes, busca ablandar anquilosamientos milenarios y no tanto; los derechos humanos intentan conquistar la escena, sensibilizar desde una moral universal y occidental, más allá de flexibilidades y disfraces.

La demanda, y su llegada al otro para sensibilizarlo, por encima de explicaciones profundas y técnicas, no implica  propuestas, el enfoque es bien práctico, solución de problemas inmediatos por medio de protesta y  adhesión; la prensa promueve el ejercicio de la ciudadanía como arma fundamental; la política desde la participación, el involucrarse en medio del riesgo necesario.

Writing with fire escena

Un documental que progresa sin contradicciones ni sobreañadidos, una odisea sintetizada en imágenes transcriptoras, emergen parcialidades que navegan en la obviedad de mensajes dobles. La política es cuna del devenir de conflictos presentados desde la “inocencia”, movimientos y pancartas que simulan la asepsia que no daña, portada de mensajes que no cambian la realidad en absoluto. En medio de todo esto, la prensa, en función develadora, aguzará el sentido siendo ojo del espectador sin recovecos. Nada de rebusques, es la hora de mostrar, tan simple como eso, la función del periodista apela al sentido común, intuición creativa generadora de respaldo popular. Así lo afirman las redes. El apoyo es masivo, los resultados se ven, excepto cuando férreas creencias religiosas son cuestionadas, la tradición resiste por momentos, ampara a la corrupción; interpretación jugada para un servicio de prensa que puede pasar a ser cuestionado desde la irracionalidad de quienes resisten el cambio. Ambas posiciones transitan sin conflicto, la polémica del momento se expresa.

Sunetta será embajadora modelo, su reconocimiento a la funcionalidad del matrimonio será claudicación a pesar de lo seductor de un rumbo que la sitúa en medio de una promoción muy ventajosa. El pensamiento no se desvía, no olvida raíces ni compromisos morales. El periodismo de denuncia es la esperanza, la confrontación con el poder no es directa, las preguntas sugieren intenciones que culminaran en posteriores reflexiones ante cámara, una contribución al espectador, una ayuda mediante la interpretación hurgadora, siempre guiada por el mismo norte: la concientización que se convierte en reclamo protector del débil.

Writing with fire plano

Kahbar Lahariya, órgano de prensa desde la simpleza, filtra dificultades propias del ejercicio profesional para centrarse en los problemas sociales, la labor de las periodistas no es mostrada desde dificultades de acceso a la información, los problemas son de orden tecnológico, denotan una cultura que mantiene a ciertos sectores de la sociedad alejados de la posibilidad de una comunicación actualizada, que contribuya a mejorar sus vidas en casos de abuso y discriminación.

En suma, la producción vale la pena, nos sitúa frente a “heroínas” de la información, servidoras de la comunidad en ejercicio de una profesión que denota inteligencia y voluntad por partes iguales. El resultado está a la vista, una historia que se centra en historias, no camina sobre dificultades propias a la hora de ejercer, las surgidas son menores, el énfasis está puesto en las tareas de campo y su significado. La preocupación por mostrar es permanente, las reflexiones vendrán después, estamos todos invitados a participar, al menos, entre bambalinas, la consigna parece ser esa.

Ficha técnica:

Escribiendo con fuego (Writing with Fire),  India, 2021.

Dirección: Sushmit Ghosh, Rintu Thomas
Duración: 93 minutos
Guion: Rintu Thomas, Sushmit Ghosh
Producción: Black Ticket Films
Fotografía: Sushmit Ghosh, Karan Thapliyal
Música: Tajdar Junaid
Reparto: Documental, intervenciones de: Suneeta Prajapati, Meera Devi, Shyamkali Devi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.