Críticas

Al rescate del arte negro

Summer of Soul (…o cuando la revolución no pudo ser televisada)

Summer of Soul (...Or, When the Revolution Could Not Be Televised). Ahmir “Questlove” Thompson. EUA, 2021.

Summer of soul afiche1969, festival de música negra en Harlem, una concurrencia de aproximadamente 300.000 personas durante 6 semanas, sale a luz 50 años después. Una fiesta que, en su momento, fue promocionada como el “”Woodstock negro” a fin de obtener una divulgación que recién hoy llega a la pantalla. Momento propicio, el tema discriminación sobre el tapete nos posibilita rememorar el acontecimiento histórico en su contexto socio-político.

El Festival Cultural de Harlem contó con una fuerte impronta religiosa, además de los tradicionales soul, blues, jazz y góspel, como manifestaciones típicas.

A Questlove, en su condición de fanático melómano, le fue encargada la tarea por los productores David Dinerstein, Robert Fyvolent y Joseph Patel.

La cultura asociada a la expresión, allí están lo político, lo social, lo económico, lo cultural, lo religioso; un paquete que trasluce las características de la población negra de los Estados Unidos en la época. La identidad se extiende hacia la participación de representantes de la cultura latina, en sus diversas manifestaciones, bajo el común denominador de la discriminación. El reclamo por los derechos en la unidad desde lo compartido. Hay espacio para artistas de la talla de Mongo Santamaría y Ray Barretto, comparten escenario con Sly y Nina Simone. La música en sus múltiples expresiones, factor de unidad y reclamo; la religión se hace presente desde un cristianismo protestante y evangélico unido a lo frenético del culto de posesión africano. Raíces que dan un toque mágico a la tradición occidental, factor de identidad que viene a auxiliar frente al trance; catarsis, desahogo que apela a Jesucristo como redentor frente a la injusticia.

Una terapia para el alma, que pretende la liberación en comunión por identificación.

La obra es varias cosas a la vez: reflexión a la distancia, con hondo contenido emocional, somero análisis del momento social, a través de sucesos significativos como el asesinato de Martin Luther King o la llegada del hombre a la luna, entre otros.

Summer of love fotograma

Un contrapunto en imágenes, la continuidad público-artista es llevada al límite. El espectáculo se juega tanto sobre el escenario como desde la multitud; los motivos musicales son destinados, ya no a invitar, sino a exacerbar, en el impulso, hacia una compenetración emocional que genera, según el momento, un mayor o menor grado de empatía entre los presentes. Metáfora que funciona desde la indiscriminación; la unidad, frente a la situación social desfavorable, conforma un bloque humano unido, en sentimiento ante la opresión.

Todo el tiempo se nos recuerda el objetivo, un montaje que combina sucesos de época con música liberadora de tensiones y notas a protagonistas vivos en el presente. Un combo que permite evocar el sentir, desde la implicancia persistente en el tiempo. Momentos juveniles que despuntan en anécdotas determinantes para la creación musical. Quinta Dimensión y su éxito del momento; “Acuario”, y “Deja que entre el sol”, representan el intento por alinearse en el orgullo negro desde el mensaje optimista de la música.  El  estilo ya no es disidente, sino referente, desde la mixtura y el tono emocional genera dudas en la comunidad negra, que pronto serán disipadas. Acercamiento en una exaltación por entrega total con un plus de calidad musical.

Se agitan versiones entre fragmentos de archivo y entrevistas, lo histórico se mezcla, algunas hipótesis se ciñen sobre los hechos; el festival pudo haber sido el permiso decisivo para evitar el caos al canalizar la disconformidad hacia una descarga desde la música. Lo cierto es que fue un éxito que, desde el discurso, también permitió recapturar el descontento social. La gente no olvidó su situación, la recanalizó hacia el arte, nunca se perdió la conciencia; el festival no funcionó como factor alienante, fue absolutamente representativo del reclamo en defensa del orgullo negro. Sentimiento que se refuerza por la participación en una multitudinaria experiencia emocional conjunta.

Summer of love plano

Nina Simone es ascendencia en todas y cada una de sus dimensiones, la presentación en el escenario acopla primeros planos, planos de espaldas, planos generales; siempre marcando el empuje desde una expresividad corporal completa en el refuerzo de la voz. La esperanza, el coraje, la convicción, la confianza, el aliento; son el antídoto ante la degradación. Un “se es y se puede” que confirma la posibilidad en declaraciones de actores universitarios, que acuden a refugiarse en la música frente al rechazo social. Es la importancia del testimonio, que garantiza la utilidad del artista en lo cotidiano. La música, como solución, impulsa a la necesaria resistencia que hace posible el cambio. Una influencia que pretende inyectar el coraje, perdurable a través del tiempo, mediante la necesaria fuerza de convicción por sugestión. El extenso machacar, la firme creencia es necesaria, debe perdurar para que se geste la acción transformadora desde la suma de individualidades conscientes y congruentes. Pensar y actuar deben ir ligados en el tránsito hacia la composición de un nuevo lugar en la sociedad.

La estética contrapone la necesidad del tumulto y el escenario; guía que contagia, a la vez que repercute en acciones sociales y callejeras, imágenes alternadas, sucesos donde el negro es utilizado y oprimido por el blanco. Una panorámica de acontecimientos que significan, en el conjunto, la realidad y el impulso. Las imágenes de archivo se vuelven necesarias como prueba de realidad de la vivencia colectiva del negro, tanto en la rebeldía y el reclamo,   como en la sumisión, la manipulación y la represión. La participación es amplia, un abanico de posibilidades refleja alternativas, que se decantan en las únicas posibilidades que el arte negro propone. Tan solo es necesaria esa comunión exterior, que se traslada al interior para potenciarse en actos futuros. Esa es la apuesta o, al menos, una de las posibilidades.

Summer of love escena

Un mosaico de sucesos que articulan sentido en la misma dirección, los matices no opacan las ideas centrales, la firmeza es característica de un estilo que se repite en todo momento, es la contundencia de una compaginación que abunda en referencias hacia una única dirección. El negro ante un ineludible protagonismo. Es su ser legítimo; inalienable participación por la libertad y derechos inherentes al humano como tal.

Comparte este artículo:

Ficha técnica:

Summer of Soul (…o cuando la revolución no pudo ser televisada) (Summer of Soul (...Or, When the Revolution Could Not Be Televised)),  EUA, 2021.

Dirección: Ahmir “Questlove” Thompson
Duración: 117 minutos
Producción: Concordia Studio, Mass Distraction Media, Radical Media, Vulcan Productions
Fotografía: Shawn Peters
Reparto: Documental, Stevie Wonder, B.B. King, Nina Simone, Abbey Lincoln, Mahalia Jackson, Moms Mabley, Jesse Jackson, Mavis Staples, David Ruffin, Cal Tjader, The 5th Dimension, Sly and The Family Stone, Hugh Masekela, Max Roach, Herbie Mann, The Chambers Brothers, Babatunde Olatunji, Gladys Knight, The Pips, John V. Lindsay, Ray Barretto, The Edwin Hawkins Singers, Mongo Santamaria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.