Entrevistas 

Valeria Samiento, junto a Raúl Ruiz autora de La telenovela errante

Valeria Sarmiento

Valeria Sarmiento además de realizadora de documentales, es también guionista y montadora. Ha llegado a montar unas 50 películas aproximadamente rodadas por Raúl Ruiz, lo que supone casi la mitad de la filmografía del chileno. Promotora de la iniciativa para recuperar el material que faltaba para finalizar La telenovela errante, de Raúl Ruiz, que fue rodada en 1990 y nunca se estrenó, ya que se encontraba inacabada.

El material se encontraba en tres sitios diferentes. Santiago de Chile, París y Estados Unidos, donde se encontraban los negativos, copia y guion. A partir de ahí, la película se consigue finalizar con la perseverancia de Chamila Rodríguez y las orientaciones de Valeria Sarmiento. Un lúcido y revolucionario surrealismo lleno de sarcasmo es el modo reaccionario en que Raúl Ruiz muestra, con una mirada ácida, subversiva y mordaz, a través de situaciones y conversaciones absurdas, su punto de vista sobre el género televisivo de la telenovela.

EL ESPECTADOR IMAGINARIO ha entrevistado a Valeria Sarmiento con motivo del estreno de La telenovela errante en el Festival de Locarno, con el siguiente resultado.

 

Raúl Liébana (RL): Los negativos, copia y guion de La telenovela errante se encontraban en Santiago de Chile, París y Estados Unidos. Aunque usted lo ha contado ya en varias ocasiones, sigue pareciendo pertinente y, de alguna forma, obligado empezar  de nuevo por el principio… ¿Cómo da comienzo el proceso de recuperación del material?

Valeria Sarmiento (VS): En una visita a la Cinemateca de Santiago me dijeron que habían depositado negativos pertenecientes a La telenovela errante. Pasó el tiempo, y en una conversación con Chamila Rodríguez, que es obsesiva, le conté que había copias de trabajo, ya que sabía que en un desván estaba el sonido. Le propuse que se preocupara de terminar la película, la cual se fue armando poco a poco. Ella presentó el proyecto a un Fondo que ayuda a terminar películas que son parte del patrimonio y comenzó la búsqueda del material. Supimos que en la Universidad de Duke había parte de la copia de trabajo que Raúl depositó, porque no consiguió dinero para terminarla y pasó a  filmar otra película. Entonces vi el material, nos pusimos de acuerdo en el tiempo que había que terminarla, filmé dos días y le di una estructura que ponía en valor el material localizado.

RL: Entonces usted conocía las copias que Raúl había dejado en Estados Unidos, y son Chamila Rodríguez y Galut Alarcón los que van a traer las copias de trabajo que Raúl Ruiz dejó en la Universidad de Duke (Durham, EEUU). Por tanto, aquí el papel de Chamila Rodríguez y Galut Alarcón, fue fundamental… ¿Cómo ha vivido usted el proceso con ellos?

VS: El trabajo de la productora Poetastro, con Chamila Rodríguez y Galut Alarcón, fue fundamental, por un lado la organización de Chamila y la fortaleza técnica de Galut hicieron este film posible.

Valeria Sarmiento y Raúl Ruiz
Raúl Ruiz y Valeria Sarmiento

RL: ¿Por qué se encontraba disperso todo este material? ¿Cuál es el motivo por el que había quedado en tres países diferentes en un momento como ese?

VS: Sí, lo dije un poco antes… Raúl sacó una copia de trabajo como un piloto, con el fin de buscar dinero para terminarla, pero no encontró dinero. Tenía otros proyectos, siguió adelante y filmó otras películas, y como en Duke le ofrecían guardar el material, lo dejó allí… El negativo, en realidad, nunca salió de Chile. Pensó que algún día la terminaría, pero nunca se dio la ocasión.

RL: Igual que en este caso, ¿usted cree que puede haber algún otro filme de Raúl Ruiz que aparezca en cualquier otro momento?

VS: Sí, hay varios filmes que se pueden terminar. Uno en Chile, otro en Taiwán y hay además varias copias a restaurar.

RL: ¿Podríamos saber cuáles son esas películas y si existe intención de recuperarlas y terminar de montarlas? ¿Se cuenta con apoyo institucional para ello?

VS: Sí, son El tango del viudo (Chile) y La Comedie des ombres (Taiwán). La ayuda quizás la podríamos llegar a conseguir para el filme chileno y para restaurar las películas chilenas.

RL: En cuanto al propio proceso de trabajo para terminar la película, ¿en qué consistió exactamente y cómo y por quién se llevó a cabo a partir del material encontrado?

VS: Como te dije antes, consistió en buscar una estructura, filmar dos días y lograr unificar los diferentes formatos y materiales (16mm positivo, en diferentes estados de conservación, 16mm negativo, sonido magnético, ciertos data, etcétera).

RL: En este sentido, ¿qué criterio adoptó usted para llevar a cabo la posproducción del filme? Es decir, por ejemplo, el guion sirvió como referencia, pero ¿hasta qué punto fue usted totalmente fiel al mismo? O, por ejemplo, en cuanto al montaje, ¿qué filosofía se impuso para abordarlo?

VS: Lo importante era encontrar una estructura que pusiera en valor el material filmado por Raúl, respetándolo siempre. Había que darle una forma. Como eran sketchs que Raúl había realizado, creí que dividirlo en días y dándole una forma más lúdica, insertando algunas imágenes de televisión, para provocar esa sensación de torbellino, donde no sabemos si miramos nosotros o nos mira ella, sería la mejor forma que le hubiese gustado a Raúl de ver terminada su película. Llegamos a incrustar imágenes de Raúl en las televisiones, filmamos algunas televisiones y tuvimos que darle ese aspecto para que se pareciera al material encontrado.

Valeria Sarmiento en Locarno
Valeria Sarmiento ofrece rueda de prensa en Locarno 2017 (Foto Raúl Liébana)

RL: Todo esto, además, se llevó a cabo en un tiempo record, ya que aunque inicialmente se tenía pensado acabar a final de año, se adelantó y decidió presentarla en el Festival de Locarno… ¿Cómo fue esto? ¿Cuánto tiempo llevó terminar este trabajo?

VS: Cuando terminamos el montaje, por consejo del director del Festival de Valdivia, nos dijo que la presentásemos en Locarno. Solo teníamos el montaje terminado, se envió por e-mail y les encantó. Entonces, nos confirmaron que la seleccionaban. No nos quedó otra cosa que terminarla en tiempo record. Pero esto ya lo he vivido muchas veces. Terminar rápido para festivales sucedía con la mayoría de los filmes de Raúl. Me acuerdo haber trabajado hasta las cuatro de la mañana montando la música de La Ville des pirates (La ciudad de los piratas, 1983), porque había que mezclar urgente. El filme se proyectaba dos días después en el Festival de Venecia.

RL: Por último, me gustaría hablar brevemente sobre otra película proyectada en Locarno y que parece ineludible hacerlo, ya que parece un modo de cerrar el círculo. Se trata de Tres tristes tigres (1968), filme con el que Raúl Ruiz fue premiado en Locarno (Leopardo de Oro), por primera vez, en 1969. La copia de esta película también se perdió y tras recuperarse, pudo volver a exhibirse. ¿Cómo fue, en este caso, su proceso de recuperación y el proceso de restauración que se hizo?

VS: Lo que pasó con los Tigres fue lo siguiente. Raúl llevó el negativo a Italia y después de hacer una copia, los italianos perdieron el negativo. EL BFI hizo un internegativo de esa copia.  Y de ese internegativo se pudo obtener la copia digital y restaurar el filme. Hay que decirlo, gracias al ministerio de la Cultura de Chile, la asociación “Les amis de Raul Ruiz” y la Cineteca de Santiago de Chile, pero entre tanto, pasaron varios años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *