Críticas

La anormalidad urbana como experimento vital: riesgos y posibilidades

El Sr. Wakefield

Wakefield. Robin Swicord. EUA, 2016.

Cartel de la película El Sr. WakefieldEntre los escritores que han sido inspiración para muchas películas, se encuentra Nathaniel Hawthorne, un escritor norteamericano del siglo diecinueve, que se destacó por escribir varias novelas y muchos cuentos, de corte gótico y romanticismo negro, y que pinta en su obra escenas muy típicas de su nativa región de Nueva Inglaterra. Su libro más conocido es La Letra Escarlata que ha sido llevado al cine varias veces. Entre los filmes basados en sus obras se tienen la ya mencionada The Scarlet Letter (Challis Sanderson, 1922; Victor Sjöström, 1926; Robert G. Vignola, 1934; Wim Wenders, 1973; Roland Joffe, 1995); House of the Seven Gables (J. Searle Dawley, 1910, Joe May, 1940); Il Fauno di marmo (Mario Bonnard, 1920); Puritan Passions (basada en Feathertop, Frank Tuttle, 1923), Twice-Told Tales (Sidney Salkow ,1963); Young Goodman Brown (Peter George, 1993); Rappaccini’s Daughter (Dezso Magyar, 1980); Party (Eric Swelstad, 1994); Feathertop (1996); The Scarecrow (Richard Rich, 2000).

La película El Sr. Wakefield es la más reciente de las adaptaciones de Hawthorne, basada en una versión de su cuento por el famoso escritor norteamericano Edgar Lawrence Doctorow, cuyas propias obras han sido también llevadas al cine.

He comenzado mis reflexione sobre esta película, deteniéndome en sus orígenes literarios, para resaltar que estamos ante todo frente a una historia que transcurre literariamente, que se va contando a modo de ficción, de divertimento sobre el comportamiento humano, en la cual se tejen situaciones con la intención de desafiar a un lector-espectador, utilizando un lenguaje cuidadoso, pintando escenas, no tanto con la imagen, como con la ayuda del diálogo (en este caso, en general, un monólogo). Se trata, por lo tanto, de una película que se adentra en la mente de un personaje, al mismo ritmo que el personaje mismo se adentra en su propia mente.

Wakefield

El señor Wakefield es un personaje urbano enteramente normal, casado con una mujer hermosa, con dos hijas, de buena posición social y laboral, que toma una serie de extrañas decisiones que lo llevan a convertirse en prisionero de una idea fija: vivir en el ático del garaje de su propia casa, por un largo tiempo, sin que nadie se entere, y observar desde allí a su esposa y a sus hijas, que eventualmente lo dan por muerto o desaparecido definitivamente. A medida que pasa el tiempo, el señor Wakefield se adentra más y más en sus propias especulaciones y recuerdos, que se van convirtiendo en su forma de vivir y que lo van llevando a un creciente deterioro en sus hábitos, en su apariencia, en sus responsabilidades. Los espectadores están obligados a seguirlo y a experimentarse como alter egos del Señor Wakefield, pues el filme no permite muchas alternativas ni respiros.

Se podría considerar al Sr. Wakefield como un acercamiento a uno de los más complejos fenómenos que se experimentan en las ciudades modernas: el de las personas que deciden optar por lo que se pudiera denominar la anormalidad urbana, viviendo en las calles, en los parques; recogiendo desechos, sacando la comida de la basura, pidiendo limosna, vestidos con ropas sucias, con sus cabellos descuidados, y su aspecto extraño, que genera inquietudes y rechazo en las personas que viven dentro de la normalidad. Muchas de estas personas fueron también, en su momento, habitantes de la normalidad, hasta que se deslizaron por estos incompresibles caminos. ¿Locura, desvío mental, decepción, anarquía, incomunicación, abandono, escogencia consciente, experimentos de libertad, renuncia, exploración mental? ¿Cómo saber lo que bulle en las mentes de los miles de personas que transitan literalmente por los caminos, al parecer extraviados, de sus pensamientos y de sus monólogos? ¿Estarán ellos, como el señor Wakefield, armando situaciones deliberadamente, creyendo que tienen el dominio de las circunstancias, de manera que se van alejando de la normalidad hasta puntos de no retorno?

Brian Cranston en Wakefield

Como es de esperar, la actuación de Bryan Cranston domina totalmente el espacio del filme, y las transformaciones que va sufriendo su personaje se prestan para el ejercicio de todas las posibilidades dramáticas, resultando en un trabajo muy bien cuidado, convincente, que nos transmite su lucha por evitar el sincronismo con la normalidad y para renunciar a la empatía y al contacto con los personajes de su vida. Sin embargo, en simultáneo con el alejamiento físico, aparecen abundancias de recuerdos y de contactos con sus mundos anteriores, que se van viviendo lentamente, como proyecciones de cine que se disfrutan en forma egoísta y personal. Esas son proyecciones, también, para los espectadores y sirven como válvulas de escape para aliviar la tensión generada por los monólogos y por la extrañeza mental del personaje. El resultado es una buena película, desafiante y frustrante por ser tan diferente, pero que atrapa la atención, mientras va soltando escenas y momentos sorprendentes.

El Sr. Wakefield es también una reflexión sobre las separaciones, las cercanías, los juegos, las dificultades de la vida del hogar y de la vida del trabajo. Es una invitación para utilizar el teatro como herramienta para el conocimiento y la introspección, propia y la de los seres que rodean la vida personal, pero evitando que la obra teatral y el ensayo se confundan con la esencia misma de la vida. Ello podría conducir a alejamientos enfermizos de la realidad y a frustraciones crecientes para todos. Un poco de teatro contribuye a matizar; dedicarse por completo a los juegos mentales con uno mismo y con los demás contribuye a crear abismos insondables. La línea del justo medio sigue siendo un camino de sabiduría, permitiendo oscilaciones para que sea creativo el tránsito, siempre en armonía respetuosa con los demás.

 

Tráiler:

Ficha técnica:

El Sr. Wakefield (Wakefield),  EUA, 2016.

Dirección: Robin Swicord
Duración: 106 minutos
Guion: Robin Swicord, basado en el cuento del mismo nombre de E. L. Doctorow; a su vez basado en el cuanto Wakefield de Nathaniel Hawthorne
Producción: Bonnie Curtis, Wendy Federman, Julie Lynn, Carl Moellenberg
Fotografía: Andrei Bowden-Schwartz
Música: Aaron Zigman
Reparto: Bryan Cranston, Jennifer Garner, Beverly D'Angelo, Jason O'Mara, Ian Anthony Dale, Ellery Sprayberry, Pippa Bennett-Warner, Bill Timoney, Angela Taylor-Jones, Monica Lawson, Frederick Keeve, Isaac Leyva, Victoria Bruno, Hal Dion, Alexander Zale, Eliza Coleman

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *