Críticas

Ensayo sobre la vejez

Arrugas

Ignacio Ferreras. España, 2011.

Que Arrugas haya ganado el premio al mejor guión adaptado (además de a la mejor película de animación) en la pasada edición de los Goya, es un síntoma ineludible de que no se trata de una película de animación al uso. Y, lo más importante: no es habitual seleccionar para esta categoría películas basadas en cómics o novelas gráficas, cuya equiparación a la literatura indica el potente desarrollo autoral que está consolidando un género minoritario en España.

El autor del tebeo original, Paco Roca, parece haber llevado la voz cantante en un guión que no desmerece su referente, sino que lo complementa. Es cierto que el dibujante valenciano necesita de menos espacio y recursos para plasmar unas emociones que a las que la animación consigue acercarse, pero no sin grandes esfuerzos. Pese a haberse adaptado al vehículo narrativo con mayores posibilidades estilísticas del audiovisual, la circunspección y sobriedad de los trazos de Roca han castigado muy duramente la adición del movimiento, por la pérdida del simbolismo poético que tratan de recuperar otros ingredientes de la película, importantes pero no determinantes, como la dulce música de Nani García. Ahora, se me ocurre que me hubiera gustado más ver una Arrugas de carne y hueso.

La película aprovecha la frugalidad del cómic para justificar la duración media de un largometraje (aunque apenas llega a los ochenta minutos), mediante la potenciación de la tensión dramática y el suspense con agregados en forma de escenas (la tragicomedia acaecida en la piscina), la ampliación de episodios (el enternecedor flashback de Dolores y Modesto) o la inclusión de recursos de apoyo audiovisual (la vocación embaucadora de Miguel se ha justificado con un tópico universal, el de convertirle en argentino).

El alzhéimer es un tema que, si bien ya no es un tabú para el cine, siempre será tratado con la delicadeza que requiere en un medio que, además, suele tender a esperanzar más que a desolar. Y, aunque el cómic presente un tono bastante más áspero que la cinta (basta con comparar los desenlaces), lo cierto es que es que son equivalentes en su voluntad conmovedora –aunque, repito, la película no demuestra tanta agilidad en la consecución del sentimiento. Pero, ojo, que el modelo que suscita la ternura se agarre al ejemplo concreto de una enfermedad no reduce el campo de acción de la cinta. Arrugas es una historia sobre la tercera edad y sus circunstancias (o leyes de vida): la soledad, la nostalgia, la pérdida de facultades y su correspondiente resignación… Nada ha sido utilizado como instrumento de gratuidad en un intento de buscar la lágrima fácil. Al contrario, todo es real y está basado en las características y las experiencias de familiares y personas conocidas por Roca, como bien indica el autor en su libro.

Sin duda, el aspecto más llamativo de Arrugas es que la elocuencia de su discurso no se apoya sobre banales alegatos moralizantes, sino en su simple restricción argumental a la relación entre dos ancianos. La amistad puede ser igual de hermosa en cualquier etapa de la vida (no solo la masculina, por más que el cine trate de vetar a los personajes femeninos a partir de ciertas edades). La lucha contra los designios del paso del tiempo de Emilio y Miguel les lleva a ser los dos únicos ancianos de toda una residencia, que no se mantienen planos durante el metraje; su evolución transcurre paralela: Emilio va siendo absorbido poco a poco por el alzhéimer, incontrolable debacle que fuerza a Miguel a romper la coraza que le impide disfrutar de la vejez y a comprender el verdadero sentido de encontrarse en el tiempo de descuento de la vida. Al pasar de aprovecharse de la gente a complacerse ayudando y, en definitiva, conviviendo con su verdaderos compañeros la realidad ineludible que le toca, en la psicología de Miguel se ha producido el efecto que, tanto Paco Roca como Ignacio Ferreras intentaban suscitar en sus respectivas audiencias: hacer reflexión de puertas para adentro sobre la situación actual de nuestros mayores. Porque todos seremos ancianos alguna vez.

Trailer:

Ficha técnica:

Arrugas ,  España, 2011.

Dirección: Ignacio Ferreras
Guion: Ángel de la Cruz, Paco Roca, Ignacio Ferreras y Rosanna Cecchini (Cómic: Paco Roca)
Producción: Enrique Aguirrezabala, Manuel Cristóbal y Oriol Ivern
Fotografía: David Cubero
Música: Nani García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *