Plastilina relativa

¡Piratas!

The Pirates! Band of Misfits. Peter Lord y Jeff Newitt. Reino Unido, EUA, 2012.

Cartel de la película ¡Piratas!En ¡Piratas!, cinta para exhibición en 3D de Aardman Animations, el estudio británico vuelve a trabajar con la técnica que le ha dado fama: la animación con muñecos de plastilina complementada con detalles de gráficos creados por computadoras. Una razón por la cual son continuadores de esa tradición, entre las compañías cuyos productos distribuyen las majors, es el bajo costo, explica Rebecca Keegan en el Los Angeles Times. En el caso de este filme, dirigido por Peter Lord, fue de 60 millones de dólares, monto elocuente si se lo compara con los 135 millones de dólares de la ganadora del Oscar al mejor largometraje de animación este año, Rango  (2011) de Gore Verbinski. Ambas son cifras de Internet Movie Database.

Otra razón es la semejanza que hay entre el aspecto de los filmes de claymation de Aardman y los de la animación por computadoras. Ello se debe principalmente al diseño sencillo de los personajes de plastilina, que no sólo se parecen a los de Pixar, Disney y Dreamworks Animation, sino que recuerdan los dibujos animados con figuras bien delineadas, que también son la norma en el mercado trasnacional. Si el título en inglés, cuya traducción es ¡Piratas!, pandilla de desadaptados, puede ser visto como un autohomenaje de los cultores de la animación con plastilina, que se ven a sí mismos como enfrentados con el establishment, la diferencia es en realidad sutil: se trata de detalles que dan distinción al producto sin convertirlo en algo que pueda resultar insólito para lo que llaman “público general”.

Fotograma de ¡Piratas!Manohla Dargis ha elogiado en el New York Times las texturas de los filmes de Aardman. “Esas pequeñas marcas y las espirales de las huellas digitales son recordatorios de que esas películas fueron hechas por gente que modeló la plastilina con sus manos, en vez de manipular símbolos en computadoras. Esos toques humanos les dan a las cintas una extraordinaria cualidad táctil –usted las ve pero también casi las siente entre los dedos– que puede transportarlo de nuevo a los placeres infantiles, como amasar plastilina y hacer potes de cerámica torcidos para sus padres”, escribió. Pero en Lo que el agua se llevó (Flushed Away, 2006), la primera película del estudio hecha con computadoras, esa sensación se consigue con la inclusión de imágenes realistas de objetos de la vida cotidiana, como un paquete de golosina o pedazos de latas de refresco, entre los gráficos creados por la informática. Las figuras, además, imitan en su diseño y aspecto las de la plastilina. Aardman, en resumen, parece confiar menos que Manohla Dargis en el sello distintivo de la técnica.

El otro rasgo característico del estudio es la britanicidad. La respuesta de la compañía a la globalización ha sido acentuar la identidad nacional de su trabajo como una manera de distinguirse de la competencia estadounidense. Las voces de sus personajes son parte de ello, aunque se pierda en el doblaje al español. También está la profusión de banderas británicas, la referencia a las costumbres de ese país, como la afición al fútbol y a burlarse de los extranjeros, y las citas jocosas a la historia del Reino Unido. La reina Victoria es el blanco principal de ¡Piratas!, junto con Charles Darwin, un personaje problemático en Estados Unidos debido al rechazo del evolucionismo por parte de algunos creacionistas de ese país.

¡Piratas!, animación en 3dPero Aardman incurrió en ¡Piratas! en la concepción de la historia de Los Picapiedra, en la que el pasado es una extensión de las condiciones inamovibles del presente. El deseo del protagonista de ganar el premio Pirata del Año, suerte de Oscar de los bucaneros, ceremonia de entrega y transmisión de TV incluidas, es otro aspecto homogeneizante del filme.

Los desadaptados de Aardman son, en síntesis, gente que se mueve con pericia en el negocio, navegando entre dos aguas: explotan un nicho para productos que se distinguen de los de mayor venta sin dejar de parecerse a ellos para no quedar relegados al rincón del “arte”, lo que ha ocurrido con otros filmes de claymation, como Mary and Max de Adam Elliot (2009). De esa manera la competencia en el mercado, tal como se desarrolla en la actualidad, pone límites a la creatividad en lugar de estimular la búsqueda de lo realmente diferente.

Tráiler:

Ficha técnica:

¡Piratas! (The Pirates! Band of Misfits),  Reino Unido, EUA, 2012.

Dirección: Peter Lord y Jeff Newitt
Guion: Gideon Dafoe, basado en su libro Pirates! in an Adventure with Scientists
Producción: Peter Lord, Julie Lockhart, David Sproxton
Fotografía: Frank Passingham
Reparto: Hugh Grant, Martin Freeman, David Tenant, Imelda Staunton, Jeremy Piven, Salma Hayek

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *