Críticas

Cuando los hijos no tienen la culpa

¿Qué hacemos con Maisie?

What Maisie Knew. Scott McGehee, David Siegel. EUA, 2012.

Maisie_CartelTener una madre “rockstar” y un padre corredor de arte podría ser el sueño de cualquier hipster moderno, sin embargo para una niña como Maisie, esta situación, lejos de ser increíble, es apenas suficiente. La película de los directores McGehee y Siegel es una muestra de lo que los padres son capaces de hacer mientras están en una disputa personal infranqueable y tienen hijos de por medio.

¿Qué hacemos con Maisie? es una pregunta que pareciera estar flotando en el ambiente pálido y brillante –a la vez- que se hace presente de principio a fin del film. Maisie se balancea entre los brazos de su madre histérica, viciosa y desinteresada del mundo, y la falta de interés de un hombre que prefiere discutir antes que solucionar.

Mientras ambos se pelean, hay una Maisie que se sabe “amada” por sus padres y que no cuestiona, pero que al mismo tiempo necesita la atención y el cariño que le proveen las dos personas más inesperadas: su niñera –y novia del padre- y un bar tender –novio de la madre-, que han entrado en sus vidas solo para poder seguir manteniendo una pelea constante entre ambas partes.

Maisie_02La irrealidad de What Maisie Knew es tan insólita que podría incluso llegar a ser cierta, aunque significaría heridas profundas en todos los involucrados en la disputa. ¿Cómo es posible que dos padres abandonen a su hija y se peleen, utilizándola? (siendo tan linda e inteligente como Maisie) y aún más inverosimil, ¿cómo dejarla en manos de dos extraños que parecen sentir mucho más afecto por ella que su propia familia?.

Durante toda la cinta iremos viendo la evolución de los personajes y sus complicadas relaciones. La madre, adicta y volátil, se grita con Coogan, que parece más sensato, pero que a poco se descubre desinteresado y egoísta. En medio, una niñera (Margo) que parece responsable y que ha creado vínculos con la niña que se verán fortalecidos ante una nueva relación –civil- entre ellas. Por último, aparece un hombre (Lincoln) que luce incipiente, pero que resulta volcar toda su pasividad en atender a la única persona que parece realmente necesitarlo, y que lo convierte en un tranquilo y desafanado salvador.

Los cuatro van relacionándose e insertándose en la vida de Maisie, hasta que ella llega al punto de debatir su sentir entre lo que sabe normal y lo que la hace sentir segura y en casa; el hogar ha quedado desordenado y destruido por la pelea infinita de sus padres, hasta que llega a una casa en donde todo tiene un sentido, excepto la familia que se ha conformado entre los dos desconocidos y el único vínculo que hay entre ellos, que se materializa en una pequeña, que vive a diario pensando en su cotidianidad y tratando de comprender lo que sucede a su alrededor.

Maisie_01Mientras todo se desarrolla, hay tiempo de explorar lentamente la vida de cada individuo desde los ojos de una pequeña que percibe los colores brillantes, pese a la limitada gama de tonalidades y lo seco que hay detrás de su realidad. Cada paso que da la acerca más a sus nuevos “padres” y la aleja de los otros, quienes se van retirando, y se miran distantes ante la cámara, víctimas de sus propios monstruos y deseos.

Maisie vive sus circunstancias sin crear demonios que la martiricen, vive su día a día –de gritos y rechazos- como una niña que juega, va a la escuela, come y espera que alguien le regale un poco de atención y cariño. Sobrevive la rutina de la mano de quien quiera tomarla, y es la interpretación de Aprile lo que le da toda la fuerza y exime a la cinta de ser un melodrama acartonado. Es su mirada perdida, su aparente inocencia y su forma de ver sus circunstancias lo que mantiene a flote no solo su vida, sino la película completa.

Maisie_03Junto a ella, una Julianne Moore que no parece rockera, pero que sí se ve lo suficientemente trastornada por sus intereses como para ignorar a su hija; un Coogan detestable y carismático a la vez, que definitivamente se pasa por alto a la pequeña; Johana Vanderham, sutil y amorosa; pero sobre todo, Alexander Skarsgård, calmo y lleno de paz. Todo, en medio de una de las ciudades más caóticas y ajetreadas del mund0, como es Manhattan.

¿Qué hacemos con Maisie? es una cinta sobre divorcios, desamor y uniones inesperadas, en donde los vínculos de sangre dejan de ser importantes (en todos sentidos) para darle paso a la cotidianidad y a la cercanía honesta y desinteresada. Es una película que hace evidentes las deficiencias de los individuos para poder mostrar amor hacia alguien más que no sea su propia persona. Es una historia que refleja –sin juzgar duramente- la perspectiva de una niña que padece los cambios experimentados a su alrededor, que no comprende, que no controla y que vive lo mejor que puede. Es una experiencia visual que enaltece la belleza de la luz y la sombra y que refleja un punto de vista que alude a una ilusión requerida para sobrevivir.

Tráiler:

Ficha técnica:

¿Qué hacemos con Maisie? (What Maisie Knew),  EUA, 2012.

Dirección: Scott McGehee, David Siegel
Guion: Nancy Doyne, Carroll Cartwright
Producción: Daniel Crown, Daniela Taplin Lundberg, William Teitler, Charles Weinstock
Fotografía: Giles Nuttgens
Música: Nick Urata
Reparto: Julianne Moore, Steve Coogan, Alexander Skarsgård, Joanna Vanderham, Onata Aprile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.