Críticas

El hombre tras la cortina, al descubierto

Oz, un mundo de fantasía

Oz: The Great and Powerful. Sam Raimi. EUA, 2013.

poster de Oz, un mundo de fantasíaUn juego de espirales que se superponen y entrelazan nos traslada desde la butaca a un mundo en blanco y negro y formato 1.33, al que llegamos gracias al poder hipnótico de la melodía de Danny Elfman, que inevitablemente nos hace recordar el imaginario de Tim Burton. Pero, en realidad, hemos llegado a un circo de principios de siglo donde encontramos a Oz (James Franco), un joven mago que consigue salir adelante gracias a un espectáculo de prestidigitación al que se le ven los hilos, que mantiene junto a su amigo y ayudante Frank (Zack Braff).

Este trayecto a través de las espirales también es un viaje en el tiempo que nos contagia la nostalgia de aquellos orígenes cinematográficos en los fue creada la película de Victor Fleming, que en 1939 dio vida a Dorothy, una niña demasiado soñadora para vivir en una granja perdida de Kansas, de donde partirá hacia un universo de ilusión.

Sam Raimi, junto a Mitchell Kapner y David Lyndsay- Abaire, retoma la historia que estaba detrás de El mago de Oz, para dar respuesta a todas aquellas preguntas que nos quedaron en el aire sobre aquel hombre que se escondía tras una cortina, y que representaba al personaje más enigmático de la fantasía escrita por Lyman Frank Baum. Esta precuela nos sitúa en el país de Oz mucho tiempo antes de que Dorothy llegase, y descubrimos cómo el mago de dudosa ética llamado Oz logra convertirse en el rey de aquel domino.

Oz mundo fantasíaPuede sorprender el hecho de encontrar a Sam Raimi tras esta ficción disneyana si tenemos en cuenta cuales han sido sus orígenes y el trazado de su carrera cinematográfica, ligado, en su mayoría, a historias oscuras enclavadas dentro del cine de terror (sin dejar nunca de lado los matices paródicos donde la vis cómica siempre tiene su espacio). Sin embargo, el perfil de casi todos sus films guardan en común un claro comportamiento maniqueo, habitado por personajes que se mueven en directrices pretendidamente dicotómicas. Es llamativo apreciar cómo el imaginario de Raimi tiene ciertas constantes y señas de identidad que se han mantenido a lo largo del tiempo, como es su particular lenguaje audiovisual. La energía y protagonismo que tiene la cámara, plasmado en el uso de ciertos movimientos, son de un fácil reconocimiento. Desde la trilogía de Posesión infernal (The Evil Dead, 1981) hasta esta última fantasía de Oz, un mundo de fantasía (su primera incursión en el formato del 3D), podemos encontrar elementos recurrentes que nos recuerdan la frescura y combustión de su puesta en escena. Tanto es así que Oz, un mundo de fantasía podría leerse como una revisión remasterizada de la aventura que vive Ash (Bruce Campbell) en El ejército de las tinieblas (Army of Darkness, 1992). Ambos personajes, que comparten similar comicidad y complicidad con el espectador, en el intento de huir de la situación en la que están inmersos, son absorbidos por un tornado que les llevará a otro mundo, que les tiene reservada una misión a la que están predestinados sin ellos saberlo. Son los antihéroes perfectos que combatirán el mal para salvar a los habitantes de ese otro lugar. Mientras que Oz aterriza con un globo de manera forzosa en un paraíso multicolor, donde lo recibe una de las tres brujas más bellas jamás vistas en un cuento(Mila Kunis, Rachel Weisz y Michelle Williams), Ash cae del cielo con su motosierra y su coche destartalado, en un paraje desértico, donde se topa con un ejército medieval que le toma como rehén. Las brujas con las que deberán enfrentarse, aunque muy diferentes, son también parte de esos elementos que confluyen entre una historia y la otra (aunque también existe una bruja más terrenal en Arrástrame al infierno/Drag Me To Hell, 2009). Existen otros componentes colaterales en común que son utilizados para  crear un ambiente concreto, como es el uso de la niebla o el hecho de otorgar “inteligencia” y autonomía a las plantas y árboles que forman parte de los bosques donde se mueven los personajes. Aunque Oz está muy pensada para su visionado y lucimiento en 3D, Raimi ha querido mantener algunos de esos efectos digitales CGI que ya empleaba hace quince años.

oz,the great and powerfulTodos estos detalles forman parte de la esencia de la autoría de Sam Raimi, que aunque se ha ido transformado y evolucionando a lo largo de la veintena de films que firma como realizador, demuestra que, ya se encuentre ante un film de bajo presupuesto o ante uno de los estrenos mainstream de la temporada destinado al público infantil, sabe ser él mismo.

Oz,  un mundo de fantasía, aunque se exceda en su metraje, y teniendo en cuenta el público al que está dirigido, garantiza una aventura divertida y colorista con personajes llamativos, como la muñeca de porcelana, el mono que acompaña a Oz en todo su periplo por el camino de baldosas amarillas (por momentos algo cargante) o el trío de brujas que han dejado a un lado sus verrugas horrorosas y las escobas sobre las que volar.

 

Tráiler:

Ficha técnica:

Oz, un mundo de fantasía (Oz: The Great and Powerful),  EUA, 2013.

Dirección: Sam Raimi
Guion: Mitchell Kapner y David Lindsay-Abaire, según la novela de L. Frank Baum.
Fotografía: Peter Deming
Música: Danny Elfman
Reparto: James Franco, Mila Kunis, Rachel Weisz, Michelle Williams, Abigail Spencer, Zach Braff, Joey King, Bill Cobbs, Stephen R. Hart, Martin Klebba, Tony Cox, Otis Winston, Bruce Campbell, Ted Raimi, Tim Holmes, Toni Wynne, Rob Crites, John Paxton, William Dick

Una respuesta a “Oz, un mundo de fantasía”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *