Críticas

El héroe desplazado

Operación E

Miguel Courtois. Colombia, Francia, España, 2012.

rtel de la película Operación ELa tragedia colombiana es impresionante. Millones de seres se han visto desplazados por una violencia realmente sin sentido, en la cual un grupo de ideólogos revolucionarios, obstinado e inflexible, ha aprovechado la complejidad y la inmensidad del territorio, la incapacidad burocrática y el centralismo del estado, la injusta realidad social, para montar una interminable guerra, echando mano de todas las formas de lucha posible, para intentar derrotar al sistema existente, sin que realmente haya tenido éxito militar ni social. En cambio, en el río revuelto que se ha formado en más de cuarenta años de violencia, han entrado a jugar mafias, narcotraficantes, bandoleros, pandillas y paramilitares. Todos estos violentos señores de la guerra reclaman territorios y poder, en las ciudades y en el campo. Naturalmente que bajo estas condiciones de desorden y de tormenta, sufren los rigores mayormente los habitantes de naturaleza pacífica, aquellos que no gustan de los uniformes, que tienen desconfianza de los caudillos y que temen sus órdenes arbitrarias. Estas personas simples, casi siempre humildes y trabajadoras, ponen los muertos cada vez que estalla una mina quiebrapatas escondida en los caminos, cada vez que se registran enfrentamientos en zonas habitadas; ponen su trabajo para sostener causas que no entienden bien; deben entregar sus hijos, todavía niños, a la orden de comandantes que los envenenan con violencia y resentimiento, matizando las cosas, para suavizar, con ideologías libertarias, slogans y cantos revolucionarios. Eventualmente, deben huir, dejándolo todo, hacia los cinturones de pobreza de pueblos y ciudades o hacia espacios que ni siquiera existen.

Cartel de la película Operación EDe estas cosas trata Operación E. Utiliza como pretexto un episodio ampliamente conocido en Colombia y, quizás en el mundo, en el cual la guerrilla de las FARC, el más antiguo grupo revolucionario colombiano, queda al descubierto ante la opinión pública como manipulador y embaucador, cuando promete entregar, como un gesto humanitario, al pequeño Emmanuel a su madre ya liberada. El niño era hijo de Clara Rojas, una política secuestrada. Había nacido en cautiverio. Arrebatado de brazos de su madre, fue entregado a la fuerza por las FARC a una familia fariana para que lo cuidara y respondiera por él. El problema para la guerrilla, fue que no contaron con la naturaleza fundamentalmente buena de estas personas, que se desplazaron en busca de cuidados para el niño cuando este se puso mal de salud, quedando la criatura por azares del destino en poder del sistema de protección de niños, por parte del Estado.

operacion-E-3En esta historia aparecen dos héroes que nunca alcanzaron este estatus durante los agitados acontecimientos que se fueron desencadenando. Más bien quedaron como seres desconocidos o ignorantes, parte de esa enorme masa de desplazados, cuyas historias apenas si se llegará a contar en sus círculos familiares, seres sobre quiénes nunca será hecha una película o escrito ningún cuento o novela. Uno de ellos es Crisanto, un personaje magníficamente interpretado por Luis Tosar en uno de los papeles más desafiantes de este prestigioso y premiado actor, según él mismo lo reconoce. Crisanto es un campesino culto, aventurero y decidido, llevado por las circunstancias a convertirse en cultivador y raspachín de coca en medio de las húmedas selvas del oriente colombiano. Trabaja suministrando pasta de coca para las FARC, pero manteniendo una atrevida independencia, centrada en sacar adelante a su numerosa familia y mantenerse creativo a través del arte, a base de dibujos y bocetos. En la selva se enamora de Liliana (Martina García), una bella morena indígena de largos cabellos negros, clara inteligencia e indeclinable entrega maternal. ¿Suena irreal? Precisamente la imagen que los medios nos traen es la de que, en las selvas y en los campos, viven campesinos ignorantes, marionetas del destino, arrastrados sin remedio por las olas de la violencia. Operación E prefiere adentrarse en dos seres humanos irrepetibles y dignos, capaces de soñar y de ensayar alternativas con sus propias vidas, con inteligencia y astucia, aunque al fin sean más fuertes las marejadas tormentosas de la violencia y la injusticia.

Fotograma de la película Operación EOperación E, como dice su director en una entrevista, no hace trampa, se enfrenta a personajes de carne y hueso, es decir, en este caso, al heroísmo del que está apabullado y que se desplaza buscando la libertad, tratando de dar sentido a su vida. Presenta a la selva colombiana, sus ríos, sus caminos pantanosos y lluviosos, los pueblos que se van formando aquí y allá, sus ciudades, sus centros de salud, sus personajes, de forma que se antoja realista, constituyendo un mundo que el espectador quizás no haya visto nunca.  A este mundo no se llega en medio del ruido mediático, ni bajo el fragor del enfrentamiento de versiones periodísticas o de declaraciones maliciosas o interesadas de protagonistas famosos.

Imagen de Operación ELos verdaderos héroes quedan entonces ocultos a la opinión pública, que jamás podrá penetrar en las distintas verdades. Para los demás, estos no son héroes, son simplemente colaboradores de la guerrilla, gente que hace las cosas en general por dinero. Nadie se interesa por averiguar qué es lo que realmente pasó, ante la importancia de la Operación E, como tal, y de la resolución de la tragedia del niño perdido y reencontrado. Viene a la mente el famoso caso Dreyfus, en el cual un error judicial dividió en dos a la opinión pública de Francia, dando oportunidad para que el cine entrara a terciar y a proponer una visión más justa (L’affaire Dreyfus, George Meliés,1899), la cual tardó más de doce años en hacerse realidad.

El director pretende dar un mensaje, una especie de metáfora para muchas personas en todo el mundo. Afortunadamente lo hace con una buena película, bien actuada, entretenida, bien contada. El paisaje colombiano no deja de sorprender en cada escena, lo mismo que las particulares formas de arbitrariedad y de compasión que pululan en estos territorios, tan bendecidos con la belleza y con la variedad de comportamientos humanos.

Tráiler:

Ficha técnica:

Operación E ,  Colombia, Francia, España, 2012.

Dirección: Miguel Courtois
Guion: Antonio Onetti, basado en “La operación Emmanuel"
Producción: Marisa Castelo, Farruco Castromán
Fotografía: Josu Inchaústegui
Música: Thierry Westermeyer
Reparto: Luis Tosar, Martina García, Gilberto Ramírez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *