Críticas

Imágenes repetitivas

Love

Gaspar Noé. Francia, 2015.

Cartel de la película LoveMucho antes del estreno de Love dentro del Festival de Cannes 2015, el enfoque promocional de carteles y alguna que otra imagen filtrada por Internet predecían que este podría llegar a ser el film definitivo de la provocación de Gaspar Noé. Después de no haber dejado indiferente a nadie con Irreversible (2002) y Enter the Void (2009), el cuarto largometraje de Noé, más allá de las escenas de sexo explícito, algo que no es nuevo ni transgresor, por más que Noé haya querido experimentar con la imagen estereoscópica, dista mucho de ser su cinta más indómita y se muestra deudora de su cine anterior. En este sentido, Noé sigue la línea de un cine contemplado como experiencia, que busca la estimulación del espectador.

Murphy tiene una vida con la que no es feliz. Tiene una hija pequeña con una pareja hacia la que no siente amor. Una mañana, Murphy recibe un mensaje telefónico de la madre de Electra, su ex pareja, en el que angustiada, le pregunta si conoce el paradero de su hija, pues no sabe dónde se encuentra y teme que le haya podido ocurrir algo. Murphy y Electra rompieron hace un tiempo y desde entonces no se han vuelto a ver. Este será el comienzo de un viaje interior a través de los recuerdos de Murphy, quien reconstruirá, de principio a fin, su historia de amor. Los flashbacks nos llevarán a conocer cómo fue esa relación, mientras Murphy permanece encerrado en su apartamento a la espera de alguna noticia de Electra. Los sentimientos de remordimiento, culpa y tristeza aflorarán de una manera incontrolable.

Fotograma de la película Love, de Gaspar NoeNoé no solo no escatima, sino que tiende al abuso y repetición de escenas de felaciones, penetraciones, alguna eyaculación directa a cámara y puntos de vista que ya había utilizado con anterioridad, como el de una penetración desde el interior de una vagina. Esta reiteración ahonda en la rutina sexual y recala en la importancia del sexo dentro de la relación de pareja de los protagonistas, como papel primordial en los vínculos sentimentales durante la efervescencia de la juventud. Este recurso narrativo, basado en la repetición de escenas, no es algo aislado dentro del cine de Noé. En Enter the Void  volvía una y otra vez sobre el accidente de coche o los constantes viajes aéreos sobrevolando la ciudad.

Love cuenta con Benoît Debie como director de fotografía, quien también ha acompañado a Noé en sus dos cintas anteriores. Aquí vuelve a trabajar sobre un tratamiento de la estética y la composición muy cuidado y preciso y el uso de largos planos en los que la cámara se cierne alrededor del personaje principal, aquí perturbado por los recuerdos.

 

Ficha técnica:

Love ,  Francia, 2015.

Dirección: Gaspar Noé
Guión: Gaspar Noé
Producción: RT Features / Rectangle Productions / Wild Bunch
Fotografía: Benoît Debie
Reparto: Karl Glusman, Klara Kristin, Aomi Muyock

África Sandonís

 

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios