Críticas

¡¡Hemos perdido la fuerza, Pegaso!!

Los Caballeros del Zodiaco: La Leyenda del Santuario

Saint Seiya: Legend of Sanctuary. Keiichi Sato. Japón, 2014.

Los caballeros del zodiaco cartelSeiya, Hyoga, Shiryu, Shun e Ikki son un grupo de jóvenes caballeros (santos) que luchan del lado de la reencarnación de la diosa Atenea (Saori Kido). Cada vez que las fuerzas del mal ponen en peligro a la humanidad, los caballeros portan armaduras inspiradas en cada una de las 88 constelaciones que dominan el firmamento. En la batalla se sirven del “cosmos”, energía que rodea y equilibra a todos los elementos del universo. Para salvar a Atenea tendrán que cruzar las 12 casas del zodíaco y descubrir la verdadera identidad del malvado patriarca.

De la mano de su creador, Masami Kurumada, nace en 1986 el primer volumen del manga shonen1 de Los Caballeros del Zodíaco (Saint Seiya), publicado en la revista Shonen Jump. Las productoras Bandai y Toei Animation, casi instantáneamente, lanzaron la adaptación animada en Japón de la famosa saga del Santuario. El éxito no tardó en propagarse en Occidente, así que durante las tres décadas siguientes el universo expandido de Los Caballeros… crece exponencialmente: secuelas, precuelas, spin-offs y numerosas películas basadas en los personajes (esta sería la sexta).

Los caballeros del Zodiaco, fotogramaLa última vuelta de tuerca de la franquicia es en realidad un tributo. Se trata de una reconfiguración de la primera saga (73 episodios) condensada en 93 minutos. Desde luego, con semejante premisa la sangría argumental es inevitable. Sin embargo, Keiichi Sato ha seleccionado con mimo los arreglos de guion y ha rescatado (se agradece) el sentido del humor de los primeros episodios. Si bien, no ocurre lo mismo con alguna que otra licencia en el trato, condición y hasta sexo de algunos personajes. Apuestas demasiado caprichosas. Sin duda, un aspecto que no dejará indiferente al fan de la saga, por más que intente aportar aire fresco.

Para aquellos que ya conocen la historia de Seiya y los demás, se preguntarán, ¿qué hay de nuevo en este remake con vitola reverencial?; y la respuesta es, que más allá del tijeretazo, Keiichi Sato lo ha apostado todo a la muda de piel. El revestimiento tridimensional es el único foco que merece la pena analizar como marca distintiva.

Los-caballeros-del-zodiaco-2La estética maneja los parámetros conceptuales de la recordada Final Fantasy: La fuerza interior (Final Fantasy: The Spirits Within, 2001), película que dio un paso más en aquel “ruido” de finales de los 90 que predecía el final de los actores reales, nada menos. Aquí se opta por la sobreexposición de materiales hiperrealistas. Los brillos y efectos lumínicos son demasiado abrumadores, pero también hay auténticas maravillas de arte conceptual.

Un buen ejemplo de ello se concentra en el despliegue ecléctico del santuario. En un lienzo estético mayoritariamente futurista, la arquitectura ya no se limita al clasicismo helénico, ahora, incluso se atreve a superponer acabados barrocos en espacios y líneas góticas. El resultado en los exteriores es tan extraño como fascinante, no así en los interiores de las casas del zodíaco, demasiado recargadas en favor del alarde ornamental, pero en contra de la claridad de las escenas de acción.

Se podría decir que el trabajo técnico es impecable en los detalles y las naturalezas muertas, es cierto. Pero, ¿qué hay tras la superficie?; cualquier espectador, ya sea fan de la serie o no, tendrá problemas para aceptar la economía gestual que impera en todos los personajes. Salvo Seiya, la gran excepción a la regla, el resto podrían pasar por figuras de cera. Los fans, verán como a pesar de disponer de medios digitales tan generosos, no reconocerán ni por asomo, el carisma del que hacían gala los diseños del maestro Shingo Araki. Para los más fieles será difícil aceptar un cambio tan radical de caracterización. La consecuencia es un inevitable desapego empático.

Los caballeros del Zodiaco, críticaTodo indica que el factor estético pueda avivar cierta polémica entre partidarios y detractores. Pero todo queda ahí, porque lo que está claro es que este remake no mejora ningún otro apartado. El espectador “virgen” encontrará confusa la relación entre los protagonistas. No entenderá sus motivaciones, sus debilidades ni sus poderes. Varias veces las escenas se atropellan, con un montaje que solapa las subtramas, de modo que se pierde el foco de interés fácilmente.

La comparación puede ser imposible, no lo niego, pero es necesario recordar cómo la serie original manejaba los tiempos de la incertidumbre como ninguna. El uso del flashback construía el perfil de los héroes para poder comprender su peso en la historia. El diseño de Araki delimitaba las individualidades de los héroes con maestría, en un marco en el que la mitología era una protagonista más. Todos estos atributos fueron marca de la casa. Pero si hay algún elemento diferencial que nunca debe perder cualquier vástago de la saga, ese es su sello musical.

Saint Seiya: Legend of SanctuaryEn la serie de los 80, el músico Seiji Yokoyama tenía claro que el uso de elementos cinematográficos, como el leitmotiv sinfónico, era capital para anticipar aquellos momentos climáticos tan característicos. El pop y rock completaban una BSO repleta de notas que se fusionaban con las personalidades de los héroes en el ámbito de la épica, el misterio y la emotividad. Lamentablemente, salvo el tema principal (Hero, Yoshihiro Ike), la partitura de Los Caballeros del Zodíaco: La leyenda… nunca se acerca a aquellos niveles. El trabajo de Yoshihiro Ike sólo acompaña a la epiléptica descarga de imágenes, sin noticias de las composiciones homéricas de antaño.

A pesar de ello, no puedo acabar sin destacar mi más sincero reconocimiento al esfuerzo por recopilar de nuevo las voces del doblaje noventero. Un esfuerzo que bien valía una obra más redonda. Es una pena que tal expectativa no haya estado a la altura de su efeméride, víctima de rutilantes ropajes de última generación. Una puesta de largo que le ha sentado tan mal como a una escultura de Fidias le quedaría un vestido de Armani. Todo queda en puro divertimento pintoresco que no contentará a los neófitos ni tampoco a sus incondicionales. Y si tiene dudas, mejor recupere la mítica serie en que se basa, y verá que en aquellos tiempos, ya mitológicos, la cosa iba en serio.

 

  1. Cómic japonés dirigido principalmente a jóvenes, en alusión a una temática llena de acción, violencia y romance, siempre desde un punto de vista masculino.

 

Ficha técnica:

Los Caballeros del Zodiaco: La Leyenda del Santuario (Saint Seiya: Legend of Sanctuary),  Japón, 2014.

Dirección: Keiichi Sato
Guión: Tomohiro Suzuki, Chihiro Suzuki
Producción: Toei Animation
Música: Yoshihiro Ike

Mario Cea Millán

Graduado del Master en Crítica Cinematográfica de AULA CRÍTICA

 

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios