Críticas

¿Hay alguien ahí?

La señal

The Signal. William Eubank. EUA, 2014.

The signMás allá de cuestionarme la existencia extraterrestre como lectura evidente de las películas sobre esta temática, me gusta dejarme llevar y pensar en otras tantas interpretaciones bastante más terrenales que sugieren este tipo de filmes. Y tal preferencia se hace extensible a todo el género de ciencia ficción. Sus jugosas metáforas son una auténtica delicatessen que dependen de lo que narren y cómo lo narren. El tándem de siempre. La Señal no es ajena a la metáfora, aunque parece obligado avisar de que no es todo lo sutil que debiera porque, la verdad, sí que podría haber dado algo más de lo que se ve.

Nic, Haley y Jonah son tres estudiantes que viajan en carretera por el suroeste de Estados Unidos cuando deciden desviarse de su ruta para localizar a un hacker que se coló en los sistemas del MIT y que ahora juega con ellos. Están a punto de encontrarle pero todo se nubla y Nic despierta solo y desorientado, viéndose obligado a responder a los interrogatorios del doctor Wallace Damon para saber qué está pasando.

La señalLa película comienza como una road movie rodeada de grandes espacios, luminosidad y con un ritmo ligeramente pausado, para conducirnos a la presentación de los protagonistas y sus  tribulaciones. Algo ya narrado sino fuera por esa señal de un hacker que reciben en sus ordenadores. Este hecho desencadena y aporta nuevas pinceladas a lo que podría suponer una road movie habitual, que deja entrever, en este caso, el camino de sus protagonistas hacia la madurez personal o sentimental. Gracias a esta señal se verán sorprendidos por un verdadero cambio vital.

Todo en la cinta parece construido al servicio de la sorpresa que experimentan los protagonistas y que, por ósmosis, también sufre el espectador que, si es un glotón cinematográfico, puede intuir que tras el primer sobresalto habrá alguno más, y así hasta el final.

La señalPorque La Señal, a pesar de tener muchos aciertos en lo que narra, no acaba de resolver bien. Falta desarrollo en una historia que, a simple vista, alberga mucho potencial. No tiene problema en transitar lugares comunes dentro de la ciencia ficción o de la fantasía: las conspiraciones, el mundo de la informática, la vida extraterrestre, los sucesos paranormales (los menos), atisbos de superhéroes o incluso se atreve a adentrarse en el mito de la Caverna de Platón.

En el otro extremo nos encontramos con la fotografía o con los efectos visuales, premiados en  el último Festival de Sitges, que destacan en el corpus de la película por su extremo cuidado.

The signEn este caso no será necesario sacar la balanza, para comprobar que el peso de la película recae en la forma en detrimento de la historia. Forma que, repito, es buena y aún sería superior si consiguiese establecer una mejor sintonía con la narrativa. El error es que la fotografía o la estética bien cuidada fagocita el mensaje que se quiere transmitir. Y el mensaje, aunque está a medio construir, tiene potencial, al igual que su director.

La Señal puede producir en el espectador un efecto de recuerdo o de olvido. Habrá quien alabe esta cinta por sus virtudes, por sus sorpresas o por una trabajada estética por encima de sus defectos, y eso le hará recordar el filme con agrado. En cambio para otros, y este es mi caso, a pesar de sus errores y de sus aciertos, este título tenderá a estratificarse con otros tantos trabajos con posibilidades que el tiempo, implacable, amontona en un rinconcito de su memoria.

Tráiler:

Ficha técnica:

La señal (The Signal),  EUA, 2014.

Dirección: William Eubank
Guión: William Eubank, Carlyle Eubank, David Frigerio
Producción: Automatik Entertainment / Low Spark Films
Fotografía: David Lanzenberg
Música: Nima Fakhrara
Reparto: Brenton Thwaites, Laurence Fishburne, Olivia Cooke, Beau Knapp, Lin Shaye, Robert Longstreet, Jeffrey Grover

Alberto Pascual Pérez

 

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios