Críticas

Sabemos lo que queremos

La próxima piel

La propera pell. Isaki Lacuesta. Isa Campo. España, 2016.

LaaproximapielCartelEl realizador Isaki Lacuesta, con La próxima piel, cambia de nuevo totalmente el registro, como suele ser habitual en toda su filmografía, y desde su última película, Murieron por encima de sus posibilidades (2014), una disparatada, ácida y acusadora comedia gamberra, se pasa a una propuesta dramática, de tintes personales y familiares de profundo calado. En esta ocasión, nos sitúa en la zona de los Pirineos, lugar en donde ocho años antes de cuando se data la trama, desapareció un niño en sus montañas nevadas, y la historia parte cuando el chiquillo, ya un joven, parece haber sido encontrado en un centro de acogida, o establecimiento similar, en Francia. En esta oportunidad, ha codirigido el filme con Isa Campo, en su primera intervención como realizadora en un largometraje, aunque ya tenía amplia experiencia en otras facetas cinematográficas, entre ellas guionista de películas de Lacuesta como Los condenados (2009), y Los pasos dobles (2011).

La narración se entronca en un triángulo formado por Léo, el chico reaparecido, Gabriel antes de su ausencia (interpretado por Álex Monner), por su madre Ana (Emma Suárez) y en tercer lugar, por el tío del primero y cuñado de la segunda, Enric (al que da vida en pantalla Sergi López). La legislación francesa especifica sobre el asunto que si ambas partes, progenitores e hijos, no ponen objeción alguna, no es necesario recurrir a la comprobación de la identidad mediante pruebas médicas genéticas.

LaproximapielFoto1Isaki Lacuesta e Isa Campo, con un ritmo ágil y primeros planos de sus protagonistas, fundamentalmente del chaval, van hilvanando la historia, con recurso al mismo tiempo a inserción de planos generales que enseñan el terreno rural donde se mueve el filme. Con este último recurso, consiguen trasladar al espectador el ambiente rústico, rudo y frío, de costumbres ancestrales y ritos o formas de vida derivadas tanto de la propia supervivencia, como de la búsqueda de la diversión más bruta e indiferente hacia la existencia y sentimientos de otros seres vivos, a los que conseguimos dominar gracias a nuestros inventos de artefactos ingeniosos, muchas veces utilizados de forma diabólica. Por ejemplo, nos estamos refiriendo a las competiciones de caza de animales por pura diversión, una actividad que al parecer produce en muchas personas subidas de adrenalina similares a las que se obtienen participando en una carrera de maratón, escuchando una sinfonía de Gustav Mahler, o disfrutando por enésima vez del Hallelujah del cantante y poeta que desgraciadamente nos acaba de dejar, Leonard Cohen, a quien no le llegó a tiempo el reconocimiento en forma de Nobel de Literatura, a diferencia de otros compañeros. Una vez acabado el filme de Lacuesta y Campo, lo que no podemos apartar de nuestra mente es la mirada de ese cervatillo, una mirada idéntica a la de mi mascota, cuando algo le trastorna y vuelve inquieto, por no alcanzar a comprenderlo.

proxima_piel2Los realizadores juegan con un guion muy estudiado, concienzudo en no dejar lazos sueltos, y sobresaliente en saber ir dosificando la información, no solo para mantener el interés y atención del público, sino también alcanzando el mérito de que este último está anhelando intentar acercarse en mayor medida a la real historia, y al alma de los personajes. Y alrededor de ello, precisamente entendemos que el mayor logro del largometraje es conseguir pasar de un estado al contrario, que creamos firmemente algo, y en la siguiente escena se presente lo contrario, un juego que aparece y desaparece a lo largo del filme, y que no defrauda en su final, apuntando con un golpe fuerte, pero no definitivo. A cuentas de ello, no pierdan detalle alguno en la escena del baile.

Por supuesto, como cualquier película, hay que verla en versión original, y en esta obra, además de poder observar la parte de interpretación que conlleva la expresión verbal de la actuación, se juega con la riqueza de combinar tres idiomas, catalán, francés y castellano, al desarrollarse en una zona fronteriza donde los límites son imprecisos, se entrecruzan, y además, enriquece el panorama cultural de la zona y de sus habitantes.

proxima_piel3Y ya que acabamos de hablar de personajes, toca destacar, sin vacilación alguna, a sus tres actores y/o actrices protagonistas. Emma Suárez está espléndida haciendo de Ana, esa madre en espera del hijo perdido, a la que le habría dado igual que le hubieran entregado a una cebra o a un cerdo vietnamita, una madre obsesionada durante años con una única causa, y de paso, desperdiciando otras facetas de su vida por ello. Qué lejos y qué cerca queda de esa Julieta de Pedro Almodóvar (2016), que aún mostrándose contenida, dentro de lo que cabe, deja a Ana, a nuestra protagonista en La próxima piel, en una sufrida mujer en búsqueda de cualquier satisfacción, venga de donde viniere. Precisamente, en el pasado Festival de Cine de Valladolid, nos ha llamado la atención las numerosas propuestas que existían en su Sección Oficial, sobre las relaciones materno/filiales. Exactamente, dichas obras caminaban desde las progenitoras más ausentes, hasta las que no se les dejaban volver a tener la ocasión de ejercer su maternidad, o incluso, como en este caso, a las que parece que, de forma sorpresiva, la vida les sonríe y nos lleva a creer que pueden alcanzar una segunda oportunidad, perseguida y anhelada sin tregua alguna. Nos estamos refiriendo, en concreto, a tres películas que recomendamos, en cuanto tengan la ocasión de aparecer en nuestras pantallas: la ganadora de la Espiga de Oro de Mejor Película, la italiana Locas de alegría (La Pazza gioia), de Paolo Virzì, la brasileña Madre solo hay una (Mãe só há uma), de la realizadora Anna Muylaert, que consiguió el galardón a la Mejor Directora, y al largometraje español La madre, de Alberto Morais. Por cierto, este último, al menos en mi ciudad, ya ha tenido la ocasión de ser estrenada, aunque, como era de imaginar para una obra de autor preocupada en asuntos sociales, casi de “tapadillo”, y en una única sala.

proxima_pielContinuando con los otros dos protagonistas, Sergi López hace de Sergi López, y borda a ese hombre, Enric, de carácter rudo, de costumbres bruscas, directo, sin artificios…; por suerte, la mayoría de los caracteres a los que da vida en sus interpretaciones acumulan dichas características, y por ello, seguimos disfrutando con sus actuaciones. Álex Monner, el joven reaparecido en el momento en que está a punto de alcanzar la mayoría de edad, sorprende por su capacidad de desorientar, de hacerse verosímil, desarrollando cualquier faceta distintiva, ya herido por un pasado que se presume y dibuja duro, muy duro, o por ejemplo, también empático con la comunión que logra establecer con los personajes de su edad que le rodean.

Nos encontramos ante un filme interesantísimo, con muchas facetas y vertientes, incluso algunas a las que no nos hemos referido en este artículo, tan importantes como la violencia de género o la diversidad sexual, y que a pesar de haber obtenido en el último Festival de Málaga, en el pasado mes de abril, cuatro premios, incluyendo el Especial del Jurado, no habíamos tenido ocasión de disfrutar su estreno hasta hace unas pocas semanas, y ya se imaginarán en cuántos cines, y por cuánto tiempo.

Tráiler:

 

Ficha técnica:

La próxima piel (La propera pell),  España, 2016.

Dirección: Isaki Lacuesta. Isa Campo
Guion: Isa Campo, Isaki Lacuesta, Fran Araújo
Producción: Coproducción España-Suiza; Bord Cadre Films / Corte y Confección de Películas / La Termita Films / Sentido Films
Fotografía: Diego Dussuel
Música: Gerard Gil
Reparto: Àlex Monner, Emma Suárez, Sergi López, Bruno Todeschini, Igor Szpakowski, Mikel Iglesias, Greta Fernández, David Arribas, Pablo Rosset, Guillem Jorba

8 opiniones en “La próxima piel”

  1. Pero no explican nada, no tiene final !!! Deja dudas, dudas, dudas….. Sólo perdí mi tiempo buscando una reseña, salió lo mismo😑

    1. Creo que ocurre en tres ocasiones.A mí también me sorprendió. Queda inconcluso así que creo que alguien lo colocó ahí para darlo a conocer. Para el chico parecía ser un salvavidas en momentos de pánico.

  2. Me encantó la película. La recreación del ambiente, los escenarios, la expresividad de los personajes, la trama, el desarrollo y ese final del hijo abrazando a su madre y diciéndole que no fue él. SIn embargo también me sorprendió oírle recitar el Sutra del Loto, tres veces durante la película.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *