Críticas

Más sombras que luces

La larga noche de Francisco Sanctis

Andrea Testa y Francisco Márquez. Argentina, 2016.

BAFICI 2016 – Competencia Internacional

La larga noche de Francisco SanctisLa película argentina La larga noche de Francisco Sanctis, de Andrea Testa y Francisco Márquez, obtuvo premios a la Mejor Película en la Competencia Oficial Internacional y a Mejor Actor (Diego Velázquez), así como el reconocimiento de los Premios Signis y Feisal en Bafici 2016.

Buenos Aires en los setenta, años de la feroz dictadura militar, es el escenario donde Francisco Sanctis es enfrentado a un verdadero dilema que lo pone en la situación de poder salvar dos vidas arriesgando la suya o, por el contrario, resguardarse en su núcleo hogareño y permitir que una pareja desconocida sea secuestrada, torturada y desaparecida por su ideología política.

La atmósfera de los interiores, donde Francisco vive junto a su esposa e hijos es oscura y opresiva. Una pálida luz ilumina los espacios donde late la vida de la familia: la cocina y el cuarto de los niños. Pero los exteriores son más intimidantes. Las calles solitarias, los encuentros fortuitos, los diálogos casuales que cobran nueva dimensión luego de que Francisco haya recibido la misión indeseada, forman un artilugio en el que el espectador ve cómo el protagonista se mueve, como si estuviera en una jaula de observación, donde se midieran los niveles de adrenalina, a la manera de un cobayo revisado por un entomólogo. En pocas escenas se van cerrando las posibilidades de que el personaje encuentre la salida más fácil.

Francisco es un empleado común que lucha por conseguir su ascenso, pero casi siempre sale de la oficina del gerente con una felicitación y un premio consuelo, además de la noticia de que la próxima vez se tratará su caso. Recibe un llamado de una excompañera de universidad que, con un pretexto, le propone una misión que le es ajena. Minutos largos dentro de un automóvil, donde la mujer mira insistentemente por el espejo retrovisor, como para justificar un comentario que escucharemos unos minutos más adelante, cuando un compañero común la recuerde como una “gorda paranoica”.

La larga noche de Francisco SanctisLa larga noche pasa entre jugar al billar con el amigo, el paseo casi obligado en el auto, una sesión de cine que devela la preocupación de quienes están comprometidos en la lucha contra la dictadura y en un viaje en autobús, con la cámara que se detiene en los rostros cansados de los pasajeros, quizá otros Franciscos que vuelven al hogar con las manos vacías de ilusiones.

La máscara de Diego Velázquez, que ha obtenido el premio a Mejor Actor, es pétrea. Sus ojos, enmarcados por ojeras oscuras y la delgadez de su rostro no regalan ni una sonrisa durante toda la historia. No hay gestos que delaten placer o temor, solo una imagen inexpresiva que se viste con aquello que el espectador prefiera: temor, indecisión, valor, curiosidad… y podríamos seguir enumerando.

La película de Andrea Testa y Francisco Márquez va a participar de la sección Un Certain Regard, del próximo Festival de Cannes. Allí podrán sumergirse, porque eso sí lo logra el filme, en la atmósfera opresiva y temerosa que se vivía en aquellos terribles años, donde había gran cantidad de argentinos que, como Francisco, miraban pasar los hechos frente a sus ojos, pero preferían desviar la mirada hacia otro lado… Creo que ese es el mayor valor del filme, no contar los hechos en sí, sino un estado de inmovilidad y de cierta complicidad con hechos que sacudían todos los días.

Ficha técnica:

La larga noche de Francisco Sanctis ,  Argentina, 2016.

Dirección: Andrea Testa y Francisco Márquez
Guión: Andrea Testa y Francisco Márquez
Fotografía: Federico Lastra
Reparto: Diego Velázquez, Laura Paredes, Valeria Lois, Marcelo Subiotto, Rafael Federman

Liliana Sáez

Directora de AULA CRÍTICA, Escuela de Crítica Cinematográfica y de EL ESPECTADOR IMAGINARIO

 

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios