Cortometrajes

Tributo al cine de los ochenta

Kung Fury

David Sandberg. Suecia, 2015.

Kung-Fury-cartelLa opera prima de David Sandberg, Kung Fury, es una chaladura genial que supone uno de los homenajes más brillantes que jamás se le hayan hecho al cine de los ochenta y al mundo de los arcades y de los videojuegos de esa época. De hecho, la película recuerda a juegos como Double Dragon, Mortal Kombat o Street Fighter, y en la escena inicial aparecen juegos ya clásicos de los salones recreativos como Asteroids, Space War, Donkey Kong y Tron. De una forma deliberadamente cutre y conscientemente absurda, David Sandberg, realizador de anuncios de televisión, dirige, escribe, produce y protagoniza (como si fuera un nuevo Orson Welles, aunque sus resultados se aproximen más a los de Ed Wood) este cortometraje de media hora de duración que bebe, por una parte, de títulos clásicos de los ochenta como Conan el bárbaro (Conan the Barbarian, John Milius, 1982), Golpe en la pequeña China (Big Trouble in Little China, John Carpenter, 1986), Karate Kid (John G. Avildsen, 1984), Terminator (James Cameron, 1984), RoboCop (Paul Verhoeven, 1987), Regreso al futuro (Back to the Future, Robert Zemeckis, 1985), y, por otra, del cine de Tarantino, sobre todo de Malditos bastardos (Inglourious Basterds, 2009).

Kung-Fury-01Este auténtico revival, cuidado hasta el detalle con la aparición de prendas de vestir como las Converse All Star o modelos de coche como el Lamborghini Countach, comienza con un prólogo in medias res en el que vemos ya a nuestro protagonista, que es quien da título al film, enfrentándose a una máquina de arcade homicida. Y aquí aparece un guiño genial a las películas en VHS de los años ochenta, cuando el enfrentamiento (que llega a producirse también en el espacio) resulta varias veces interrumpido por el tracking, término que solo reconocerán quienes lo hayan padecido de una forma u otra en algún momento de su vida.

Kung-Fury-02Inmediatamente después asistimos a la presentación del personaje, un patrullero de Miami convertido en Kung Fury cuando, al mismo tiempo, le cayó un rayo y le picó una cobra mientras se enfrentaba a un ninja rojo, maestro de las artes marciales. El prólogo dura tres minutos, la presentación del personaje, dos, y a continuación tenemos un minuto créditos, con imágenes que parecen extraídas de Corrupción en Miami (1984‑1990), ya que el film está ambientado fundamentalmente en Miami en 1985, si bien luego se van a producir diferentes saltos temporales.

Kung-Fury-03Y, a partir de aquí, todo empieza a descacharrarse, con la aparición de Hitler (Jorma Taccone) en el presente, que quiere destruir a Kung Fury, y con el protagonista viajando a través del tiempo gracias a Hackerman (Leopold Nilsson), que consigue hackear el tiempo con un ZX Spectrum y hace viajar a Kung Fury a la era vikinga, donde se encuentra con Barbarianna (Eleni Young), Katana (Helene Ahlson), Thor (Andreas Cahling) y un dinosaurio radiactivo que lanza rayos láser por los ojos. En un segundo momento, Hackerman consigue llevar a Kung Fury hasta la Alemania nazi para enfrentarse al mismísimo Kung Führer. Allí, el protagonista y sus aliados arman la zapatiesta.

Kung-Fury-05Tarantiniana hasta la médula, Kung Fury es hija de mil padres, un híbrido en toda regla, un pastiche postmoderno que se traduce en un loco tributo a los años ochenta. Se estrenó en abierto en la red el pasado 28 de mayo tras pasar por el Festival de Cannes y se ha convertido en un fenómeno viral. En realidad, Kung Fury es resultado de un proyecto de crowdfunding en KickStarter, donde consiguió recaudar 630.019 dólares aportados por 17.713 patrocinadores.

Kung-Fury-06Solo hay un elemento que se echa en falta en Kung Fury, y sin el cual no se podía entender el cine, la cultura y, en general, la vida en los años ochenta. Se trata, por supuesto, del sexo, ya que la aparición de las vikingas sin más no responde al espíritu de la época; para haber conseguido ese espíritu, hubiera sido indispensable también al menos un revolcón, además de la escena romántica que aparece en la presentación del personaje.

Kung-Fury-07A este cóctel explosivo de cine de acción no podía faltarle un ingrediente fundamental, la banda sonora, compuesta principalmente por temas de Mitch Murder y Lost Years. Acompaña a los títulos finales un vídeo musical, “True Survivor”, protagonizado por el mismísimo David Hasselhoff, él mismo un icono de los ochenta, cuando protagonizó series como El coche fantástico (1982‑1986) o Los vigilantes de la playa (1989‑2001). Por no hablar de Triceracop (Erik Hornqvist), el desconcertante compañero de Kung Fury, o el momento en que el protagonista se convierte en un dibujo animado a causa de las heridas que ha recibido a causa de la Gatling de Hitler. En fin, no tiene desperdicio y lo mejor es que la pueden ver aquí mismo. No digo más.

Película completa:

Vídeo musical “True Survivor”:

 

Ficha técnica:

Kung Fury ,  Suecia, 2015.

Dirección: David Sandberg
Guión: David Sandberg
Producción: Linus Andersson, Eleni Young Antonia
Fotografía: Jonas Ernhill, Martin Gäardemalm, Matias Andersson
Música: Mitch Murder, Lost Years
Reparto: David Sandberg, Jorma Taccone, Leopold Nilsson, Eleni Young, Helene Ahlson, Andreas Cahling, Per-Henrik Arvidius, Steven Chew, Magnus Betnér, Björn Gustafsson, David Hasselhof.

Joaquín Juan Penalva

Graduado del Master en Crítica Cinematográfica de AULA CRÍTICA

 

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios