Críticas

El deporte, rey en la gran pantalla

Un gran equipo

Les Seigneurs. Olivier Dahan. Francia, 2012.

Cartel pelicula Un gran equipoGritos y aplausos, un gran festejo en la cancha, la selección de fútbol de Francia ha conquistado la victoria; Orbéra, el número diez de la selección es ovacionado por el público que corea su nombre. Al entrar en el túnel del estadio, Orbéra es resguardado por seguridad y mucha gente lo aplaude al pasar. Camina glorioso, mientras vemos titulares de periódicos y revistas: “Orbéra el mago”, “Orbéra de oro”, “La revelación Orbéra”. Pero a cada paso que da hay menos gente, la estrella camina cada vez más sola por un largo pasillo. Ahora los titulares nos muestran el pasar del tiempo, cuando años después el ídolo se ha convertido en entrenador de un equipo. La música animada que escuchábamos al principio cambia, ahora una suave melodía acompaña los últimos titulares:“Orbéra víctima de un estafador”, “El fin de una era”, “La muerte en el campo de la deshonra”. Quien una vez fuera aclamado, ahora con la mirada fija en el piso, cruza una puerta y entra en un lugar donde solo hay oscuridad.

foto un gran equipoAsí es como en esta caminata de casi dos minutos, el director Oliver Dahannos cuenta, eficazmente, el pasado, el presente y el futuro de Patrick Orbéra (José García). La escena con la cual empieza Un gran equipo nos adentra en la vida de un ídolo nacional del fútbol francés que no logró mantener su gloria y se encuentra en su peor momento. Ahora, diez años después,está a punto de perder el derecho de visita a su hija  si no encuentra un trabajo seguro y deja su adicción al alcohol. Sin mejor oferta, acepta ser el entrenador del equipo de fútbol de una pequeña isla bretona. Ahí deberá encontrar la manera de convertir a un grupo de pescadores en futbolistas y ganar los próximos partidos para así poder conservar la fábrica donde trabaja más de la mitad del pueblo. Al ver las condiciones del equipo, decide reclutar a viejos compañeros suyos, excéntricos ex futbolistas ya también retirados, para intentar una oportunidad. Es decir, la muy conocida historia del perdedor, quien tuvo mucha fama en el pasado, cometió errores, y ahora, arrepentido de sus faltas, hará lo imposible por lograr un objetivo casi imposible.

imagen de Un gran equipoUn gran equipo se estrenó en Francia a finales de septiembre del 2012 y logró ser una de las películas más taquilleras del año, la última semana de abril se exhibió en España y quién sabe cuándo llegará a América. Hemos logrado disfrutar de esta comedia futbolística, dirigida por Olivier Dahan, más conocido por La vida en rosa (La vie en rose),que le valió un Oscar en 2007 como mejor actriz a Marion Cotillard.
Cada uno de los personajes, sin duda, es lo que da el toque especial a Un gran equipo. A pesar de que tienen historias muy diferentes y marcadas, poseen una química especial que funciona para el equipo. Nos encontramos con un paranoico que solo encuentra consuelo en los videojuegos, un adicto a las drogas y a las mujeres, un convicto, uno dedicado a la vida sana obligado por su mujer, otro que ahora fantasea con ser actor. La caracterización de cada uno de ellos funciona bien (quizá un poco exagerada en algunos) para lo que se quiere lograr. No hace falta decir que lo que en un principio parece una oportunidad, para Orbéra y el pueblo termina siendo la salvación.

El acierto de Olivier Dahan ha sido la elección de su reparto, con estrellas del cine francés como José García, GadElmaleh, Jean-Pierre Marielle, Fran Duboise y la revelación del año pasado por Intocable (Untouchables, Olivier Nakache y Eric Toledano. 2011), Omar Sy. Son sus impecables interpretaciones las que logran que, a pesar de que la película pueda parecer por momentos obvia, el espectador mantenga el interés.

fotograma de Un gran equipoNo es la primera, y seguramente no será la última vez que el deporte rey, el fútbol, aparecerá en la gran pantalla, bien recordamos éxitos como Evasión y victoria (Victory, John Huston, 1981), The damned united (Tom Hooper, 2009), Quiero ser como Beckham (Bend it like Beckham, Gurinder Chadha, 2002), Gol (Goul!, Danny Cannon, 2005) o Rudo y Cursi (Carlos Cuarón, 2008). Producciones que se realizan y funcionan en todas las partes del mundo, pues bien sabemos que es un entretenimiento que despierta gran pasión entre los fieles que fanáticamente siguen este deporte. En esta ocasión, Oliver Dahan nos acerca al balompié, pero mezclando las historias glamorosas de ex futbolistas con la ingenuidad y sencillez del fútbol de tercera división. Así tenemos incontables escenas muy graciosas, donde vemos cómo estos personajes tratan de adaptarse a un pequeño pueblo, en el que las playstations son ataris, la banda ancha tiene el significado de agua fría o caliente para los lugareños y donde, incluso, tienen que contratar a una prostituta de Brest para que haya una chica atractiva en el lugar.

Los momentos más interesantes del film son las escenas de los partidos. Dahan utiliza elementos para hacernos pensar por segundos que estamos mirando un juego de fútbol real; las imágenes de festejos de goles, la aparición del marcador en pantalla, primeros planos para mostrar acciones habituales de jugadores y la angulación de los planos desde lo alto del estadio dan un gran efecto de realidad. Y como bonus especial para los más futboleros, dicen que se podrán reconocer algunas referencias de viejas glorias reales del balompié. Por mi parte, solo pude identificar en la primera escena, la referencia de quien quizás sea el mayor ejemplo de la historia de la película; el 10 en la camisa, la pequeña estatura, el cabello largo y despeinado del Pelusa… Diego Maradona.

Tráiler:

Ficha técnica:

Un gran equipo (Les Seigneurs),  Francia, 2012.

Dirección: Olivier Dahan
Guion: Philippe de Chauveron, Marc de Chauveron, Olivier Dahan, Isaac Sharry
Producción: Jean Yves-Asselin
Fotografía: Alex Lamarque
Música: Guillaume Roussel
Reparto: JoséGarcia,Omar Sy,Jean-Pierre Marielle,FranckDubosc,GadElmaleh,JoeyStarr,RamzyBedia,Sami Ameziane,ClémentineBaert,Frédérique Bel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *