Festivales 

Documenta Madrid 2013

documentamadrid13

Con la llegada de la primavera madrileña el festival Documenta Madrid abría sus puertas, durante la primera semana de mayo. Uno de los festivales centrado en el “cine de lo real” más consolidado en el ámbito nacional, que ofrece al espectador uno de esos géneros cinematográficos al que todavía le es difícil una aceptación mayoritaria por parte del público y, debido a esto, no siempre consigue un espacio acorde para poder proyectarse en pantalla grande. Gracias a la organización de la Cineteca, que hasta el momento representa la única sala en España dedicada exclusivamente al cine documental, desde la edición pasada, Documenta Madrid goza de la mejor sede posible, donde se da cita con un público que conoce a la perfección lo que puede descubrir dentro del cine de no ficción.

Este año cumple una década, momento que  han aprovechado desde la dirección del certamen para realizar algunos cambios en la estructura de las secciones que forman parte de la programación y que se traducen, principalmente, en la acotación de las dos secciones principales, la oficial o competitiva y la informativa, denominada “Panorama”, no competitiva, focalizada en trabajos nacionales que no han sido estrenados en salas madrileñas. Pero además, otras dos secciones han ofrecido una interesantísima retrospectiva del documental durante la transición española y un ciclo con los cinco mejores títulos de cine documental mexicano producidos durante el último año.

Dentro de la sección oficial se ha apostado por aunar las fuerzas en conseguir una selección de gran calidad cinematográfica que incluye algunos de los mejores trabajos que han despuntado en los festivales internacionales más importantes. Un ejemplo de esto es la película encargada de inaugurar el certamen, The Gatekeepers  (Droh Moreh, 2012), que venía avalada por la nominación a los Oscar al mejor documental y finalmente ha resultado la segunda película más votada por el público asistente.

Los premios principales del jurado y del público han recaído en el documental The Act of Killing (Joshua Oppenheimer, Christine Cynn, Anónimo, 2012), que ya había cosechado un gran éxito en la edición de la Berlinale de este año.

El segundo premio del jurado recaía en Metamorphosen (Sebastian Mez, 2012), sobre una de las zonas más contaminadas por radiactividad.

La mención especial ha sido para Terra de Ninguém (En tierra de nadie, Salomé Lamas, 2012), decisión esta última que no ha estado exenta de cierta controversia, y el premio especial del jurado ha recaído en el film Vergiss mein nitch (David Sieveking, 2012).

El conjunto de películas dentro de la sección oficial dejaba espacio para una única película de nacionalidad española: Seré asesinado (Justin Webster, 2012), una de las propuestas que ha sorprendido por la combinación entre la realidad de la sociedad guatemalteca sumida en la problemática de violencia y el perfil de un auténtico film noir.

Un año más y, especialmente en esta edición, nos quedamos con la sensación de haber visto parte de lo mejor de la creación audiovisual dentro del género documental, con una mirada más abierta al audiovisual internacional, pero sin dejar de lado los trabajos nacionales a los que el festival siempre ha guardado especial atención.

Documenta Madrid se despide hasta el año próximo, pero por suerte, las puertas de su sede principal, la Cineteca, permanecen abiertas y podremos seguir disfrutando de los mejores estrenos del cine documental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *