Críticas

Confianza de primera en el cine de segunda

Desterrado

Outcast. Nick Powell. China, 2014.

Cartel de la película DesterradoNicolas Cage parece haber formalizado un trato no escrito con el cine de bajo presupuesto y de segunda fila: mientras éste le proporciona modestas pero continuas sumas de nuevos ingresos para mantenerse a flote, el polifacético actor a cambio eleva el nivel de las películas en las que trabaja con interpretaciones que dejan huella en el género.

En Desterrado, Nicolas Cage demuestra que se siente cómodo en esta clase de producciones cual importante directivo al que mandan a un lejano pueblo y acaba por simpatizar con sus habitantes. Junto a Hayden Christensen forma el tándem protagonista de una fantástica aventura de acción y espadas que, consciente de su categoría y de lo que puede ofrecer, explota descaradamente sus recursos a favor del simple, puro y maravilloso entretenimiento de tarde.

El título del filme les viene como un guante a sus dos protagonistas, antiguas glorias venidas a menos que no por ello dejan de conservar la simpatía del público, y que en esta ocasión se trasladan a la China del siglo doce como cruzados que han decidido abandonar la violencia de sus pasados y separar sus caminos. Pero, ahora, uno convertido en líder de unos bandidos prófugos en la ruta de la seda (Cage), y otro en mercenario afectado por el opio (Christensen), sus destinos se volverán a encontrar al verse involuntariamente involucrados en la lucha por el trono imperial. Después de que el hermano del auténtico heredero asesine a su padre, empieza una sangrienta búsqueda en la que topará con nuestros protagonistas vueltos héroes protectores del pequeño príncipe y su hermana que desempolvan sus espadas para defender al pueblo oprimido y retomar los viejos códigos de honor y valor por los que antaño lucharon.

OutcastEl especialista Nick Powell debuta con esta película en la que juega bien las reglas del género y ofrece al mismo tiempo buenas coreografías de acción, fruto de su experiencia profesional, entretenimiento desvergonzado y una buena ambientación en la China medieval. La mezcla de la épica caballeresca desencantada y del toque exótico del lejano Oriente, con usurpación del trono e historia de amor incluidos, consigue traernos una combinación atractiva por imposible, que logra contentar a los más adeptos de la Serie B, con mayúsculas.

Las interpretaciones merecen mención aparte. Nicolas Cage da un paso más en su “nueva” carrera al regalar esa suerte de viejo guerrero marcado por las heridas, delirante y un poco tocado, que ha llegado a adoptar el estilo y el peinado de sus compañeros orientales, una metáfora de su “yo” real. Un peinado, por cierto, deliberadamente irrisorio que no hace sino enriquecer el buen sentido del ridículo de esta clase de filmes, acompañado de una inteligente sobreactuación y risas forzadas, dignas de reconocimiento. Bien distinta es la interpretación de su compañero de reparto, Hayden Christensen. El que fuera ya caballero jedi y aprendiz de caballero, repite el sobrenombre pero aún creyendo que está en una superproducción de primer orden. Su actitud es la de un héroe que todavía no ha aprendido a relajarse y a dejarse llevar como su veterano maestro por el desenfado y la autocrítica del género. No obstante, su trabajo es correcto y se ajusta a los cánones del héroe de acción hábil con la espada, joven, atractivo y desafiante.

Fotograma de DesterradoCriticar el guion de la película como plano y predecible, la historia como poco original y nada arriesgada, una excusa para exhibir combates a espada y persecuciones, y calificar el filme en su conjunto como un sucedáneo para mitigar la mala racha de sus actores protagonistas, sería lo más fácil y comprensible para algunos. Pero también sería un tremendo error no apreciar que lo que esconde esta aventura de antihéroes en busca de redención, de príncipes malvados y princesas que huyen, de inocentes que pagan la opresión de los más fuertes, de renegados que luchan sin miedo y se convierten en la clave para restablecer el orden de un imperio, lo que esconde es el deseo de seguir creyendo en una clase de cine que se niega a desaparecer, un subgénero que condensa partes de la esencia de la cultura pulp, del encanto de videoclub y de los cines de reestreno. Es el gusto de crear simple entretenimiento para disfrutar a plena conciencia de no poder alcanzar las cotas de las refinadas superproducciones. Lo grotesco, ridículo, imposible y sencillo se unen a la acción y la aventura para conseguir desprenderse de la etiqueta de “peli mala” que se acostumbra a poner a esta clase de filmes y dejar contento y conforme al espectador por el simple placer de hacerle pasar un buen rato y disfrutar de un desfase épico completamente autoconsciente de lo que es.

Nicholas Cage en DesterradoLos fallos de guion, las sobreactuaciones, la predecibilidad y la falta de atrevimiento tras la cámara no impiden que esta pequeña aventura nos conceda escenas que arrancan media sonrisa, o sonrisa entera, a los admiradores del género, como la del personaje de Hayden Christensen dejando caer la espada desde un tejado en vista de contrapicado y posterior salto imposible. Estos pequeños detalles todavía pueden disfrutarse en el cine, y Desterrado, como otros tantos filmes, nos lo sigue recordando. Aunque sólo sea por eso, y por la estupenda complicidad de Nicolas Cage creyendo en su trabajo, esta producción de segunda categoría merece nuestra atención.

Y no es que la película carezca de aspectos criticables o mejorables, no hemos tratado de exaltar el filme como una obra maestra ni exponer nuestros gustos personales, ignorando los posibles aspectos negativos. Simplemente, hemos pensado que antes de despachar a Desterrado como un fracaso más, reflejo de la carrera de sus actores protagonistas, teníamos la responsabilidad de sacar a relucir la esencia que guarda sobre la confianza en una clase de cine que ha moldeado el imaginario de toda una generación crecida con la ilusión de divertirse frente a la gran pantalla.

Tráiler:

Ficha técnica:

Desterrado (Outcast),  China, 2014.

Dirección: Nick Powell
Guión: James Dormer
Producción: Yunnan Film Group7 Arclight Films/ Notorius Films/ 22h22/ Media Max Productions
Fotografía: Joel Ransom
Música: Guillaume Roussel
Reparto: Hayden Christensen, Nicholas, Cage, Liu Yifei, Andy On, Fernando Chien, Jawed El Berni, Preston Baker, Ron Smoorenburg, Byron Lawson, Anoja Dias Bolt, Alaa Safi

Álvaro Esteve Ferrer

Graduado del Master en Crítica Cinematográfica de AULA CRÍTICA

 

2 comentarios para “Desterrado”

  1. Enrique Posada

    Es bueno resaltar lo que es de primer orden, más allá de las apariencias.

    Responder
  2. Álvaro Esteve Ferrer

    -Hola, Enrique. He leído tu comentario y no he entendido muy bien a que hace referencia exactamente “lo que es de primer orden”. Simplemente es por poder corregir aspectos y mejorar de cara a una crítica futura. Por lo demás, gracias por tu aportación. Un saludo

    Responder

Deja un comentario


* Los campos marcados son obligatorios